En la mañana del lunes 27 de marzo, Hebe de Bonafini visitó, junto a la delegación del Observatorio de la Escuela de las Américas (School of America Watch -S.O.A.W), a la Ministro de Defensa, Nilda Garré, para que solicitarle que impida el envío de tropas del Ejército Argentino a la Escuela de las Américas, que actualmente lleva el nombre oficial de Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica (SOA/Whinser), impulsada por Estados Unidos.

De la entrevista, además de la Presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, participaron Lisa Sullivan, activista estadounidense por la paz y la Justicia en Venezuela; Roy Bourgeois, padre Católico, fundador de School of America Watch; Carlos Mauricio, luchador salvadoreño, integrante de S.O.A.W. y Andrés Thomas Conteris, productor de “Secreto a Voces” documental sobre dicha Escuela.

La Ministro se comprometió a “no mandar gente a la Escuela porque lo que se enseña ahí es absolutamente contrario a la legislación argentina”. Y añadió: “La Escuela de las Américas ha hecho mucho mal y aún sigue intentando impulsar dentro de las Fuerzas Armadas las hipótesis de la ‘lucha contra el narcotráfico, y lucha contra el terrorismo’. Nosotros, por nuestra legislación interna, decimos que narcotráfico y terrorismo son hipótesis que deben ser combatidas desde las fuerzas de seguridad y no desde las Fuerzas Armadas, para no volver al tema de que las FF.AA. se involucren en temas de política interior y empiecen a perseguir, entre comillas, a ‘terroristas y narcotraficantes’, desplegados en el territorio y metiéndose con la población civil”.

Asimismo, Garré explicó que “la legislación argentina dice que esas dos hipótesis, narcotráfico y terrorismo, no son temas para las Fuerzas Armadas. Son dos leyes que en la Argentina dieron bastante trabajo sacar, pero se sacaron por unanimidad de todos los sectores políticos después de la Dictadura. Es decir, que son fruto de un consenso muy amplio de la sociedad argentina”.

Por otra parte, la delegación de S.O.A.W comentó su preocupación sobre la creación de ILEA (Academia Internacional por el Cumplimiento de la Ley), una nueva Escuela de las Américas que reclutará a policías y agentes judiciales. Ante esta inquietud, Hebe de Bonafini se comunicó con el Ministro del Interior, Aníbal Fernández y concertó una entrevista con el fin de que la delegación le pida al Ministro que no se envíe a la Policía Federal argentina a capacitarse en esta Escuela. La cita se concretó al día siguiente en el Ministerio del Interior.

Sobre la actuación de los militares en América latina, Hebe expresó que hay que seguir combatiendo “la idea de que se dieron vuelta y cambiaron tanto; hay que tener siempre precaución, de repente no se puede cambiar de hoy para mañana”.

Los integrantes de S.O.A.W llevan adelante en sus países una campaña de denuncia y pedido de cierre definitivo de la Escuela de las Américas. Llegaron a la Argentina luego de una recorrida por Venezuela, Bolivia y Uruguay con el fin de denunciar la metodología impuesta por esta “Escuela de Asesinos”.

A modo de ejemplo, la organización S.O.A.W. denunció que la Escuela de las Américas entrenó a militares que actuaron durante la última Dictadura Militar en Argentina y el resto de Latinoamérica, y que en tiempos más recientes, militares que participaron de la represión en Bolivia así como del Golpe de Estado al presidente venezolano Hugo Chávez el 11 de abril de 2002, fueron preparados en la nueva Escuela de las Américas.

Comunicado de las Madres: Alterini, un hombre de la dictadura en la UBA.

Las Madres de Plaza de Mayo repudiamos la postulación de Atilio Aníbal Alterini al cargo de Rector de la Universidad de Buenos Aires.

Alterini es uno de los que hemos denunciado como los “doctores” de la dictadura que integraron el espacio de la justicia genocida en nuestra Patria.

Alterini fue Director de Asuntos Jurídicos de la Ciudad de Buenos Aires, cuando sus intendentes aplicaban políticas de terror, persecución y muerte.

Las Madres de Plaza de Mayo sabemos que él, junto a tantos otros funcionarios judiciales, fueron los cómplices necesarios para implementar el terror y un modelo económico que nos sumió en la miseria.

Alterini fue cómplice de hechos jurídicos cotidianos como los rechazos sistemáticos de hábeas corpus, el encubrimiento de las torturas, las desapariciones, las violaciones y robos de los genocidas.

Las Madres de Plaza de Mayo estamos horrorizadas de que se postule a un funcionario de la Dictadura Militar para ocupar el cargo de Rector de la Universidad de Buenos Aires. ¿Cómo un hombre con estos antecedentes puede conducir la más importante universidad del país y una de las más prestigiosas del mundo?

Desde qué lugar ético puede Alterini hablarles a nuestros jóvenes estudiantes, que intentan formarse para construir una Argentina más justa y solidaria, cuando hace apenas 30 años juraba lealtad y obediencia a los “objetivos básicos del proceso de reorganización nacional”.

Las Madres de Plaza de Mayo recordamos las declaraciones periodísticas que hizo en el año 2001, cuando aseguró que durante la dictadura “no sentí ninguna presión, nadie vino a silenciarme y siempre dije lo que se me antojó”. Raro privilegio el de Alterini, cuando miles de argentinos eran torturados y asesinados por pensar diferente.

Si este funcionario de la Dictadura es designado, las Madres de Plaza de Mayo no volveremos a pisar la Universidad de Buenos Aires.