El no reconocimiento de su derrota por parte de la coalición liderada por Silvio Berlusconi pudiera producir una crisis institucional en Italia.
Lo asombroso en el último escrutinio es que confirma la gran similitud entre el comportamiento de los italianos y los alemanes. Ambos pueblos han rechazado apoyar plenamente una de las coaliciones rivales, lo que da la impresión que alemanes e italianos comienzan a cansarse de las formas de gobierno e de sus gobiernos en sí mismos, aspirando a una mayor libertad lejos de ambos ejes, la izquierda o la derecha. Es también el caso para sus colegas franceses que, a su manera, se rebelaron recientemente al rechazar someterse a su gobierno. Sucede que los pueblos del «viejo continente» son cada vez más difíciles de gobernar.
La situación se ha vuelto muy complicada después de la victoria de la izquierda centrista. Sobre todo porque antes de las elecciones, Romano Prodi había expresado su rechazo a formar una «gran coalición» a la alemana, insistiendo en el hecho de que «en caso de que la diferencia sea poca, será necesario volver a realizar el escrutinio».
Es cierto que Prodi ha demostrado que es capaz de formar un gobierno, pero los analistas políticos italianos y extranjeros piensan que es muy probable que Prodi renuncie a su terquedad y acepte la «gran coalición» con sus rivales de la derecha. El no reconocimiento de su derrota por parte de la coalición liderada por Silvio Berlusconi pudiera producir una crisis institucional en Italia.
Lo asombroso en el último escrutinio es que confirma la gran similitud entre el comportamiento de los italianos y los alemanes. Ambos pueblos han rechazado apoyar plenamente una de las coaliciones rivales, lo que da la impresión que alemanes e italianos comienzan a cansarse de las formas de gobierno e de sus gobiernos en sí mismos, aspirando a una mayor libertad lejos de ambos ejes, la izquierda o la derecha. Es también el caso para sus colegas franceses que, a su manera, se rebelaron recientemente al rechazar someterse a su gobierno. Sucede que los pueblos del «viejo continente» son cada vez más difíciles de gobernar.
La situación se ha vuelto muy complicada después de la victoria de la izquierda centrista. Sobre todo porque antes de las elecciones, Romano Prodi había expresado su rechazo a formar una «gran coalición» a la alemana, insistiendo en el hecho de que «en caso de que la diferencia sea poca, será necesario volver a realizar el escrutinio».
Es cierto que Prodi ha demostrado que es capaz de formar un gobierno, pero los analistas políticos italianos y extranjeros piensan que es muy probable que Prodi renuncie a su terquedad y acepte la «gran coalición» con sus rivales de la derecha. El no reconocimiento de su derrota por parte de la coalición liderada por Silvio Berlusconi pudiera producir una crisis institucional en Italia.
Lo asombroso en el último escrutinio es que confirma la gran similitud entre el comportamiento de los italianos y los alemanes. Ambos pueblos han rechazado apoyar plenamente una de las coaliciones rivales, lo que da la impresión que alemanes e italianos comienzan a cansarse de las formas de gobierno e de sus gobiernos en sí mismos, aspirando a una mayor libertad lejos de ambos ejes, la izquierda o la derecha. Es también el caso para sus colegas franceses que, a su manera, se rebelaron recientemente al rechazar someterse a su gobierno. Sucede que los pueblos del «viejo continente» son cada vez más difíciles de gobernar.
La situación se ha vuelto muy complicada después de la victoria de la izquierda centrista. Sobre todo porque antes de las elecciones, Romano Prodi había expresado su rechazo a formar una «gran coalición» a la alemana, insistiendo en el hecho de que «en caso de que la diferencia sea poca, será necesario volver a realizar el escrutinio».
Es cierto que Prodi ha demostrado que es capaz de formar un gobierno, pero los analistas políticos italianos y extranjeros piensan que es muy probable que Prodi renuncie a su terquedad y acepte la «gran coalición» con sus rivales de la derecha.

Fuente
Asharq Al Awsat

«بعد فوز اليسار... إيطاليا إلى أين؟», por la redacción del periódico, Asharq Al Awsat, 12 de abril de 2006.