Red Voltaire

AGP: silencios que deben tener luz

+

Como candidato, Alan García Pérez señaló, con nombre y apellido, al embajador Javier Pérez de Cuéllar como firmante, cuando fue secretario general de Torre Tagle, en 1969, de acuerdos lesivos a la soberanía nacional y en especial en relación a nuestros límites con Chile. Por toda respuesta el diplomático anunció al país que “no se acordaba”. Hoy, como presidente electo García Pérez debe exigir, demandar, por las vías que fuere o correspondan, que se muestren a la opinión pública las notas reversales que intercambiaron Perú y Chile en aquel año. Y que, como dijo García, se castigue a quienes fueren responsables de esta virtual traición a la patria.

Este silencio quedó raramente sepultado durante toda la campaña. Ni el postulante aprista volvió a mencionar el asunto ni Humala atinó a referirse a algo que de por sí constituye un serio y feroz cuestionamiento contra las vacas sagradas que el Perú oficial consagra desde que se inició como república hace decenas de años.

Lo que es más grave. En lustros posteriores a 1969, y a partir de 1982, pandillas de intelectuales claudicantes y embajadores raros, empezaron campañas intensas para adherir al Perú a la Convención del Mar que cercena, yugula el Mar de Grau y colisiona directamente con el artículo 54 de la Constitución. La tapadera que, por medios de comunicación y de modo intenso, han impulsado aquellos, ha pretendido silenciar el presunto reconocimiento hacia límites marítimos con Chile que contendrían aquellas notas reversales suscritas por Pérez de Cuéllar. ¡Es el momento de aclarar las cosas! ¡Y las traiciones a la patria no pueden prescribir o ser olvidadas como lo han sido hasta hoy!

Este primer silencio debe tener luz y una de carácter poderoso y moral como forma de revertir la profunda abyección nacional que corrompe al país.

Dijo, también el entonces aspirante aprista García Pérez, que el dinero destinado para un hospital de gran formato en Cajamarca no fue usado para dicha obra y que había que retomar el proyecto y convertirlo en una realidad en beneficio del departamento nor-andino donde está Minera Yanacocha contaminando, pagando mal y sobornando a todo el mundo para que diga y hable sobre sus supuestas “bondades”.

¿Quién podría oponerse a un hospital en Cajamarca? La respuesta es inequívoca como firmemente lógica: ¡nadie! Por tanto, es hora que el presidente electo, decline amnesias selectivas y comience un proceso de absoluta justicia para con Cajamarca y descubra, denuncie e informe qué hay de los dineros para aquel hospital y que lo ponga en marcha ¡de inmediato! Además, que diga al país ¿qué ocurrió con esos fondos y quiénes son los responsables de la criminal demora o impedimento para su forja y servicio?

Este segundo silencio debía, también, tener luz y entonces como decía el poeta: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

En el primer caso, hay un tema que atañe a la irrenunciable soberanía nacional sobre el Mar de Grau que traidores y apóstatas bien pagados insisten en regalar a las transnacionales. En el segundo, hay la curiosidad de saber por causa de qué se ha dilatado la colocación de fondos para una obra imprescindible en Cajamarca. En cualquier giro sobre ambos sucesos, gana el poblador de a pie, el hombre humilde y ¡precisamente! la nacionalidad se construye con tradiciones de defensa de nuestros linderos en mar y tierra como también la dura lucha por los derechos humanos que necesitan prescindir ¡ya mismo! de todas esas organizaciones traficantes de la pobreza y de estos derechos y que sólo procuran licencia para seguir consiguiendo dólares gringos sobornadores y fletadores de imposturas.

Los silencios son crímenes. Es hora que el presidente electo, Alan García Pérez, los pulverice y hable fuerte y claro. El Perú se lo está demandando.

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

hcmujica.blogspot.com

Herbert Mujica Rojas

Herbert Mujica Rojas Autor de la columna Señal de Alerta y responsable de Páginas Libres, periodista peruano, analista político y ensayista en temas geopolíticos, ambientales, seguridad documentaria y otros vibrantes acápites de su país y Latinoamérica. Escribió en el 2007 el libro ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas!
Es posible conectar con él al teléfono (+51) 9-9918-0913.

 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.