Consultado acerca de la comunicación en Venezuela, Britto García opina que “durante medio siglo los partidos políticos por aquí actuaron como mediadores entre la oligarquía y las masas… para tranquilizar a las masas y arrancar pequeñas concesiones de las oligarquías. Ahora, con la quiebra de los partidos políticos, la disminución de sus porcentajes electorales… los empresarios -agrupados en un gremio patronal llamado FEDECAMARAS- tuvieron la idea de dominar el cuerpo político a través de los medios de comunicación. Vale decir que los actores políticos debían ser los medios y esos actores debían ser de propiedad privada. Y el resultado fue la operación de ‘antipolítico’ para intentar derrocar a Chávez a través de una oposición esencialmente mediática”. Y agrega: “Hubo una experiencia dramática. Por un lado, el intento fallido de los medios de usurpar lo político… Pero por otro, cómo las masas se convirtieron en medios de comunicación alternativos instantáneamente”. Durante la entrevista, también reflexiona sobre el rol de los comunicadores, y dice que “es muy bueno que los comunicadores reciban su reconocimiento por el hecho de que lo hagan mejor en condiciones de entrenamiento. Pero no se puede confiscar una función humana para un gremio y mucho menos para un pequeño grupo de propietarios”. Y advierte que “en todo el mundo se está viendo un movimiento de pueblos que no le hacen caso a los medios masivos de comunicación. El voto de la constitución europea, por ejemplo, en todos los países europeos donde se sacó a votación, los medios estaban a favor de la constitución europea y los pueblos votaron contra ella… Yo no diría que los venezolanos estamos dando un ejemplo, sino que el mundo está dando el ejemplo de que hay una situación nueva en la cual sí hay posibilidad de una resistencia, incluso espontánea, de los pueblos a la manipulación mediática”.