“Yo pienso cómo es este día que no se pasa. Tal vez la hora o exista, tal vez sea demasiado tarde. Como pasa el tiempo, como es la hora. Pero todo cambió, espero mi libertad.” (Pablo Morales, poeta del Frente de Artistas del Borda)

“Siempre las Madres decimos, y no me canso de repetirlo, que no hay ningún jueves igual al otro. Siempre hay un jueves mejor que nos une, que nos reúne”. Con esas palabras comenzaba el discurso Hebe de Bonafini la fría tarde del 18 de mayo.

Al término, los compañeros del movimiento Social de Desmanicomialización y Transformación Institucional (MSDTI) realizaron un acto en rechazo al manicomio y en defensa del Hospital Público. Alberto Sava, del Frente de Artistas del Borda, leyó el documento convocante, avalado por profesionales e instituciones de salud mental, funcionarios judiciales, diputados y organizaciones de todo el mundo: “Este Movimiento que ha tenido su origen justamente en el marco del V Congreso de Salud Mental y Derechos Humanos, organizado por la Universidad Popular de las Madres, se funda a los efectos de concretar un espacio de pensamiento y acción que tramite la lucha necesaria para la transformación definitiva de las aún existentes instituciones manicomiales. Estas instituciones totales, de encierro y maltrato de quienes sufren un padecimiento psíquico, siguen vigentes tanto en el ámbito estatal como privado.”

Sava señaló que “en el país existen 23.000 personas internadas en neuropsiquiátricos y colonias estatales, más otras 13.000 que están internadas en clínicas psiquiátricas privadas, sin que nadie controle y modifique esta indignante realidad”.

El MSDTI se construye sobre cuatro ejes: defensa de la Salud Pública y la Salud Mental; avance en los procesos de desmanicomialización y transformación institucional; defensa de la Ley 448 de Salud Mental de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y su completa implementación; y apoyo a experiencias transformadoras de Salud Mental, en el ámbito de nuestro país.

Entonces fue el momento de la poesía. El actor Lorenzo Quinteros y el también actor y legislador Héctor Bidonde, junto a la locutora Liliana Daunes leyeron poemas de los artistas del Borda. Y luego, tres poetas recitaron sus versos frente a un auditorio en otro jueves distinto.

Concluyendo el encuentro, tomó la palabra Gregorio Kazi, coordinador de la carrera de Psicología Social e impulsor de los Congresos de Salud Mental y Derechos Humanos.

Kazi manifestó “que hace muchos años estamos en la lucha antimanicomial” y es “una inmensa alegría que seguramente nos va a animar a continuar militando, luchando, el estar compartiendo como cotidianamente esta plaza emancipada, liberada, insurgente que las Madres han fundado hace treinta años y refundan todos los días”.

Antes de cerrar el acto, Kazi enunció que “la lucha antimanicomial nace también de las Madres de Plaza de Mayo. Ellas fueron estigmatizadas como locas por los terroristas cuando hablaban de la aparición con vida, en un momento donde el sistema de producción y cultura del capitalismo imponía la muerte. El pedir y luchar por la vida, por la capacidad de invención, de creación, de construcción de política revolucionaria, eso era la locura. Y la normalidad era asesinar, eliminar, exterminar, alienar, torturar, despedazar, robar, apropiarse de las criaturas. Esa forma de definir la locura y la normalidad, que con tanta ostentación, impunidad y claridad pretendieron poner en uso con nuestras Madres los genocidas, continúa vigente en otros planos. No sólo sobre los combatientes populares sino sobre compañeros que pasan por momentos, digamos, de crisis”.