JPEG - 40.7 KB

Estaba previsto que el festival tuviera lugar en el Parque del Arbolito, uniendo así la protesta de los jóvenes urbanos a la de los indígenas y campesinos que habían venido hasta la ciudad de Quito para hacer una feria de productos agrícolas y semillas, promoviendo una fanesca* solidaria y mostrando a la ciudadanía la variedad de productos con lo que se cuentan en el país, muchos de los cuales se verán afectados por la firma de un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

Debido a las medidas de represión desplegadas por el gobierno nacional, que desalojó a los indígenas y campesinos, a pesar de contar con los permisos correspondientes, la feria de productos se mudó a los interiores de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, de esta manera el escenario del festival también cambió, ubicándose en los estacionamientos de la institución. Estos cambios no afectaron el desarrollo del festival.

Desde las 2:30 de la tarde hasta las 8:00 de la noche se presentaron grupos provenientes de Cotacahi, Guayaquil, Quito y Colombia; representando al folclor, el rock, el punk, entre otros géneros, congregando a un aproximado de 3000 jóvenes que no se movieron del lugar a pesar de la lluvia y que en su diversidad se unieron para rechazar la imposición del TLC y exigir una consulta popular al respecto.

Todos los grupos, a diferencia del concierto de las Cámaras y los Bancos a favor del TLC, efectuado en Guayaquil la semana pasada, participaron en el festival por su convicción de la legitimidad de la lucha contra el tratado de Libre Comercio.

Durante todo el concierto los grupos se refirieron a los perjuicios que traería el Tratado, criticaron el papel de los Estados Unidos en nuestro país y el mundo, denunciaron la presencia de la Base de Manta y criticaron el papel represivo de la policía y las fuerzas armadas y expresaron la necesidad de construir opciones de unidad dignas entre los países latinoamericanos.

Con este acto los y las jóvenes rechazaron las declaraciones y acciones racistas de los representantes del gobierno que han pretendido impedir la llegada de los indígenas a la ciudad de Quito, dejando en claro que si Quito es la capital del Ecuador, todos los ecuatorianos son bienvenidos a ella.

Se demostró lo equivocados que están quienes pretenden crear la opinión de que en contra del TLC «solo están los indígenas» y que los mismos se encuentran aislados ya que ningún otro sector los apoya.

No fue exclusivamente un acto de solidaridad, sino de unidad por el derecho de los ecuatorianos y ecuatorianas a decidir sobre SU futuro.

*Fanesca: Plato ecuatoriano típico de semana santa a base de granos tiernos nativos y pescado seco. Se cree que éste fue consumido antes de la conquista durante la celebración del año nuevo solar en Kito, durante el «sol recto» del 20 y 21 de Marzo.

NI EL TLC, NI LA OXY, NI EL PLAN COLOMBIA, SON ECUATORIANOS