JPEG - 20 KB
Río Chollay, a pocos kilómetros del portón de hierro de la mina de Barrick Gold.

"Desde niños aprendimos que vivíamos en la frontera, en la trinchera que impide el avance del desierto", dice Carlos Alvarez, mientras inspecciona sus viñedos cerca de Los Porotos, algunos kilómetros al este de Vallenar. "Durante las vacaciones de invierno vinieron mis nietos de Santiago y del norte. Ellos pusieron el cartel en la alambrada que delimita mi propiedad: ’No a Pascua Lama’. Volverán con más amigos. Es increíble cómo la lucha por la preservación de nuestro valle ha movilizado a los jóvenes".

El impacto provocado por este proyecto depredador en Estados Unidos y Europa se ha difundido en nuestro país, obligando a las autoridades -en plena campaña presidencial- a fingir preocupación por el tema. Los candidatos Piñera y Lavín apoyan el atentado que pretende consumarse; Michelle Bachelet hace mutis. Sólo Tomás Hirsch ha condenado el proyecto. "Es indudable que en Francia, Inglaterra o Estados Unidos, un proyecto como Pascua Lama es imposible de realizar. Saben que minería y agricultura no son compatibles", dice Mauricio Ríos, del Consejo de Defensa del Valle.

Acusa a la Concertación

Uno de los primeros en alertar sobre la amenaza que se cierne sobre el valle del Huasco fue Jorge Pino, concejal PPD de Vallenar, profesor de historia, ex dirigente del magisterio. Condenado a muerte en rebeldía por los golpistas en 1973, debió atravesar la cordillera -"la conozco desde niño"- agrega. Expulsado de Argentina, vivió exiliado en Rumania, Bulgaria y la URSS. "Cuando volví me afilié al PPD, porque me pareció que el PS había iniciado un irreversible proceso de derechización", explica. "Desde entonces he sido elegido sin necesidad de la millonaria máquina electoral de la Concertación". Desde 1992 se ha abocado al estudio de la falta de tributación de las grandes compañías mineras. "El gran responsable fue Pinochet, cuyo decreto ley Nº 600, de 1974, permitió a las multinacionales tragarse cuantiosos beneficios sin pagar impuestos. Pero debo señalar que también son responsables los complacientes gobiernos de la Concertación. No sólo no han hecho nada por revertir esta situación, sino que han legalizado el saqueo con el TLC con Estados Unidos, que obliga a Chile a cumplir disposiciones leoninas que significan un daño irreparable para el país e hipotecan un desarrollo sustentable para nuestra región".

Jorge Pino afirma que junto a Luis Faura, concejal DC de Alto del Carmen, se oponen al atentado que prepara la Barrick Gold con su proyecto Pascua Lama. Se han sumado los agricultores, los regantes del valle, comunidades cristianas y los párrocos de Alto del Carmen, El Tránsito y San Félix. "Nos oponemos porque como el oro está debajo de los glaciares (Toro 1, Toro 2 y Esperanza) -que dan origen a varios cauces: Estrecho, Chollay, El Toro, Tres Quebradas, afluentes de los ríos El Tránsito y del Carmen, que se unen en Alto del Carmen formando el Huasco-, la Barrick se propone desplazarlos. Gonzalo Barraza y Pablo Weinstein, geólogos e ingenieros de la UC, hicieron un estudio descubriendo que la Barrick había ’olvidado’ señalar la existencia de otros glaciares rocosos, concluyendo que ’cercenar un glaciar constituye un daño irreparable que tendrá consecuencias en el ecosistema’".

Envenenando el agua

Científicos europeos afirman que las tronaduras con explosivos y el traslado de toneladas de hielo para ser reubicadas en el glaciar Guanaco, alterarán el ecosistema. En segundo lugar, la cantidad de agua utilizada en el proceso de lixiviación o lavado del mineral será de 42 litros por segundo, lo que creará un problema a los agricultores del valle. La Barrick se llevará el oro por un túnel de 2,7 kilómetros hacia Argentina, a Veladero, provincia de San Juan, donde procesarán el mineral. Pero el tajo abierto de 400 hectáreas quedará en territorio chileno. El mineral será transportado durante veinte años. Se enviará a un chancador primario en territorio chileno y luego se le someterá a un chancado secundario, molienda y lavado. Del mineral refractario se obtendrá concentrado de cobre y al resto, se le aplicará un proceso de lixiviación con cianuro de sodio, zinc y plomo para obtener doré (oro+plata).

"En Chile -dice Jorge Pino- quedará un cerro de 700 metros de material estéril al lado de los glaciares, en el lugar donde nacen los ríos. Es decir, toneladas de material contaminado que con el agua y la nieve llegará a las napas subterráneas. Envenenarán el valle, sus frutas, uvas, paltas, sus primores, ¡nos envenarán la vida! Este es un combate por la vida contra el poder corruptor del oro", machaca el concejal Pino.

Oro y plata

Barrick extraerá 615.000 onzas de oro y 18,2 millones de onzas de plata (1 onza = 33 gramos) en el curso de veinte años. La onza de oro se cotiza a 390 dólares, de modo que la empresa se podrá embolsará miles de millones de dólares. La inversión prevista en Veladero ascenderá a 450 millones de dólares y en Pascua Lama a 1.450 millones. El apetito del gigante depredador, que ya ha cometido otros latrocinios en Perú, Tanzania y Nueva Guinea, parece insaciable.

Para la explotación del oro, se utilizarán millones de toneladas de productos químicos y explosivos. Camiones de más de 30 toneladas circularán por la ruta que bordea el río del Carmen y el embalse Santa Juana. Si se desbarrancara un camión, significaría la contaminación de las aguas que riegan el valle.

