Tres elementos pueden ayudar a explicar este fenómeno: el primero, la orientación sexual deja de ser un tema privado para convertirse en un tema público, con todas las implicaciones políticas que conlleva un concepto asociado al campo de lo público. Es decir, las identidades, las prácticas y las demandas dela población LGBT (lesbianas, Gays, bisexuales y transgeneristas), empiezan a relacionarse con un avance en el discurso por los derechos y las nuevas ciudadanías que se activó en Colombia especialmente a partir de 1991; el segundo, tiene que ver con los avances en otros países de Europa y América respecto al reconocimiento de los derechos a las parejas del mismo sexo, que sin duda moviliza el debate interno; el tercero tiene que ver con la consolidación de un movimiento LGBT en Colombia, que cada vez más, es considerado un interlocutor válido frente a gobiernos (nacional y locales), partidos, movimientos sociales y la sociedad en general, y moviliza demandas concretas en torno a sus necesidades.

En este último aspecto cabe destacar la organización del movimiento frente a la acción política, con candidatos/as que desde diferentes partidos han afirmado su orientación sexual homosexual, así como el apoyo a candidatos/as, iniciativas o partidos que recogen sus demandas o el desarrollo de acciones de presión y cabildeo.

Para las elecciones parlamentarias recientes, Colombia Diversa, en alianza con el proyecto Congreso Visible de la Universidad de los Andes, incluyó la pregunta: ¿usted apoyaría como congresista una ley que conceda a las parejas del mismo sexo derechos patrimoniales y de afiliación al sistema de seguridad social en salud y pensión?, en la encuesta que debían responder voluntariamente los diferentes candidatos/as.

Del total de inscritos en Congreso Visible 444 candidatos/as: 250 no respondieron la pregunta, y de los restantes 194, 146 contestaron que si la apoyarían y 48 que no. Con base en estos resultados Colombia Diversa distribuye en espacios de homosocializacion gay (bares, discotecas, videos, saunas), pero también en universidades, medios de comunicación y candidatos/as y partidos un folleto que compilaba el nombre y partido del candidato/a que haya respondido positivamente.

El objetivo de esta estrategia era motivar a la comunidad gay, que tradicionalmente no ha tenido factores de movilización política electoral para participar en unas elecciones donde, dados los factores anteriormente citados, el tema LGBT sería ineludible, pero que hace 10 años -cuando senadoras como Margarita Londoño o Piedad Córdoba iniciaron el debate- era considera exótico, impensable o de asunto de una minoría que por lo tanto no era asumido como un tema de discusión nacional.

El interés de Colombia Diversa era brindar alguna información que le permitiera al elector gay, lesbianas, bisexual o transgeneristas tomar una decisión informada sin sugerir ningún nombre en particular, en el reconocimiento que la información de la posición del candidato respecto a las parejas del mismo sexo, era solo un dato[1].

Finalmente, como parte de la estrategia electoral se promovió que los jefes de algunos partidos políticos, firmaran una declaración en la que manifiestan su disposición a apoyar iniciativas legislativas conducentes a la protección de los derechos de las minorías sexuales y de las parejas del mismo sexo. En particular, afirma la declaración que apoyaría una legislación para extender la afiliación de estas parejas a la seguridad social y la posibilidad de conformar un patrimonio común como pareja. Los partidos que suscribieron esta declaración fueron: Partido Liberal, Polo Democrático alternativo, Partido de la U, Movimiento por el País que soñamos.

Apoyos al tema de las parejas del mismo sexo, dan un mensaje a Colombia sobre su anhelo de una sociedad democrática, justa e incluyente. La visión respetuosa hacia lesbianas y gays y las parejas del mismo sexo, y el reconocimiento de derechos a la población LGBT deben estar por encima de intereses partidistas y deben convocar tanto a partidos de gobierno como de oposición, tal como quedó demostrado en las respuestas a la pregunta de Congreso Visible, donde hubo respuestas positivas en todos los partidos, sexos y regiones del país.

En Colombia además de no reconocer a sus parejas, la población LGBT sigue siendo víctimas de homicidios, a menazas en actos de “limpieza social”, de detenciones arbitrarias y tratos crueles, inhumanos o degradantes por parte de miembros de la policía o grupos armados ilegales, o siguen siendo víctimas de discriminación en el acceso a la salud, la educación o el trabajo.

Esto demuestra una vez más que los derechos humanos de las personas LGBT, son temas de equidad y justicia, de mínimos vitales para ejercicio de ciudadanías plenas, concepto en el que aún existe rezago para gays y lesbianas en el país.

Balance de los resultados electorales:

1. Cambio radical no firmó la declaración. A pesar de que el director del partido Cambio Radical había anunciado que como partido no apoyarían este tipo de leyes, 12 aspirantes contestaban si a la pregunta. Es decir el consenso no era tan claro. A tal punto que más adelante el mismo director, afirmó que la decisión frente a estos temas era un asunto de conciencia y no de partido. De acuerdo con la información del folleto mencionado, sólo un candidato de los que habían expresado su apoyo salió elegido. 2. La mayoría de los candidatos que respondieron la pregunta en Congreso Visible eran del Partido de la U, seguidos de El Liberal y el Polo Democrático Alternativo. 3. De este listado quedaron elegidos/as 7 de la U, 5 liberales 4 del Polo. 4. Un partido que históricamente se ha opuesto a Gay y lesbianas en el país es el conservador, fue el partido en el que menos candidatos contestaron la pregunta, sin embargo, llama la atención que 4 lo hayan hecho afirmativamente y dos hayan salido elegidos. 5. De Equipo Alas Colombia y Convergencia ciudadana, fueron elegidos dos y un candidato respectivamente.

Pasadas las elecciones y con estos resultados, tendremos que continuar nuestra estrategia, es decir, hacer seguimiento y control político a nuestros/as elegidos/as. De qué manera se materializan esas intenciones políticas en cambios legales adecuados y convenientes no sólo a la sociedad colombiana, sino a los intereses específicos de gays y lesbianas, en este caso concretamente respecto al reconocimiento de derechos básicos a las parejas del mismo sexo, sin desconocer que la agenda del movimiento LGBT es mucho más amplia, dado el panorama descrito anteriormente.

Sin duda cualquier cambio legal sostenible, debe en todo caso responder a una cualificada discusión técnica y política y no sólo a una buna intención electoral.

[1] Colombia Diversa no apoya ningún candidato/a, ni partido en particular. Solamente difunde información sobre aquellos candidatos/as o partidos que públicamente hayan expresado su voluntad de apoyar el reconocimiento de derechos a las personas LGBT. La única fuente de información para la construcción de este listado fueron los datos consignados por los propios candidatos/as en Congreso Visible con corte a 28 de febrero de 2006.