JPEG - 12.5 KB

Durante el acto de instalación del evento -realizado en la sala plenaria del complejo Parque Central y presidido por el vicepresidente ejecutivo de Venezuela, José Vicente Rangel- se planteó además la necesidad de concretar mecanismos para la integración latinoamericana y caribeña y de ofrecer apoyo regional a Bolivia y Haití en su actual coyuntura política y social. “Tenemos que pedalear la bicicleta de la revolución y profundizar en los planteamientos que el pueblo en estos momentos está reclamando”, dijo el vicepresidente Rangel a los asistentes al acto, entre quienes se encontraban directivos del Parlatino, legisladores de los países miembros de ese parlamento continental, autoridades venezolanas y diplomáticos, entre otras personalidades. El alto funcionario habló sobre la democracia participativa y protagónica que se practica actualmente en Venezuela, a la que describió como una “democracia con pueblo”, y su relación “estrecha” con el término Revolución, que usa el gobierno del presidente Hugo Chávez para denominar el profundo proceso de cambios que lidera. Por otra parte, Rangel recordó que Chávez colocó en el tapete “un nuevo concepto de integración: la integración de los pueblos, con un signo nacional, soberano”, el cual llamó a defender durante las deliberaciones de esta Cumbre que se extenderá hasta el sábado 27. “El dilema es claro: soberanía o dependencia”, recalcó. En su intervención, el vicepresidente hizo un resumen de los principales logros sociales alcanzados hasta la fecha por el gobierno bolivariano de Venezuela, entre los cuales destacó la alfabetización de 1,5 millones de personas en dos años, la incorporación actual de más de 13 millones de venezolanos (más del 50% de la población total) al sistema educativo formal y no formal, la suma de 160 millones de consultas médicas gratuitas en el programa Barrio Adentro que es apoyado por médicos cubanos y la construcción prevista de 150.000 viviendas nuevas durante este año.

Solidaridad con Bolivia y Haití

El ministro de Educación de Venezuela, y presidente del Gabinete Social de su país, Aristóbulo Istúriz, solicitó al intervenir en la instalación de esta Cumbre muestras de solidaridad para Bolivia y Haití por parte de las naciones latinoamericanas y caribeñas. “Aprovechemos este espacio para analizar el impacto del surgimiento de los Tratados de Libre Comercio (TLC) en los procesos de integración… y para demostrar nuestra solidaridad con Bolivia que está siendo amenazada por atreverse a ejercer su soberanía”, sostuvo Istúriz en alusión a la reciente nacionalización de hidrocarburos decretada por el presidente boliviano Evo Morales. El ministro también planteó la necesidad de “demostrar solidaridad con Haití para que salgan de su territorio las tropas que hoy la ocupan”, a raíz de la intervención de Estados Unidos en el conflicto político que padece ese país caribeño Por otra parte, recordó que en América Latina existe una enorme deuda social por lo cual pidió construir una “democracia social”, al mismo tiempo que defender la Carta Social de las Américas, redactada en las anteriores Cumbres y que en los próximos días debatirá formalmente la Organización de Estados Americanos (OEA). “Es necesario que los ciudadanos aprecien la democracia como forma de gobierno, tal como ocurre en Venezuela, porque esa es la clave de la estabilidad política. El destino democrático en América Latina está ligado a la capacidad de nuestros gobiernos para dar respuesta a la enorme deuda social”, dijo Istúriz. Pidió considerar que el documento sobre los derechos sociales en el continente promovido por el Parlatino “no es una simple carta social” y concluyó que “estamos obligados a impulsar y fortalecer la diplomacia de los pueblos, tenemos que defender la integración frente a la atomización que se nos pretende imponer”.

Llamado a la participación

El secretario general del Parlamento Latinoamericano, el diputado venezolano Rafael Correa Flores, manifestó en su intervención que la clave para resolver los problemas de exclusión y desigualdad en América Latina “radica en la participación popular”. El diputado dijo que la Cumbre de Deuda Social al llegar a su quinta edición ya tiene una tradición y unos logros que mostrar en su afán de construir la Latinoamérica que todos queremos. “A 180 años del Congreso Anfictiónico de Panamá, de esa idea potente de integración del Libertador Simón Bolívar, estamos rescatando la necesidad histórica de seguir luchando por la integración de nuestros pueblos, desde una visión humanista y solidaria, y no desde la perspectiva mercantilista”, indicó. El parlamentario deseó que este foro de tres días permita concretar “las propuestas hacia donde encaminar los esfuerzos en una realidad bastante complicada para la integración regional” y permita diseñar una “arquitectura institucional” para ese proceso integracionista. “Esos sueños e ideales de integración están vigentes desde el siglo XIX y podemos hacerlos realidad hoy en día. Estamos seguros que construiremos juntos una Latinoamérica mejor”, sentenció.

Otras voces

Por su parte, el presidente del Grupo Venezolano en el Parlatino, el diputado Walter Gavidia, garantizó que la Carta Social de las Américas surgió de una gran discusión en las cumbres anteriores entre especialistas, parlamentarios y ciudadanos “y no es el resultado del trabajo de un grupo de tecnócratas”, como sostienen algunos detractores de esta iniciativa venezolana.

Gavidia sostuvo que eso ratifica que es un documento incluyente y participativo. Asimismo, convocó a iniciar el debate sobre un Nuevo Orden Mundial en lo social, económico, cultural y ecológico “para salvar el mundo, como ha dicho el presidente Chávez”. “Venezuela propone una alternativa, la Alternativa Bolivariana para Las Américas, el ALBA, una propuesta humanista”, recordó. Propuso avanzar en la integración latinoamericana y activar los mecanismos necesarios para incluir a Haití como miembro del Parlatino. “Tiene que formar parte del Parlatino ahora que esta en una relativa calma”, sostuvo. Finalmente, el diputado venezolano Filinto Durán, presidente de la Comisión Permanente de Asuntos Económicos, Deuda Social y Desarrollo Regional del Parlatino defendió que esta cumbre servirá como “una via para acceder a un nuevo orden económico, social, cultural y ecológico para nuestro continente” y explicó que se convoca “con el objeto de promover acciones a favor de los ciudadanos y para dar respuesta a la deuda social con los pueblos”. Sobre la Carta Social dijo que “es la Constitución social de América Latina” y su aplicación será “irreversible cuando la conciencia colectiva de la población la asuma” como suya. “Llamamos a la integración como antes llamamos a la unión. Este es el inicio para suturar las venas abiertas de América Latina”.