El presente escrito surge a raíz de la contestación del señor Fernando de Taboada Rizo Patrón ([email protected]), a mi articulo Antero Flores Aráoz y el racismo de la oligarquía: sobre cómo se nombran premieres (http://es.geocities.com/tdpcunmsm/p...), elaborado en base a los escritos del testimonio del ciudadano Ramiro Escobar (http://es.geocities.com/tdpcunmsm/r...) y de mi ponencia del 4-6-2006 titulada Sobre el equilibrio de poderes. Acerca del desarrollo de la democracia en el Perú, presentada en la IV Convención Nacional de Derecho Constitucional (CONADEC) (http://es.geocities.com/tdpcunmsm/e...) publicada también en la revista. Iuris Lexis. Revista de Estudios Constitucionales (Número 01. Año I /noviembre 2005; era edición, páginas 141-155)

Estimado señor Fernando de Taboada Rizo Patrón:

Empecemos punto por punto. Si tiene alguna prueba, mándela, si no es así, simplemente no le volveré a responder pues no deseo perder mi tiempo.

1. Usted escribe: “Cuando uno hace un estudio y lo publica, debe verificar sus fuentes y, de hacerlo, hay que aprender a interpretarlas”.

Respondo: ¿Debo interpretarlas como usted quiere? Una de mis investigaciones ya ha sido aceptada en un simposio de historia, y no por hacer la “interpretación” que usted desea. Me parece baja su intención de desacreditar el escrito, las fuentes están verificadas. La transcripción del libro de Barrón es copia fiel del original. Sobre los rostros de los conquistadores existen libros donde estos se encuentran. Usted lo sabe muy bien, así que no me sorprende su apreciación, ustedes siempre han hecho eso. El tono de su escrito no servirá de nada. Igual, muchos se han enterado y saben de las vivezas que su clan acostumbra usar para evitar la sabiduría de la verdad.

2. Usted dice: “Acuérdese que una verdad a medias, no es una verdad, sino una mentira y, peor aún, una que hace mas daño porque se apoya en algunos hechos verdaderos para justificar su mentira. Ciertamente, no voy a enumerar cada una de las proposiciones falsas de su investigacion sencillamente porque no me interesa”.

Contesto: Otra vez la bajeza, la investigación, usted dice, está mal ¿porqué? Responde que no le interesa decirlo. Ese truco es viejo. Lo usan los muchos para desacreditar la verdad. Víctor Andrés Belaunde dijo que la peruanidad nace de los cabildos de criollos, no de los de indios, ¿porque? Respondió que según la ciencia del positivismo era así, y que después explicaría eso. Nunca lo hizo. Usted incurre en la misma bajeza tan propia de sus “honorables”. Como verá el truco que utiliza es viejo, y ya no funciona. Ya nadie cree en la imponencia palabrera de los “honorables”.

3. Usted dice: “Más bien le voy a aclarar algunas cosas como el hecho de que los blancos no lo seamos en realidad, pues hay en nuestras sangres rastros de otras razas. Por ejemplo, lo que usted dice de las tapadas, es una sonsera. Estas no salían tapadas para tirarse a los gringos y mejorar su raza; mas bien a las que uted llama gringas, que eran las dueñas de las haciendas, salían a tirarse a los esclavos negros o a los indios que en ellas trabajaban y de allí la mezcla”.

Respondo: Gracias por la aclaración, lo cual dice que sus honorables ancestras eran unas enfermas que tiraban de todo y, después en esa misma época, vemos a los oligarcas, los de su extenso clan, criticando las costumbres libidinosas del pueblo, y así justificando su dominio sobre ellos, el pueblo irracional debe ser guiado por la aristocracia de la inteligencia. Hasta eso era una farsa y usted nos lo corrobora con su testimonio, tradiciones que la oligarquía guarda y no desea divulgar, sólo lo hacen cuando algo les molesta y pierden el control. Cuando Flora Tristán denunció las orgías que la oligarquía hacía en los balnearios, claro está con el dinero del Estado y del pueblo, a los oligarcas se les cayó el piso: ¿cómo hacer para seguir diferenciándose? Su tío García Calderón insultó a la señora, le dijo algo así como lengua viperina, esas cosas. Sobre su raza, claro que tienen de todo, pero muchos de ustedes son racistas, la cuestión consiste en despreciar la parte indoamericana, pero enfocándolo en otra persona, ¿no aprendió eso Toledo de ustedes despreciando su sangre india en su hija Zaraí?

4. Usted dice: “Pero, el fondo de todo esto es que usted, en vez de atacar el problema de la monarquía de la corrupción”.

