El secretario de Justicia de Estados Unidos, Alberto Gonzalez, anunció el 22 de junio de 2006 el desmantelamiento de una célula de Al Qaeda en ese país. El grupo, penetrado por la policía, estaba preparando al parecer un atentado de gran envergadura para destruir el mayor rascacielos estadounidense, la Torre Sears de Chicago.

«Actualmente, las amenazas terroristas pueden venir de pequeñas células con contornos mal definidos que no están afiliadas a Al Qaeda, sino que se inspiran en un mensaje de

JPEG - 7.6 KB
Alberto Gonzales, secretario de Justicia de Estados Unidos.

violencia yihadista. Y si no tenemos cuidado esos terroristas locales pueden resultar tan peligrosos como los grupos similares a Al Qaeda», comentó Gonzales.

«Los terroristas y presuntos terroristas de Madrid, Londres y Toronto no eran células durmientes enviadas en misiones suicidas. Eran estudiantes, hombres de negocios, gente insertada en la sociedad. Y gente que, por una u otra razón, acabaron considerando su propio país como enemigo», prosiguió Gonzalez, poniendo así bajo sospecha a todos los musulmanes que viven en los países miembros de la Alianza Atlántica.

La información fue repetida sin la menor verificación, y sin reservas, por las grandes agencias de prensa y luego por los clientes de estas, o sea la mayoría de los diarios extranjeros. Sin embargo, en su propio país, Estados Unidos, las declaraciones de Gonzalez fueron analizadas con lupa y puestas en duda por el FBI, lo cual llevó a la prensa estadounidense a sentirse autorizada, ¡por una vez!, a denunciar la mentira.

Para la publicación especializada Defense Tech «El momento de la operación, la ausencia de amenaza inmediata y el hecho de que el Senado de Estados Unidos tenía que votar ese mismo día sobre el redespliegue de las tropas [1], hacen sospechar que la información es propaganda gubernamental.»

El diario estadounidense de izquierda Progressive Review habla por su parte de «operación de propaganda y de manipulación de la opinión con el fin de relacionar la continuación de la guerra en Irak con la protección de nuestro país contra los terroristas

«Si los informes de la policía demuestran que hubo de parte de algunos miembros del grupo proyectos de atentados enunciados en forma de hipótesis y de bravatas, el análisis, incluso somero, de las informaciones recogidas por la policía muestra claramente que el grupo de Miami no tenía para nada la capacidad necesaria para realizar atentados y que no representaba una amenaza tan grave como quisieron hacernos creer los funcionarios y la prensa. Como dice el jefe de la policía de Chicago, su capacidad operacional no iba más allá de su bravuconería.»

Veamos un rápido recuento de las informaciones publicadas por la policía y retomadas por los medios de difusión:

Ninguna conexión con el terrorismo:

  • El grupo nunca se reunió con Osama Bin Laden ni con nadie relacionado con este. En realidad, este grupo nunca tuvo el menor contacto con ninguna organización considerada como terrorista o que apoyara el terrorismo. (NY Daily News)

Ninguna acción terrorista cometida o planificada:

  • «No se encontró ni material ni planos para la fabricación de bombas durante la operación. Tampoco se encontró indicación escrita alguna de que el grupo proyectara fabricar bombas o que tuviese medios de conseguir los elementos necesarios para hacerlo.» (CNN.com)
  • Los únicos actos «terroristas» mencionados por la acusación y denunciados por los agentes infiltrados en el grupo son el hecho «de haber declarado obediencia a Al Qaeda, durante una reunión interna del grupo, y haber filmado desde el exterior las oficinas del FBI en Miami». (The New York Times)
  • Seis de las siete personas arrestadas están acusadas solamente «de haber servido de chofer al líder del grupo o a los agentes infiltrados y de haber asistido a reuniones entre el líder y el agente infiltrado». Ninguna tomó parte activa en la conversación. (NY Times)
  • Proyectos elaborados y garabateados en una libreta, sin preparación concreta. (Chicago Sun Times)

Para el FBI y la policía no existía amenaza alguna ni peligro:

  • Declaración del jefe de la policía de Chicago: «No había amenaza creíble. No tenían la capacidad ni el equipamiento necesarios para atacar la torre Sears y no tenían medios de conseguirlos». (NY Daily News)
  • Declaración del propietario de la torre Sears: «La policía y los expertos siguen asegurándonos que no han encontrado prueba alguna de que haya existido nunca una amenaza creíble de atentado terrorista contra la torre Sears. Uno de los miembros del grupo mencionó que esta podría ser un objetivo pero eso nunca fue más lejos, aparentemente.» (Chicago Sun-Times)
  • Declaración del vocero del FBI: «No tenían medios para atacar la torre Sears u otros edificios. No existía ninguna amenaza, ningún peligro en lo absoluto». (Chicago Tribune)
  • Declaración del director del Chicago Office of Emergency Management and Communication: «El plan del que se habló en Florida nunca fue más allá de la fase de elucubración, por consiguiente nadie estuvo nunca en peligro.» (CBS News)

Se trata entonces de un proceso de intoxicación de la opinión que ya se ha hecho clásico: un ministro da a la publicidad una información particularmente inquietante que desencadena el miedo colectivo [2]. La prensa se hace eco del asunto. Sin embargo, surge un conflicto entre el ministro y su administración. Entonces, la prensa recoge el cordel. Pero los periódicos extranjeros, que no siguen la información, mantienen la primera versión, que se convierte en una «verdad» en sus países mientras que es desmentida en el país de origen.

==

[1] Debido al voto del Senado sobre el mantenimiento de las tropas en Irak, otra maniobra de intoxicación, conducida por «Fox News», afirmaba que las armas iraquíes de destrucción masivas habían sido finalmente descubiertas.

[2] Sobre la utilización de altos responsables como repetidores de campañas de propaganda, leer nuestro artículo Irán: los gobiernos de la coalición fabrican noticias falsas, por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 24 de mayo de 2006.

«Al Qaeda Group Was No Threat, FBI and Police», por Buzz Flash, Estados Unidos, 22 de junio de 2006.