Red Voltaire

Soldadito boliviano

La decisión tomada por Evo Morales ha hecho bufar de indignación a todos aquellos que consideran intangible la propiedad privada. No parece, sin embargo, que haya motivo para tal algarabía. Evo Morales no ha engañado a nadie.

| Madrid (España)
+
JPEG - 13.9 KB

Hizo girar su campaña electoral sobre la promesa de nacionalizar los hidrocarburos y, una vez alzado con el triunfo, volvió a repetir a todo aquel que quisiera oírlo que pensaba llevar a término lo que había prometido. De hecho, era una decisión que todo el mundo esperaba, tanto más cuanto que el pueblo boliviano se había manifestado el 18 de julio del 2004 en un referéndum vinculante a favor de que el Estado recuperase la propiedad de todos los hidrocarburos producidos en el país. Lo extraño, al tiempo que reprobable, hubiese sido que, una vez en el gobierno, se hubiera olvidado de su promesa y de la voluntad de la sociedad boliviana, tal como hizo su antecesor Carlos Mesa al negarse a firmar la ley de hidrocarburos, lo que acabó costándole el gobierno después de verse forzado a celebrar elecciones anticipadas el pasado diciembre.

Ante el revuelo formado, no sería malo reparar en el papel subordinado que la propiedad privada tiene en la mayoría de las Constituciones europeas en las que, si bien se reconoce este derecho, no se le concede un carácter absoluto sino supeditado y condicionado al interés general, al bien de la sociedad y de la nación. Esta concepción, hoy a menudo olvidada, se remonta a tiempos muy pretéritos. Ya Tomás de Aquino consideraba que la propiedad privada no se fundamenta en el Derecho natural (aunque tampoco se opone a él), es más bien una concesión que la sociedad hace a los individuos y que debe ejercerse como un servicio. No es ius utendi, fruendi, abutandi sino potestas procurandi et dispensandi.

Por otra parte, conviene llamar a las cosas por su nombre. En sentido estricto, el decreto del 1 de mayo ni nacionaliza ni expropia. No nacionaliza porque, como no podía ser de otra forma, la riqueza del subsuelo nunca había dejado de ser propiedad estatal, así lo establecen diversos artículos de la Constitución de Bolivia y aun las doctrinas más rabiosamente capitalistas reconocerían el derecho estatal al dominio primigenio de los recursos naturales. Tampoco existe expropiación desde el momento en que a ninguna de las empresas extranjeras, Repsol y Petrobrás incluidas, se les ha despojado de sus bienes y activos.

A lo que sí parece que la decisión se orienta es a establecer unas nuevas reglas de juego, pero habrá que preguntarse hasta qué punto eran ofensivas e inicuas las anteriores. Al socaire de la hegemonía del neoliberalismo económico, las empresas multinacionales han firmado en la pasada década con muchos de los mandatarios latinoamericanos contratos injustos y abusivos que sólo eran beneficiosos para dichas empresas, pero carentes de todo provecho para la sociedad y los países en los que actuaban. ¿Podemos reprochar que éstos pretendan defenderse? Bolivia tiene después de Venezuela las mayores reservas de gas natural e importantes yacimientos de oro, plata, estaño, cobre y zinc y, sin embargo, es uno de los países más pobres de América Latina, en el que la riqueza está peor distribuida y el nivel de pobreza supera el 50%. Existe desde Occidente un discurso especialmente hipócrita, como por ejemplo el que ha realizado Javier Solana, alto representante de la UE para la política exterior, que intenta convencer a lo tartufo de lo malo que es para Bolivia el decreto. Con tono de conmiseración y desde la superioridad que da pertenecer al mundo desarrollado, viene a decir algo así como pobrecitos indios, no sabéis lo que hacéis, si seguís por este camino os quedaréis sin inversión extranjera. Claro que el indocto indígena le podía contestar que para qué quiere una inversión extrajera que no crea empleo y además repatría todos los beneficios. Bienvenido sea el capital foráneo si se destina a desarrollar el país, pero malhadado si lo único que hace es explotar los recursos naturales sin dejar ninguna riqueza en el interior. Evo Morales lo ha dicho de forma clara, quiere socios y no amos. Si el capital es necesario, los recursos naturales también, y tanto las empresas extranjeras como las economías de los países en que invierten tienen que obtener rentabilidad.

La evasión de inversión extrajera no deja de ser una amenaza que difícilmente se cumple. Las empresas no se han ido de Argentina a pesar de que Kirchner anuló los contratos anteriores claramente abusivos. Por el contrario, la economía de ese país comenzó a recuperarse cuando se abandonaron las recetas neoliberales, se negociaron nuevas condiciones con las sociedades foráneas e incluso se suspendieron pagos con el FMI, al que se ha terminado repudiando y con el que se ha cortado toda relación. Por otra parte, la adhesión popular a Chaves en Venezuela tiene que ver en buena medida con que las clases pobres comprueban que la riqueza derivada del petróleo redunda sobre ellos por primera vez. Y desde luego la economía de este país no parece que se haya hundido; es más, presenta tasas de crecimiento bastante aceptables. Dejémonos de hipocresías y digamos claramente que si criticamos las medidas tomadas en todos estos países es porque sentimos que dañan los intereses occidentales. Pero ¿en realidad los dañan? Los intereses de Repsol como empresa multinacional tienen poco que ver con los intereses españoles. Esta identificación tal vez tenía sentido cuando se trataba de una empresa pública y su finalidad era garantizar el suministro a la mayoría de la sociedad, pero la cosa es profundamente diferente cuando estamos ante una empresa privada extendida por múltiples países, de la cual se ignora la composición del capital y cuyas actuaciones obedecen fundamentalmente a las aventuras expansionistas de poder de sus directivos. Y no se diga eso de los muchos españoles que tienen acciones de esta compañía. Son una pequeña proporción de la población y la mayoría de ellos en cantidades insignificantes. Eso del capitalismo popular es tan sólo la coartada para disfrazar otros intereses.

La farsa se hace más obvia cuando los que están todo el día proclamando la globalización y criticando el paternalismo del sector público son los primeros que enarbolan la bandera nacionalista y patriótica de las empresas y están prestos a ocultarse tras las faldas de papá Estado para que les defienda. ¿Cómo no considerar una patraña la invocación de la legalidad internacional por parte de aquellos que la están conculcando a diario o justifican a quienes la conculcan? Resulta que no se pueden revisar los contratos de los países pobres firmados por dictadores o gobernantes sin escrúpulos, pero ha habido que revisar e invalidar todos los contratos firmados con el anterior régimen iraquí. Lo mandaba EEUU.

Fuente
La Estrella Digital (España)
Diario concebido para la Red. Secciones de información habituales

Alia2 en español

La Agencia Latinoamericana de Información y Análisis-dos (Alia2), es un medio de comunicación independiente, plural, que refleja la realidad venezolana y latinoamericana con ojos latinoamericanos, en diferentes formatos (texto, sonido, foto y video) e idiomas (inglés, francés, portugués, español).

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.