La plutocracia defiende al imperialismo

Por: Econ. Guillermo Navarro

Analista político

Lo primero que tenemos que identificar son las modificaciones que se han dado en la estructura de la burguesía ecuatoriana, en el sentido de que la burguesía nacional ha desaparecido y se ha convertido en una intermediaria. Es decir, la que está vinculada con el imperialismo y la política transnacional, y que ha perdido todo sentido de lo nacional. Por ello es fácil observar su posición de favoritismo al TLC, Plan Colombia, Base de Manta, entre otras políticas norteamericanas.

En el caso de Joyce de Ginnatta, por ejemplo, es evidente que sus intereses están ligados con el capital norteamericano a través de las empresas Eycer y Delta, que son instituciones dedicadas a la importanción y exportación de implementos de ferretería. En el caso de Fernando Saltos Alvite y René Ortiz, abogados de las empresas petroleras privadas, son ‘viejos’ amigos de las autoridades de estas empresas, sobre todo desde que fueron miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Su posición falaz es la de exigir el respeto a los contratos con las petroleras extranjeras, y que si no se los respeta las petroleras privadas se irían. Al interior del Gobierno, por ejemplo, el mismo Palacio es defensor de las políticas norteamericanas, porque toda su familia vive en Miami y se dedica a toda una cadena de Centros de Cuidado Infantil (Guarderías). En el caso del actual Ministro de Gobierno, Felipe Vega, fue militante del Frente Amplio de Izquierda (FADI), pasó a Liberación Nacional (LN), que actualmente mantienen posiciones de izquierda pero lo que realmente defienden son los intereses de la ultra derecha y posiciones fascistas. Otro de los casos es Isabel Noboa, empresaria guayaquileña y hermana de Álvaro Novoa, que ahora participa en estas elecciones a través de la candidatura a la presidencia de Rafael Correa. Este candidato era estudiante de la Universidad Católica, centro educativo que capta a personas para el Opus Dei y también de la Universidad de Lovaina, este último, un centro de formación de la Democracia Cristiana Ecuatoriana (Jamil Mahuad, Oswaldo Hurtado, etc).

La manera cómo se forma esta burguesía incondicional del imperialismo norteamericano no solo es económica, sino también política e ideológica. En este caso, por ejemplo: ¿cómo se entiende que el alcalde de Quito, Paco Moncayo, junto a Oswaldo Hurtado, sean los únicos que pertenecen a Diálogo Internacional, institución que es creada por el imperialismo? Moncayo está ligado con intereses interamericano a través de las Corporaciones que se han creado en Quito (Corpaq, Vida para Quito, entre otras). En el caso de Corpaq (construcción del nuevo aeropuerto de Quito) el alcalde defiende estos contratos porque desde 1986, cuando era aún militar activo, estaba interesado en adquirir los terrenos en Tababela para la construcción del aeropuerto. Ahora está ligado con Gustavo y Mauricio Pinto, a través de Andrés Vallejo, vicealcalde de Quito, y juntos han conformado un bloque económico para manejar el negocio internacional del aeropuerto. La familia Pinto ha sido siempre productora de textiles del país, ahora es dueña de PINTEX, y está defendiendo la firma del TLC.

En esta perspectiva, tecnócratas como Manuel Chiriboga, jefe negociador del TLC, ha sido asesor de los indígenas, pero es demócrata Ccristiano, porque se educó en la Universidad Católica y Lovaina, al igual que Rafael Correa. Otro caso es la familia Wright, principales accionistas de Supermaxi, que se desarrollaron en la zona cacaotera de la Costa y llegaron a la Sierra a unirse con la familia de Sixto Durán Ballén, y los Durán Ballén son también parientes de la familia Febres Cordero. La característica de estos sectores es la plutocracia, es decir, una gran familia de poder económico y político en el país y que ahora defienden los intereses del imperialismo norteamericano.Harvard:

¿Escuela de buitres?

