GIF - 42 KB
Felipe Calderón, candidato del partido PAN en las actuales elecciones presidenciales mexicanas.

Ha comenzado la difusión de los expedientes secretos de la secretaría de Hacienda que muestran los contratos que otorgó el gobierno federal a la empresa denominada Hildebrando S.A., presidida por Diego Hildebrando Zavala Gómez del Campo, cuñado de Felipe Calderón, candidato del PAN formación de la derecha demócrata cristiana- a la presidencia de la república.

Los contratos otorgados surtieron efectos antes y después de que el candidato presidencial fuera secretario de Energía en el gabinete presidencial de Vicente Fox, acusado él mismo de corrupto. Encabezar este ministerio significa ejercer el control de la materia energética, que influye sobre la estrategia de la empresa nacional Petróleos Mexicanos.

Diego Hildebrando ha reconocido ante la televisión y la radio mexicanas que cuando su cuñado Felipe Calderón era miembro del gabinete de Vicente Fox, le otorgaron contratos de diversa cuantía. Este nuevo escándalo en el que se ve envuelto el candidato de la democracia cristiana que preside José María Aznar, determina la opción final de los electores mexicanos para llevar al poder a Andrés Manuel López Obrador y frustrar el empeño presidencial de Felipe Calderón a quien por cierto se le conoce bajo el anagrama de Fecal.

Pero el asunto no sólo amenaza con quebrantar la aspiración presidencial de Calderón, sino que se asegura el triunfo del Partido de la Revolución Democrática a la hora de ganar en la elección presidencial del 2 de julio próximo senadurías y diputaciones, que respaldarían la política contraria al neoliberalismo que ha sido anunciada por Andrés Manuel López Obrador.

Una pequeña empresa familiar constituída en 1986 por los hermanos Zavala Gómez del Campo, integrada por la esposa de Felipe, Margarita, y sus hermanos, dedicada a servicios electrónicos (Hildebrando), se convirtió en los seis años transcurridos en una de las compañías productoras de software más poderosas de México, con ingresos de más de mil millones de pesos al año (casi 100 millones de dólares).

Las empresas e instituciones federales que por influencia de Felipe contrataron sus servicios incluyen a Pemex, Comisión federal de electricidad, Luz y fuerza del centro, Instituto nacional de migración (encargada de aplicar la política fascista de Fox a los extranjeros), la secretaría de Desarrollo social (nido de fascistas) y el Instituto para la protección del ahorro bancario, donde los favoritos del régimen logran desplazar su deuda para que la pague el pueblo de México. Calderón ha dicho que se deslinda de lo que haya hecho la empresa. Pero no puede deslindarse porque así lo declare. Su compromiso con las enormes ganancias obtenidas por Hildebrando en pocos años sólo se explica con el tráfico de influencias con que la benefició el candidato presidencial del PAN.

El Partido de la Revolución Democrática, de centro izquierda, que es la formación que postula a López Obrador a la presidencia, ha acusado al candidato panista de obtener ingresos ilegales, cuya base es el nepotismo y el tráfico de influencias, por 250 millones de dólares, beneficios por los cuales ni siquiera pagó impuestos. La ultrarreaccionaria Teresa Aranda, secretaria de Desarrollo social admitió que ese ramo administrativo hizo negocios con la empresa de los Zavala.

Felipe Calderón ocupó la secretaría de Energía de septiembre de 2003 a mayo de 2004 un pequeño período que le bastó para cometer uno de los fraudes más escandalosos del sexenio y que hace suponer que muchos otros funcionarios del PAN han hecho otro tanto. La empresa del cuñado no tuvo que pasar por el proceso de licitación -en el cual varias empresas ofertantes de bienes y servicios compiten por abastecer al sector público-, pues Felipe se encargó de que sus cuñados obtuvieron, por ejemplo de Pemex, una adjudicación directa, sin licitación (es decir, sin concursar con empresas competidoras). Esto significa que el panista contribuyó con sus recomendaciones a la consumación de un fraude.

Ahora es el rancho incómodo

En el estado de México, vecino de la capital mexicana, cerca del municipio de Amecameca, se encuentra un poblado que se denomina Ayapango. Es un pequeño poblado típicamente mexicano, que ha servido de escenario en la filmación de muchas cintas. Sus moradores apenas son más de 5 mil dedicados a las labores agrícolas y la elaboración de varios tipos de queso.

