En la Resolución Suprema No. 124-2001-RE del 5 de marzo del 2001, se resuelve: "1) En cumplimiento de la resolución expedida por el Juez del Primer Juzgado Contencioso Administrativo dejar sin efecto para el caso específico del Consejero en el Servicio Diplomático de la República Roberto Vizcardo García, la Resolución Suprema No 453/RE, del 29 de diciembre de 1992; 2) Reponer al referido funcionario a la situación de actividad, en la categoría de Consejero, a partir del 30 de diciembre de 1992, sin reconocimiento de los haberes dejados de percibir durante el período no laborado; 3) Disponer se emita la resolución ministerial que resuelva el pase a la situación de retiro del Consejero en el Servicio Diplomático Roberto Vizcardo García, a partir del 13 de junio de 1994, por haber cumplido la edad límite en su categoría, de conformidad con el Decreto Ley No 26117, aplicable al presente caso....... Regístrese, comuníquese y publíquese". Firman el documento de marras, Valentín Paniagua Corazao, Presidente y Javier Pérez de Cuéllar, Ministro de Relaciones Exteriores.

¡Pero resulta que las cosas están tan mal en Torre Tagle que no sólo reponen y cesan a la vez, a un funcionario diplomático, sino que macabramente y con una crueldad inusitada se juega con la memoria de una persona fallecida hace 3 años! ¿El presidente Paniagua y su canciller Pérez de Cuéllar, no saben qué documentos firman? ¡Si Ripley viviera en Perú, andaría de soponcio en soponcio!

Abogado de Roberto Vizcardo García, luego de su abrupta salida del servicio diplomático en 1992, fue nada menos que....¡Valentín Paniagua! ¿Hay que concluir que su pariente político y ahora a cargo de los numerosos casos de esta naturaleza, Fernando Arias Stella, no informó correctamente al presidente sobre el occiso? ¡Qué increíble!

En la Resolución Suprema No 122-2001-RE se dice en el acápite 2) "Reponer a la referida funcionaria (Hilda Palermo Cabrejos) a la situación de actividad, en la categoría de Consejera, a partir del 30 de diciembre de 1992, sin reconocimiento de sus haberes dejados de percibir durante el período no laborado; 3) Disponer se emita la resolución ministerial que resuelva el pase a la situación de retiro de la Consejera en el Servicio Diplomático Hilda Palermo Cabrejos, a partir del 15 de agosto de 1993, por haber cumplido la edad límite en su categoría, de conformidad con el Decreto Ley No 26117, aplicable al presente caso".

Abogado de Hilda Palermo Cabrejos, luego de su abrupta salida del servicio diplomático en 1992, fue nada menos que....¡Valentín Paniagua!

En la Resolución Suprema No 131-2001-RE se resuelve en el acápite 2) "Reponer al referido funcionario (Oswaldo Bravo Daneri) a la Situación de Actividad en la categoría de Tercer Secretario, a partir del 30 de diciembre de 1992, sin reconocimiento de los haberes dejados de percibir durante el período no laborado; 3) Disponer se emita la Resolución Ministerial que resuelva el pase a la situación de Retiro del Tercer Secretario en el Servicio Diplomático de la República, Oswaldo Bravo Daneri, a partir del 18 de octubre de 1998, por haber cumplido la edad límite en su categoría, de conformidad con el Decreto Legislativo No 894".

Abogado de Oswaldo Bravo Daneri, luego de su abrupta salida del servicio diplomático en 1992, fue nada menos que....¡Valentín Paniagua!

No sé que dirán los abogados, pero es pertinente la pregunta: ¿hay necesidad de tanta majestad boba para consagrar de jure lo que ya era una insolencia de facto? Es decir, que no iban a recibir un centavo por la para involuntaria y que estaban cesados .....¡por límite de edad! ¡Huele a burla, apesta a escarnio, solivianta tamaña imbecilidad! ¿Es la mafia tan palurda en Torre Tagle que si siquiera hoy tiene decoro para con quienes fueron botados casi a patadas de sus oficinas y puestos?

Acaba de anunciarse que los magistrados del Poder Judicial a quienes les fuera cortada la cabeza por el golpe de 1992, tienen la chance de reingresar a sus cargos, previa solicitud de parte y evaluación personalizada. ¿Por causa de qué en Torre Tagle no se hacen las cosas fáciles y limpias?

Es importante para el lector común entender que lo único que se ha obtenido en la práctica con la medida de este gobierno en diciembre pasado y con respecto a los diplomáticos cesados abusivamente en 1992, ha sido la endeble reincorporación de 7 de ellos. Y el 14 de febrero reciente, se emitió la resolución interna ultra-secreta la RD-0129-RE por la que se ordena el pase al retiro definitivo de uno de estos 7 por límite de edad.

¿Son todos medidos con la misma vara? Parece que no. El diplomático Harold Forsyth que estaba en situación de disponibilidad fue ascendido sin haber sido incluido en el concurso de ascensos y fue el primero en su categoría y después se le permitió nuevamente disponibilidad para seguir de "periodista" en la radio y televisión. El robusto personaje declinó seguir en Canal 13, luego que un vídeo revelara los tortuosos meandros de la conducta de Genaro Delgado Parker con respecto a César Hildebrandt.

La agrupación llamada Diplomáticos Democráticos emitió un comunicado por el cual dice: "Insistimos en una investigación sobre responsabilidades tanto respecto de los ceses arbitrarios y anticonstitucionales cuanto del manejo político de una Cancillería que habiendo sido seriamente afectada institucionalmente, no ha respondido de una manera cabal durante los últimos diez años a los intereses nacionales. Sólo una Comisión de la Verdad podrá deslindar lo acontecido en tan grave período que ha deteriorado severamente la imagen del Perú y de Torre Tagle y eliminar la permanencia de directivos comprometidos con el antiguo régimen que aún continúan en importantes cargos".

Estamos pues ante un desmadre increíble. Una Cancillería repone a occisos y luego los echa a la calle. Zurce, y lo hace mal, los jirones de una entidad profundamente infestada de fujimoristas inmorales y rateros. Son los que "negociaron" con el Ecuador en 1998. Son los que "negociaron" con Chile en 1993. Son los que han hecho de Torre Tagle una guarida de malhechores y no una herramienta al servicio del Perú y de los peruanos.

¿No sería buena idea cerrar el negocio y enviar a una buena parte, sino a todos, de esos diplomáticos a sembrar nabos en el campo? ¿O sacarlos en burros y flagelarlos por torpes e inmorales?

* 12-3-2001