Por: Diego C. Delgado Jara

Analista Político

¿Qué sucedería si existiese una Escuela de canarios donde sus maestros fuesen los más caracterizados de sus elementos? ¿Qué acontecería si en dicho establecimiento ingresasen a formarse en calidad de becados cinco "niños" buitres? ¿No sería de suponer que, ante las lecciones especializadas de canto, cuando menos dichos "niños" buitres intentarían soplar aunque no lleguen a silvar como canarios?

Y del mismo modo: ¿Qué sucedería si existiese una Escuela de buitres donde sus profesores fuesen los más expeditos de sus representantes? ¿Qué acontecería si en dicho centro, garantizando su integridad, concurriesen, también en calidad de becarios, cinco "niños" canarios? ¡Lo más probable es que pretendan enseñarles a comer y digerir el alimento de estas aves de rapiña! ¡Al fin son sus maestros!

II

Por principio nadie en sus cabales puede estar en contra de un centro de conocimiento y de ciencia, si en verdad estos son sus objetivos y se empeñan en cumplirlos. Toda institución de estas características sería en esencia un centro de humanismo, digna del respeto y cariño general. ¿Pero qué debemos pensar si bajo este ropaje en dicha Casa de Estudio se da albergue a especializaciones empeñadas, por sus resultados comprobados, en la destrucción biológica y física de incontables millones de seres humanos de América Latina y el Tercer Mundo?

Si miramos los resultados de las políticas que para el Tercer Mundo en general, y para América Latina en particular, han impulsado muchos de los egresados de algunas universidades norteamericanas, con la de Harvard a la cabeza, nos quedamos desconcertados. ¿Cómo es posible que en universidades prestigiosas, con tradición de humanismo, se formen a los más expeditos instrumentos de criminales políticas del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial y de sus otras entidades de apoyo a sus fines tenebrosos, e incondicionales aliados de las grandes transnacionales y los círculos financieros más pòderosos del planeta?

III

¿Acaso no son egresados de Harvard elementos responsables de políticas mortales en nuestros países como Domingo Cavallo, Carlos Salinas de Gortari, Alvaro Uribe Vélez, Jamil Mahauad Witt, Alejandro Toledo, y otra infinidad de ciegos instrumentos de los afanes genocidas del FMI, del Banco Mundial, así como de la política imperial de los EE. UU.? ¿Será obra del destino o producto de un azar inescrupuloso que los responsables y negociadores del Tratado de Libre Comercio (TLC), y que actúan a nombre de nuestros países también sean egresados de este centro formativo -cuando se fundó-, y que al parecer ahora se ha convertido, a la luz de sus frutos y consecuencias, en un centro degenerativo; o, dicho de otro modo, formador de seres sin conciencia sobre la aplicación de las políticas imperialistas? ¿Será mera coincidencia que estos instrumentos para inferir insoportables dolores y angustias a nuestras colectividades nacionales sean egresados de esta Universidad? ¿O es que a esta Casa de Estudio se les franquea el paso a elementos que luego, en forma premeditada, se los utilizará como alfiles de políticas antinacionales, contrarias a sus propios pueblos? ¿No es Harvard uno de los mayores centros de desnacionalización y deslatinoamericanización de cerebros y conciencias a la luz de las acciones de sus egresados?

IV

¿Quién inició la aplicación del Plan Colombia? ¡Un egresado de Harvard como Andrés Pastrana! ¿Quién prosiguió este proyecto militar de los EE. UU. al servicio de sus compañías petroleras y laboró para que Colombia sea sometida al TLC? ¡Un egresado de Harvard como Alvaro Uribe Vélez! ¿Quién le subordina al Perú al TLC que beneficia a las corporaciones de los EE. UU.? ¡Un egresado de Harvard como Alejandro Toledo! ¿Quién destruyó en forma intensiva la economía argentina desde las gestiones de Carlos Saíl Menem hasta Fernando de la Rúa? ¡Un egresado de Harvard como Domingo Cavallo!

¿Quién encabezó en el caso ecuatoriano el reconocimiento de una supuesta validez del Protocolo de Río de Janeiro el 26 de octubre de 1998, suscrito con la ocupación territorial de una parte del país el 29 de enero de 1942, con el que se cercenaba 180.000 Kms.2 del oriente ecuatoriano, así como la entrega adicional de 14.300 kms.2 de todo el Valle del Cenepa, uno de los mayores centros auríferos del planeta, todo ello con el objetivo de "hacer la paz" que permita que las tropas ecuatorianas pasen de la frontera Sur a la frontera Norte en función de los planes norteamericanos del Plan Colombia? ¡Un egresado de Harvard como Jamil Mahauad Witt!