Allí está el rancho San José, propiedad de Diego Heriberto Zavala Pérez y de su esposa Mercedes Gómez del Campo, padres de Margarita Zavala, esposa de Felipillo.

Felipe Calderón ha dado un tratamiento especial a este rancho, cuyos empleados tienen órdenes de disparar contra los periodistas que se acercan a sus linderos. Este tratamiento ha consistido en el despliegue de influencias ilimitadas ante el gobierno estatal en favor del rancho, para ponerlo a salvo de la mirada ajena.

En la subprocuraduría de justicia de Tlalnepantla, estado de México, está instaurada una denuncia por tráfico de influencias contra Felipe el corrupto por haber haber recibido beneficios irregulares, en favor del rancho de sus suegros, del gobierno priista del estado de México. sin embargo, aún no se hacen valer las sospechas de que en ese rancho algo irregular pasa.

El fiscal de Tlalnepantla fue también el encargado de la investigación del tráfico de drogas que tiene lugar en el aeropuerto de Atizapan, un municipio mexiquense vecino de Amecameca, también baluarte panista. Atizapan es un patrimonio político otorgado al PAN por el sistema político mexicano para que sus élites se beneficien del tráfico de estupefacientes.

En el rancho de los suegros del candidato de la derecha hay algo oculto. Sin duda. Sólo así se explica que los empleados tengan facultades especiales para asesinar periodistas si estos llegaran a acercarse al lindero. el escándalo que provocarán las sospechas sobre esta finca rematarán el empeño presidencial de Calderón

En fin, la codicia ilimitada está en la base de los esfuerzos de la derecha por mantener bajo el blindaje político las operaciones irregulares y la megacorrución, gestadas en torno del fraude financiero conocido como Fobaproa-Ipab cuyo valor es de 12 mil millones de dólares, y las operaciones ilegales realizadas en Pemex.

El capítulo español

Varios directores de la empresa Hildebrando S.A. tiene socios españoles vinculados al derechista Partido Popular, de José María Aznar, que han proporcionado financiamiento privado al PAN, según la información que este partido entregó al Instituto Federal Electoral.

Dos personajes de Hildebrando S.A. han hecho donaciones de aproximadamente 30 mil dólares a la campaña presidencial de Calderón. Ellos son Javier Pastrana Thamez y José Luis Neri Becerril. Ambos están vinculados con el español Joaquín Moya-Angeler Cabrera, quien ocupó un cargo directivo en la transnacional IMB de 1977 a 1990 y ocupó otro un asiento entre los altos cargos de Hildebrando.

Moya-Angeler Cabrera es uno de los grandes empresarios mexicanos con los que se reunió el presidente Vicente fox en su visita a España el 16 de mayo de 2002, para invitarlos a invertir en México en negocios turísticos.

De acuerdo con información proporcionada por Meta4, la empresa española de Moya, el gobierno mexicano adquirió de la empresa española sistemas para la "seguridad social" de México destinados a 90 mil empleados cuyo centros de trabajo no identifica.

Meta4 está vinculada con la controvertida firma de consultoría McKinsey, que es manejada en España por Juan Hoyos, amigo desde la infancia de José María Aznar. En las oficinas neoyorkinas de Meta4 trabaja José María Aznar Botello, hijo del ex presidente del gobierno español. El equipo formado en España por Aznar y Moya fue fundamental para que la Fundación para el Análisis de los Estudios Sociales (FAES) se difundiera en países de la América Latina; FAES es la plataforma desde la cual Aznar lanzó su estrategia política en el foro denominado La fuerza de las ideas y el futuro de América Latina, que tuvo lugar en la sede nacional del PAN en la ciudad de México el 21 de febrero último.

Allí Aznar dijo:"Estoy aquí también para decir que espero, deseo, que Felipe Calderón sea el nuevo presidente de México por el bien de todos los mexicanos", lo que causó que el Instituto Federal electoral aplicara al PAN una pequeña multa.

Gastón Pardo. Periodista de la UNAM. Corresponsal de la Red Voltaire en México. Representante de la editorial Timéli en México.