La Asociación Madres de Plaza de Mayo se reunió el martes 28 de marzo con el ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Doctor Raúl Eugenio Zaffaroni, para reclamarle un “rápido” pronunciamiento del tribunal contra los indultos dictados por el ex presidente Carlos Menem. El ministro Zaffaroni, quien no adelantó su criterio, explicó que actualmente no hay en la Suprema Corte ningún expediente sobre los indultos, ya que todas las causas se encuentran en la instancia de Casación.

La situación actual, según los abogados que representan a las Madres -Antonio Rojas Salinas y Sergio Schoklender- es que en la causa de la E.S.M.A., en que la Asociación Madres de Plaza de Mayo es querellante por la desaparición de sus tres compañeras, Azucena Villaflor de De Vicenti, Mary Ponce de León y Esther Ballestrini de Careaga, fue decretada la inconstitucionalidad de los indultos en primera y segunda instancia.

Los abogados defensores de los Almirantes Vañek y Torti apelaron a Casación para empantanar la causa. Es conocido que el fuero de Casación, salvo honrosas excepciones, está integrado por jueces de la dictadura o designados por el menemismo. El expediente de la causa E.S.M.A. se encuentra paralizado allí desde hace más de seis meses.

La Sala 3 de Casación está compuesta por Eduardo Rafael Riggi y Guillermo Tragant, ambos conocidos menemistas; y por Angela Ledesma quien, en general, vota en disidencia con las aberraciones jurídicas de los dos primeros.

Igual suerte vienen corriendo las causas del 1º Cuerpo de Ejército donde también en primera y segunda instancia se logró la inconstitucionalidad, quedando estancadas en la instancia de Casación.

Lo mismo ocurre con la causa de Campo de Mayo. En primera instancia se resolvió por la inconstitucionalidad de los indultos. Luego, la tenebrosa Cámara de San Martín los decretó constitucionales y actualmente se encuentra en la instancia de apelación en Casación.

Hasta que la Cámara de Casación no resuelva en un sentido o en otro las causas en las que se dictaminó la inconstitucionalidad de los indultos, éstas no llegarán a la Corte Suprema para que se produzca un pronunciamiento definitivo.

La Cámara de Casación argumenta que la demora está relacionada con la complejidad del expediente. Pero esto no es así, ya que el dictamen sobre la constitucionalidad o inconstitucionalidad de los indultos es una cuestión denominada jurídicamente de “puro derecho”, que no requiere de la evaluación de la prueba, sino simplemente del pronunciamiento sobre si los crímenes aberrantes y de lesa humanidad pueden ser indultados o no.

Para las Madres y los profesionales que las representan, la Cámara de Casación “lo único que hace es proteger a los genocidas impidiendo un pronunciamiento definitivo de la Corte Suprema”.

El Juez Zaffaroni, por su parte, no adelantó ningún criterio, pero las Madres confían en esta nueva composición del Supremo Tribunal de Justicia de la Nación y en la independencia de los nuevos jueces designados. Las Madres van a ejercer varias acciones. En primer lugar pedirán a la Corte que ejerza sus facultades disciplinarias sobre los miembros del Tribunal de Casación.

En segundo término van a elevar un informe al Consejo de la Magistratura solicitando el juicio político de los magistrados que se niegan a trabajar. Cabe recordar que la Cámara de Casación pasó más de 13 años prácticamente sin emitir ningún dictamen alegando que de las cuestiones que se le presentaban ninguna era de “puro derecho”.

Rechazaron todos los expedientes hasta que los últimos fallos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos los obligaron a trabajar por estar violando el principio de segunda instancia al que la Argentina está comprometida por los tratados internacionales suscriptos.

La Cámara de Casación ha sido calificada por las Madres de “refugio de corruptos y menemistas”.

La Asociación Madres de Plaza de Mayo va a solicitar una audiencia ante la Sala 3 de Casación para exigir que resuelvan de una vez por todas la causa de la E.S.M.A.

Las Madres frente a la autocrítica: "No les creemos a los milicos".

En un breve comunicado, la Asociación Madres de Plaza de Mayo dejó en claro su posición frente a la sucesión de discursos y declaraciones en tono autocrítico, pronunciados por jefes militares. Asimismo, en ocasión de un vibrante acto realizado en el INAP (Instituto Nacional de la Administración Pública) el 21 de marzo, junto a la ministro de Defensa, Nilda Garré, Hebe de Bonafini expresó públicamente su desconfianza. Entre los asistentes a aquel recordatorio de los desaparecidos, se encontraba el propio Jefe del Ejército, General Bendini, quien soportó estoicamente las duras palabras de la presidenta de las Madres.

Si bien lo escueto del texto, la declaración difundida por las Madres no deja lugar a dudas. “La Asociación Madres de Plaza de Mayo no cree en la ‘autocrítica’ del titular de la Fuerza Aérea, Eduardo Schiaffino. La única y verdadera autocrítica es que se entreguen los listados con los nombres de los que tiraban a nuestros hijos al mar: quiénes manejaban los aviones, quiénes aplicaban las inyecciones de pentotal, y de los curas que después confortaban a los genocidas”, señalaron las luchadoras del pañuelo blanco.