Red Voltaire
Rumor de antisemitismo

Irán: los gobiernos de la coalición fabrican noticias falsas

Gracias a la impunidad confirmada de la que disfrutan desde el 11 de septiembre y a partir de la guerra contra Irak, los neoconservadores no vacilan ya en utilizar las más altas funciones de los Estados para difundir rumores y calumnias. Manipulando medios de difusión que anteponen la reacción inmediata y la emoción a la verificación y al análisis, acusan a Irán de obligar a los judíos a portar sobre sus ropas un símbolo discriminatorio. Es mentira, pero hace efecto y duele. Los gobiernos de Estados Unidos, Australia y Canadá se prestan a este juego.

| Paris (Francia)
+
JPEG - 15.9 KB

Después de las caricaturas de Mahoma, llegó ahora el momento de caricaturizar a la República Islámica de Irán. Luego de su célebre discurso sobre el Eje del Mal, George W. Bush no esconde su intención de atacar a Irán y cada día aporta nuevas y espantosas noticias tendientes a justificar esa decisión. La más reciente es el asunto de los «zonnar» o signos religiosos discriminatorios.

«Calumnien, calumnien, siempre quedará algo» (Beaumarchais)

JPEG - 5.7 KB
Amir Taheri. Este miembro del gabinete neoconservador de relaciones públicas Benador Associates es la fuente de la falsa noticia.

El viernes 19 de mayo, el National Post de Toronto (Canadá) publica un artículo del periodista iraní exilado Amir Taheri: «Código de color para los infieles en Irán» [1].

El autor describe los actuales debates del Marjlis (Parlamento) sobre la reforma de la ley de 1982 que define la decencia en la vestimenta de los musulmanes. Según el artículo, bajo presiones del presidente Ahmadinedyad, se impondrá un uniforme –por etapas– a toda la población para que todos y cada uno sean visualmente iguales en el momento del «regreso del imán oculto».

Así, 4,5 millones de funcionarios tendrían que adoptar ese uniforme de aquí a 2009 y se destinarían 800 millones de dólares para vestir a «los pobres y los necesitados». Una ley posterior vendría a definir la apariencia del rostro masculino (cabellos, barba, bigotes). En resumen, Irán estaría a punto de convertirse en un país totalitario. De paso, Amir Taheri precisa que se impondrá el uso de símbolos distintivos («zonnar», en farsi) a los no musulmanes: los judíos tendrán que coser un emblema amarillo encima de sus ropas, los cristianos uno rojo y los zoroástricos uno azul.

En un breve artículo, no firmado, el diario precisa que las informaciones de Taheri fueron confirmadas por iraníes que viven en Canadá. Se afirma que la ley ya fue votada y que está en espera de la aprobación del Guía Supremo, Ali Jamenei. El National Post se tomó también el trabajo de recoger la reacción del rabino Marvin Hier, decano del Centro Simon Wiesenthal, quien comenta: «Esto es una reminiscencia del holocausto. Irán se acerca cada vez más a la ideología de los nazis» [2].

En el sitio web del diario, la redacción propone inmediatamente a los lectores responder a un sondeo de opinión en forma de aprobación o de desaprobación de las palabras del rabino Hier: «Peligroso paralelo: ¿Se está conviertiendo Irán en la nueva Alemania nazi? » [3].

JPEG - 20 KB
Sean McCormack, Stephen Harper y John Howard. El vocero del Departamento de Estado estadounidense y los primeros ministros de Canadá y Australia. Sólo horas después de la publicación del calumnioso artículo, los tres se hacían eco simultáneamente de la misma en conferencias de prensa.

Ese mismo día, el vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Sean McCormack, interrogado durante su encuentro diario con la prensa, declara: «He leído artículos de la prensa [sobre el tema]. Pienso que se retoman entre sí. Existe –según entiendo– una ley, actualmente en debate en el parlamento, cuya naturaleza exacta no está clara y es por eso que me abstendré de profundizar o de hacer un comentario definitivo o detallado sobre un tema en el que no dispongo de todos los elementos. Dicho esto, si algo así ocurriese, ya sea en Irán o en otra parte, sería algo ignominioso» [4].

Simultáneamente, durante una conferencia de prensa común en Ottawa, los primeros ministros de Canadá y Australia se vieron invitados por un periodista, en una pregunta formulada en términos parecidos a la que se planteó en el Departamento de Estado, a comentar la noticia. El australiano John Howard declaró: «Nunca oí hablar de eso pero me alegro de responderle. Si eso es cierto, es totalmente repugnante.