Contesto: La corrupción se alimenta de la oligarquía, ¿quién tiene dinero para prodigar coimas, en grande? ¿no están los oligarcas, sus primos los Wiese, Brescia, etc., fichados por la comisión anticorrupción y de delitos financieros del Congreso acaso? El artículo del Times “El precio del oro” no habla de una coima que beneficia a la empresa del primo de los Belaunde y de usted, Benavides de la Quintana, cuyo sobrino es director del Interbank, ese banco patrocinado por García Belaunde en el escándalo Interbank. ¿No se llama acaso esto “red”? Los ancestros de García Belaunde según la investigación de Pilar Latassa http://www.fas.harvard.edu/ icop/pi... “convencieron” a los funcionarios para obtener corregimientos. Vicuña Mackena nos insinúa que esto se hacía con coimas (Los Lisperguer y la Quintrala) ¿De dónde más pudo haber salido el dinero multimillonario con que los Ribera (la familia del primer alcalde “honorable” de Lima) trataron de convencer al mismo rey para darles sus encomiendas en señorío con jurisdicción? Este tema se llamó la perpetuidad de las encomiendas. Usted lo sabe bien, esto fue producto del robo legalizado, el pago iba a hacerse con el propio dinero sacado a los quechua-aymaras, con eso se les iba a imponer el señorío de los mismos que les absorbían las fuerzas.

¿Como consiguió su ancestro el viejo Rizo Patron su encomienda de nuevo tipo en la Imperial? ¿No fue acaso una gracia de Leguía, que acostumbraba coimear para todo, ese mismo Leguía con quien después su clan, los Rizo Patrón entroncaron heredando su dinero mal habido? ¡Devuelvan la plata, si es que no la han vuelto a derrochar en lujos con qué ningunear al pueblo de donde se originó esa riqueza!

¡Claro los historiadores –provenientes de estos mismos clanes- dicen lo mismo de siempre “murió pobre por el Perú”! ¡A otro con ese cuento! ¿Quiere que siga?, conozco más. Sé que la oligarquía, sus parientes, siempre han vivido conchudamente del pueblo peruano, para después invocar la “paz”, el “fin del odio entre peruanos”. ¿Cómo llamaríamos a esa clase de gente? Dejo a los lectores el asco de la respuesta.

5. Usted dice: sencillamanete está alimentando una lucha de clases y un odio en contra de muchos que no tienen la culpa. Hay que fomentar unión, no odios. Hay que solucionar problemas, no crearlos por razones de resentimientos”.

Respondo: Para ustedes unión es un pueblo callado otros 500 años, mientras sus clanes siguen depredando el país. Aquí no se están creando problemas, se está explicando lo que en verdad sucedió para que no vuelva a ocurrir ¿No se trata de eso?

Pero usted calla, el clan tiene muchos espacios, siempre habrá una oportunidad de usar alguno, es por eso que no dice nada, y se pone como el adalid en la especie de desacreditar la investigación. No habrá unión mientras sus parientes sigan disgregando al pueblo, en sus versiones modernas de educación colonial, fomentando la lucha sangrienta entre partidos, el acaparamiento de la riqueza en un 2% que lleva la quinta parte de todo, un 48% que pugna entre sí para alcanzar alguna tajada de eso, como aduladores del 2%, y un 50% restante que se alquila para engullir las migajas que sobran. ¡Esto alimenta el odio! ¡Lo nuestro es que sólo la verdad, la verdad nos hace libres! ¡Su silencio malsano, esclavos!

No se podrán solucionar los problemas del Perú mientras los recursos sigan acaparándose en su clan. Para usted, unión y paz, es la gente sirviéndole ¡y usted disfrutando de eso! Aquí no hay resentimiento, solo explicamos las cosas, y creo haberle dado buenas razones, si no las escucha, el asunto es comprensible ¡no son sus intereses! Así que sus calificativos para desacreditar tampoco funcionan, ese truco también es viejo y ¡ya no sirve!

6. Usted dice: “Me ayudaría mucho si usted estudiara mi genealogía. A mí me interesa solo para saber de mis orígenes y no para aumentar odios ni empavonarme. Si no me cree, le diré que al estudiarla, me he encontrado con cosas tan malas como las tan buenas.

Contesto: ¡No me interesa su genealogía! Sería hurgar demasiado en el punto 3 de este escrito. Estoy ocupado en cosas más importantes, si tiene cosas buenas y malas como dice, ¡bien por usted, lo felicito! pero aquí no nos interesa, su clan no nos es tan importante, aunque claro, usted dirá lo contrario, es su clan.

*Abogado. Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de San Marcos. Premio de I Concurso de Investigación Jurídica de la Convención Nacional de Derecho Constitucional (CONADEC 2003). Primer lugar del Premio de Investigación VII Taller "La Investigación Jurídica: un reto para la Universidad moderna". Facultad de Derecho y Ciencia Política UNMSM en categoría tesistas (2004). Miembro de la nómina de colaboradores de la REVISTA CRITICA DE CIENCIAS SOCIALES Y JURÍDICAS “Nómadas” de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología - Universidad Complutense de Madrid (UCM). Investigador del Instituto Peruano de Derecho Internacional y Derechos Humanos (IPDHI). Miembro Honorario del Taller de Derecho Procesal Constitucional de la Facultad de Derecho (TDPC-UNMSM) ……………………………………………………..