JPEG - 20.7 KB

Chávez invitó a los latifundistas a que se unan al proceso de recuperación de las tierras para hacerlas productivas en beneficio del país.

"Estamos dispuestos a llegar a acuerdos a través del diálogo, no queremos guerra ni atropellar a nadie sólo queremos que se unan a este proceso", puntualizó. Chávez formuló esos señalamientos durante el espacio radio-televisivo "Aló, Presidente" desde el llanero estado de Apure, 404 kilómetros al suroeste de Caracas, donde se consideran están los 10 latifundios más grandes de Venezuela.

"Uno de los grandes retos es la revolución agraria, tenemos tierra, gente, capacidad, agua y recursos para producir todo lo que necesitamos, sin embargo, importamos la gran mayoría de lo que comemos", apuntó.

A juicio del gobernante, es absurdo que Venezuela importe carne de res, pollo y leche, cuando dispone de mucha tierra ociosa y la fórmula para revertir esta situación, agregó, es el desarrollo endógeno en el marco de la constitución bolivariana.

Según el estadista, este novedoso proyecto implica progreso al incorporarse planes para la construcción de carreteras, e inversiones en la transmisión de energía eléctrica y de sistemas de regadíos, entre otros, para cambiar el modelo monoproductor.

Chávez explicó que más del 90 por ciento de las tierras en la patria de Simón Bolívar, carecen de titulo de propiedad "como manda la ley" por ello, insistió, no se puede perder tiempo en esta labor del rescate de la tierra.

El Estadista intervino sobre los programas para el impulso del eje Orinoco-Apure de los que se espera, destacó, contribuyan a acelerar el crecimiento regional olvidado por gobiernos anteriores.

"El impulso del desarrollo endógeno en toda Venezuela es una muestra de que la revolución bolivariana está en las regiones que gobiernos de la IV República abandonó", subrayó.

Fuente
Prensa Latina (Cuba)