Es evidente que se trata de un eco del periodo de genocidio más horrible de la historia mundial [5] y de la orden de marcar a los judíos con un símbolo sobre la ropa que impartieran los nazis, y todo ese tipo de cosas es totalmente repugnante para los países civilizados. Si ese es el caso, es un elemento más que me indica la naturaleza de ese régimen.

Es un insulto calculado –si es verdad– no sólo para los cristianos sino más específicamente para los judíos y eso tiene una relación directa con el Estado de Israel, que es blanco de un discurso de odio y difamación [6]. Si es cierto, yo no he visto los artículos –deben ser recientes o están escritos en idiomas que no entiendo–, ustedes conocen mi punto de vista y pueden imaginar lo que serán las respuestas de otros gobiernos. Será espantoso» [7]
Y el primer ministro canadiense Stephen Harper agregó: «¿Saben? No sé qué agregar a lo que acaba de ser dicho. Como el primer ministro Howard, formularé mi respuesta empezando por decir ‘si eso es verdad’. Desgraciadamente, hemos visto ya lo suficiente sobre el régimen iraní para sugerir que es muy capaz de ese tipo de cosas.

Pienso que es pasmoso pensar que existe sobre la faz de la tierra un régimen que quiera hacer algo que pueda recordarle a la gente la Alemania nazi. Aunque ustedes saben que hemos visto muchas cosas del régimen iraní desde hace mucho tiempo, el hecho que pueda estudiarse una medida de ese tipo pienso que es odioso. Y espero que –ustedes saben lo pasivos que son nuestros aliados ante las difíciles cuestiones alrededor de la aparente voluntad de Irán de dotarse de capacidad nuclear– eso haga meditar prudentemente [a nuestros aliados] sobre la naturaleza de un régimen que es capaz de estudiar tales acciones o pensamientos» [8]

El sábado 20 de mayo, el artículo de Amir Taheri era reproducido punto por punto por el New York Post [9]. Mientras tanto, numerosas organizaciones sionistas o evangélicas publicaban mensajes vengadores.

Sin embargo, el propio National Post reconoció posteriormente que las imputaciones de Taheri son infundadas. La ley discutida en el Majlis tiene como objetivo definir el atuendo nacional, como se determina la adopción de un himno y una bandera, y no tiene absolutamente nada que ver con la imposición de un uniforme. La ley no contiene ningún elemento discriminatorio y no se ha mencionado nada parecido en el transcurso de los largos debates parlamentarios. Todo no es más que una operación de guerra sicológica que implica a altas personalidades en el papel de propagandistas.

Amir Taheri es un ex colaborador de la dictadura del shah Reza Pahlevi. Taheri fue, en aquel entonces, el redactor jefe del diario oficial Khevan. Actualmente es miembro del gabinete neoconservador y sionista Benador Associates, que desempeñó un papel central en la difusión de noticias falsas para impulsar la guerra contra Irak.

Su artículo apareció primeramente en el National Post, diario adquirido en 2001 por CanWest Global y dirigido actualmente por Leonard y David Asper, dos militantes libertarianos y sionistas. Los hermanos Asper se han distinguido en Canadá por acusar a la televisión pública de estar parcializada contra Israel. El artículo de Taheri fue retomado después por el New York Post, diario popular propiedad de Ruppert Murdoch.

JPEG - 9.6 KB
Nicolas Sarkozy, actual candidato presidencial francés a las elecciones de 2007 recibiendo el «premio de la tolerancia» del Centro Simon Wiesenthal, en 2003.

Nuestros lectores recordarán seguramente que el Centro Simon Wiesenthal, cuyo comentario –publicado junto al artículo de Taheri– confirma las acusaciones, se hizo notar recientemente por su campaña de difamación contra el presidente venezolano Hugo Chávez [10]. Por lo demás, entre dos intercambios epistolares con Nicolas Sarkozy, el centro organiza actualmente una campaña tendiente a impedir que el presidente Ahmadinedyad pueda viajar a Alemania para asistir a la Copa del Mundo de fútbol.

Lo original de esta operación es que recurre a personalidades investidas con la autoridad del Estado: Sean McCormack, John Howard, Stephen Harper. Cada uno de ellos se toma el trabajo de deslizar en su comentario precauciones oratorias: «Si eso es cierto». Sin embargo, sería ingenuo creer que el Departamento de Estado y jefes de gobierno ignoren el asunto en cuestión. Estados Unidos, Australia y Canadá siguen con mucha atención la vida política iraní y sus debates parlamentarios. Diplomáticos y analistas estudian cotidianamente cada documento y redactan permanentemente notas e informes.

