Leo las admoniciones y “análisis” apocalípticos de no pocos hablantines que nos hacen conocer lo que todo el mundo sabe y que los comicios ya pasados hicieron dramáticamente patente: las diferencias regionales abrumadoras del Perú. Tomo nota, también, de las “tradiciones” curiosas que por alguna pseudo-razón misteriosa, también tienen que ser seguidas al pie de la letra: UPP será oposición radical porque si no fuera así “traicionaría” su programa. ¿Hay en el Perú fracturas eternas y sin solución? Quien diga que sí, no merece estar aquí ni ser parte de nada porque declina los caminos de la lucha y asiente como borrego groserías y monsergas.

Reitero, el comicio quedó atrás. Hubo ganadores y perdedores y algunos obtuvieron mejores cuotas en el Establo congresal y otro ganó Palacio. ¿No son todos peruanos que tienen la indubitable tarea de luchar por los más pobres? A la derecha reaccionaria y vendepatria no se le puede pedir que crea en este país al que detesta y regala de a pocos cuando han sido gobierno o parte de él, como en la actualidad. Pero ¿qué ocurre cuando las dos colectividades electorales mayores exhibieron programas sociales similares y una fe sincera en las mayorías nacionales? La obligación de unir esfuerzos es la única salida. No hacerlo es traición.

Pasada la guerra de dicterios, los aprestos de una batalla culminada, los tambores deben sonar pero para convocar a los mejores profesionales dispuestos a entregar su cuota por el Perú. Sólo debe existir una bandera: Perú. ¿Cómo retacearle ingenio, capacidad, experiencia, sabiduría a un Perú que tiene mayorías nacionales en estado de oprobio, ignorancia y pobreza insolente y hasta hoy insuperable? ¿Es esta fractura eterna per se o ha así ha sido mostrada para el aprovechamiento de los traficantes eternos de la pobreza, de esos mercaderes que hablan en nombre de los que menos tienen viviendo como ricos?

Suena a disfuerzo sostener que debe haber una antinomia irreconciliable en la próxima administración. Entonces alguien miente o engaña adrede porque ¿no eran los pobres los invocados en los discursos? Quien demuestre o exhiba esta pobreza espiritual no trabaja por el Perú ni por su gente, sino, tal vez, por su propio lustre miope o episódico. Por tanto, las fracturas se mantendrán si es que convienen al edificio demagógico que se pretende sostener como pretexto de dólares externos y muy bien recibidos pero que NO solucionan los grandes temas nacionales.

Por vez primera en décadas, se presenta la oportunidad mayestática que dos colectividades políticas socialmente similares, excluidas del sistema, pobres, merodeadoras de la modernidad que muchas veces los excluye porque no tienen las relaciones ni los contactos suficientes, colaboren, trabajen al alimón y comiencen a reparar las fracturas sociales del país. Es más, así, el gobierno del 2011-2016, debería ser la continuación del que se inicia y no cabe duda que Ollanta Humala tendría un papel importantísimo.

Aquí sobran los augures de la tragedia sempiterna. Los cantores y aedos de que todo anda mal sin lampos de solución o las piedras iniciales de ellas, a través de una acción colectiva y nacional, están demás. Los eternos perdedores, los que no ganan una elección porque el pueblo no los respalda, deberían cerrar el pico y hundir el hocico porque han demostrado una orfandad patética de cualquier cariño popular. Y tiene que ser el pueblo organizado en sus instituciones representativas partidarias o gestionadas a partir de cada realidad local, el que determine los caminos de la emancipación nacional antimperialista, con dignidad y en procura de un Perú libre, justo y culto.

Pueblo que no aprende de sus errores, vuelve a cometerlos. Y hay muchos oportunistas a los que el país les ha cancelado la pobrísima representatividad si es que alguna vez la tuvieron. Y en el Perú no hay fracturas sin solución. Tenemos que empezar a aprender esta letanía revolucionaria.

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

Lea www.redvoltaire.net hmujica.blogspot.com