¿Quién encabezó la entrega a las tropas norteamericanas, en 1999, de la Base Aérea de Manta (Ecuador), eliminó el Sucre y adoptó el dólar de EE. UU. como moneda "nacional" del Ecuador? ¡El mismo egresado de Harvard! ¿Quiénes encabezaron gran parte del tiempo las conversaciones a nombre del Ecuador en el proceso de firma del TLC, desde el gobierno proyanqui de Lucio Gutiérrez? ¡Ivonne A-Baki y Cristian Espinoza, egresados de Harvard!

V

Sin dar más nombres por razones de espacio en el presente artículo, conviene destacar que varios de estos egresados de Harvard llegaron al poder en sus países con sonados fraudes. Carlos Salinas de Gortari llegó al poder, en México, luego que denunciaron y comprobaron el fraude al Partido de la Revolución Democrática, PRD, cuando las elecciones las ganó Cuathémoc Cárdenas; Salinas de Gortari firmó el TLC con EE.UU. y Canadá en 1994 y privatizó 572 empresas estatales de México durante su mandato.

El caso de Alvaro Uribe Vélez es aleccionador, pues nuevamente ha sido denunciado sobre los métodos fraudulentos con los que accedió al poder en el 2002, situación que, una vez más, es recogida por varias publicaciones colombianas, caso de las revistas "Semana", "Cambio" y varios periódicos del vecino país. ¿Cómo explicar que disponga del 75 al 82 por ciento de apoyo, según dice cierta prensa, cuando hace dos años no llegó ni siquiera, en una consulta sin opositores, ni a la mitad de votos de una concurrencia que no llegó a la cuarta parte de los ciudadanos aptos para votar? ¿Acaso no es conocido el caso peruano cuando se demostró que gran parte de las firmas de "Perú Posible" de Alejandro Toledo eran falsas? ¡Ni siquiera podía inscribirse!

¿Quién no recuerda el caso de la elección de Mahauad cuando en 1998 el exit poll (para "ablandar" y "preparar" la opinión pública), y todo el sistema electoral de información estuvo articulado en torno a Filanbanco la entidad que luego recibió la mayor tajada de dinero fiscal en los días del salvataje a cargo del mismo "presidente electo" con el auspicio de la DP (listas 5) y del PSC (listas 6), que controlaban el Tribunal Supremo Electoral? Cabe a propósito de procesos electorales para favorecer a candidatos allegados a los EE. UU., recordar que el mismo consorcio electoral privado que proclamó los resultados a favor de Uribe en el 2002 fué el que proclamó los resultados en el Ecuador a favor de Lucio Gutiérrez, sólo que en nuestro país se llamó "Comicios del Ecuador 2002" conformado por las empresas "Sistemas y Computadores" y "Offsetec-Fesa-Carvajal", entidad que cobró 5¨695.000 dólares para dar los resultados en una hora (en las dos vueltas electorales), situación que jamás las cumplió, a pesar de disponer de 600 patrulleros con sus tripulantes a su entera orden y que el 45 % de los datos debían entregarse vía telefónica. (La relación sobre esta empresa consta en El Universo, del sábado 17 de agosto del 2002, pág. 4A, y del martes 20 de agosto del 2002, pág. 4A). El monitoreo de este proceso electoral lo llevaron adelante entidades financiadas por la USAID, caso de Participación Ciudadana. El asesoramiento para informática del TSE corrió a cargo de la Fundación Internacional para Sistemas Electoral (IFES), de los EE. UU., facilitados por la Embajada de Washington, y el asesoramiento técnico del Instituto Republicano Internacional, IRI, de los EE. UU. y del Instituto Nacional Democrático, del mismo país. (Ver El Comercio, del jueves 17 de octubre del 2002, pág. 7A, donde consta la relación de esa Embajada y sus gestiones para dicho proceso.)