Es imposible que un largo debate parlamentario y una ley de tanta importancia escaparan a su vigilancia. La fórmula «Si eso es cierto » les permite retractarse cuando se desmiente la información. Pero, sobre todo, les permite hablar en presente y no en condicional, de forma tal que los pasajes que difunde la prensa audiovisual parecen afirmativos. La comparación que escogen los diferentes comparsas –la del régimen nazi y la orden de portar la estrella amarilla– se repite en todos los casos aunque no se impone por sí misma. Aunque el artículo de Amir Taheri hubiese podido evocar otras referencias al totalitarismo, es esa la única que logra justificar un ataque contra Irán, ataque al que Harper no deja de hacer finalmente referencia.

Hay que señalar que, como de costumbre, las agencias de prensa se hicieron eco de la mentira, al igual que la prensa escrita. No fueron los corresponsales de prensa presentes en Teherán quienes denunciaron la maniobra sino comunicados de embajadas y declaraciones de parlamentarios que dieron al traste con la misma. Los diarios que se abstuvieron de hacerle el juego no son obligatoriamente más honestos. La mayoría no se publica durante el fin de semana y solamente pudieron abordar el asunto el lunes, cuando la mentira ya había sido desmentida.

Mientras tanto, la acusación de antisemitismo demostró, una vez más, su eficacia. Su fuerza emocional es tanta que los medios de difusión no se sienten obligados a verificarla antes de divulgarla.

[1] «A Colour Code for Iran’s Infidels» por Amir Taheri, National Post, 19 de mayo de 2006.

[2] «This is reminiscent of the Holocaust. Iran is moving closer and closer to the ideology of the nazis»

[3] «Dangerous Parallel: Is Iran turning into the new nazi Germany ?»

[4] « I have seen the news reports. These have, I think, recycled over time. There is – as I understand it, there is a – some law currently in the parliament, the exact nature of which is unclear, so I’m not going to try to delve into giving a definitive comment or a detailed comment about something about which I don’t have all the facts. That said, if you did have such an occurrence, whether it was in Iran or elsewhere, it would certainly be despicable » Fuente: http://www.state.gov/r/pa/prs/dpb/2...

[5] Al igual que Bush, Howard es un adepto del evangelismo dispensacionalista. Para él, el genocidio judío es más importante que todas las demás masacres de la historia porque está dirigido contra el «pueblo elegido» y marca una etapa del combate entre el Bien y el Mal que precede al glorioso regreso de Cristo.

[6] Alusión a las palabras atribuidas, en una campaña de mentiras, al presidente Ahmadinedjad. Cf. «Comment Reuters a participé à une campagne de propagande contre l’Iran», Voltaire, 14 de noviembre de 2005.

[7] «Well I hadn’t previously heard of that, but I’m very happy to give you a response. If that is true I would find that totally repugnant. It obviously echoes the most horrible period of genocide in the world’s history and the marking of Jewish people, with a mark on their clothing by the Nazi’s, and anything of that kind of would totally repugnant to civilised countries – if it’s the case – and something that would just further indicate to me the nature of this regime. It’s a calculated insult – if it’s true – not only to Christians, but most particularly to Jews, and therefore it has direct connotations for the State of Israel, that it’s been the object of hate speeches and speeches of vilification. Now if this is true, and I haven’t seen the reports, they must be very recent, or they must have been written in a language I don’t understand, but obviously if it is the case then you know my views and you can imagine what the response of other governments will be to such things. It would be appalling » Fuente: http://www.pm.gov.au/news/interview...

[8] «You know I don’t know that I can add all that much. I’ve only seen the reports. Like Prime Minister Howard I’ll couch my answers with the beginning to say if they’re true. Unfortunately we’ve seen enough already from the Iranian regime to suggest that it is very capable of this kind of action. I think it boggles the mind that any regime on the face of the earth would want to do anything that could remind people of Nazi Germany. However you know we’ve seen a number of things from the Iranian regime that are along these lines and the fact that such a measure could even be contemplated, I think is absolutely abhorrent. And I would hope that, you know as our allies rest with the difficult issues surrounding Iran’s apparent desire to attain nuclear capacity, that they will reflect carefully on the nature of a regime that would even contemplate such actions or such ».

[9] Bajo el título provocador de «Iran Oks Nazi Social Fabric».

[10] Ver «Faut-il brûler Hugo Chavez ?», por Thierry Meyssan y Cyril Capdevielle, Voltaire, 10 de enero de 2006.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.