Luego de hacer un recorrido por los espacios de la nueva estructura para el cine venezolano, junto al ministro de la Cultura, Francisco Sesto, el jefe de Estado ofreció un discurso en el que precisó que esta ciudadela nace para formar parte de la “artillería cultural venezolana”.

“No hay revolución sin cultura y el renacimiento de nuestro proyecto nacional requiere planificación y proyectos”, manifestó Chávez.

Para el mandatario nacional esta nueva institución cinematográfica, enfrentará la dictadura cultural impuesta por Hollywood. “Para ello nace también el premio Libertador al Pensamiento Crítico, la Ley Resorte, es decir, un conjunto de instrumentos y políticas para defender e impulsar la cultura venezolana”, señaló.

A su juicio a través de la dictadura de Hollywood se inculcan muchos mensajes que no son propios de la tradición y cultura venezolana, “que desmoronan nuestra cultura y la identidad, pues se lanza al mundo el mensaje del sueño americano y el imperialismo”, añadió Chávez.

Un ejemplo de estos mensajes de la dictadura de Hollywood, dijo el presidente, es la manera de ver por ejemplo en las películas los indios, son presentados como violentos y peligrosos, igualmente los suramericanos, ladrones drogadictos narcotraficantes etc.

También hizo referencia a que los ocho estudios más grandes de Hollywood se reparten el 85% del cine del mercado mundial y que cuatro corporaciones estadounidenses se reparten el 85% de la edición de discos a nivel mundial.