Sobre la responsabilidad de las autoridades chilenas en el atentado que se prepara, el concejal Pino dice: "Están comprometidas. ¿De dónde si no han salido las platas para las campañas electorales de la Concertación? Sé que hubo una oscura transacción antes de 1989 entre las compañías mineras y gente de la Concertación. El presidente ejecutivo del Consejo Minero es Eduardo Loyola, un ’sociolisto’ que conozco muy bien. Ahora trabaja con los dueños de 46 empresas mineras competidoras de Codelco. Michelle Bachelet aún no se ha pronunciado sobre Pascua Lama".

Redes corruptas

El presidente de los pirquineros de la región, Ibar Espinoza, agrega: "La capacidad corruptora de Barrick es tan grande que mis propios hijos, junto a decenas de militantes de la JS, están contratados en Copiapó por la Barrick para hacer activismo por el proyecto Pascua Lama".

Barrick ha instalado redes para comprar conciencias. Los alcaldes de Vallenar y Alto del Carmen -Juan Santana y Carmen Bou- y Henry Martínez por la Barrick, otorgan diplomas a los asistentes a cursos de "competencia laboral", en los que se explican los "beneficios" que aportará la instalación de la compañía minera. En un documento emitido por Barrick, se expresa que la empresa debe volcar su propaganda hacia el sector "neutral" de la población, es decir, aquellos que aún no se han pronunciado sobre Pascua Lama.

Serpenteando por el estrecho camino que bordea el río El Tránsito, llegamos a Conay y luego a Chollay. A 6 kilómetros de este villorrio, por el camino fiscal -teóricamente transitable por cualquier chileno- una barrera impide seguir. Estamos a unos 30 kilómetros de Pascua Lama. Un cartel dice: "Propiedad privada. Nevada (Barrick). Minería responsable" (¡sic!).

Luis Faura, concejal DC de Alto del Carmen, nos recibe en su casa. Su madre nos ofrece pan candeal que ha quedado de una "mateada". Está anocheciendo y la temperatura es de 27 grados. El torrente del Chollay ruge entre las montañas. "Yo soy católico y como tal me he sentido profundamente afectado por este proyecto, que atenta contra la moral y la ética cristiana", dice Faura. Lo mismo han expresado los párrocos de El Tránsito y Alto del Carmen, las comunidades cristianas y estudiantes de la Academia de Humanismo Cristiano que realizan actividades de solidaridad. Faura nos habla de la Pastoral Salvaguardia de la Creación, emitida por la comunidad cristiana de Alto del Carmen.

La mano DC

William Santander nos recibe en su peluquería de Vallenar. Es presidente de la Comunidad de Huascoaltinos, descendientes de los diaguitas. Sentado en su sillón de peluquero, narra cómo miles de hectáreas fueron usurpadas a la comunidad. "El conquistador español creó reducciones y arrinconó a nuestros antepasados en la precordillera. Tuvimos que pagar tributo con mano de obra y luego con productos. Existen documentos -censos y mapas topográficos- que reconocen nuestra propiedad ancestral. Luego, algunos documentos de 1903 nos reconocen una zona de varios miles de hectáreas en los valles y precordillera. Pero gracias al poder corruptor del dinero, los descendientes de los diaguitas fueron despojados de 50 mil hectáreas".

La comunidad vivía gracias a una agricultura tradicional: chacarería, maíz, porotos, ají y frutas -paltas, duraznos, naranjas-. Después de 1973, los miembros de la comunidad fueron perseguidos y algunos dirigentes reaparecieron en 1985, pagaron contribuciones atrasadas e impidieron que se rematara lo que quedaba de las tierras, donde vivían 260 familias. Pero otros vendieron títulos o aceptaron que gente de afuera pasara a formar parte de la comunidad. Una zona que fue usurpada a la comunidad se encuentra en la cordillera, colindante con la empresa minera. También llegaron empresas exportadoras de frutas que se apoderaron de tierras de muy buena calidad. Esta usurpación pudo efectuarse gracias al apoyo de políticos y personas de gran poder económico.

Los huascoaltinos emprendieron una acción legal por usurpación contra Agrícola Pintay. "En esta empresa tienen intereses las familias Zaldívar, Larraín, Achurra, Vial y Mulet. Hay una simbiosis entre poder político y económico", dice Santander. La conexión con Barrick ocurrió cuando las 10 hectáreas de la sucesión Franco -un español que obtuvo dichas hectáreas de los huascoaltinos con derecho a cordillera-, se transformaron por arte de magia en 50.000 hectáreas. "Hubo una manipulación de títulos de dominio hecha por el hoy diputado por Vallenar Jaime Mulet, secretario general de la DC y primo hermano de miembros de la sucesión Franco. Una vez usurpadas las tierras, esperaron dos años como estipula la ley y las vendieron a la Barrick. ¿Cómo una empresa como la Barrick no hizo un estudio de los títulos de dominio y pudo ignorar esta usurpación? Tenía conocimiento pero hizo la vista gorda puesto que quería acceder a los yacimientos de oro", dice William Santander. En un derruido muro de una calle de Vallenar, cerca de la peluquería de William, se puede leer en un rayado: "Bachelet, presidente - Mulet, diputado". Al lado, con la misma pintura, "Pascua Lama: más fuentes de trabajo".

Oponiéndose a la Barrick

El 30 de julio pasado, la Junta de Vigilancia del Huasco -formada por agricultores y regantes del Valle- firmó un protocolo con Barrick. Uno solo de los agricultores, el que posee mayor cantidad de acciones de agua -Mauricio Perelló- se negó a firmar. Lo consideró lesivo para los intereses de los agricultores. Perelló, quien estaba por firmar un contrato de exportación de frutas a España, fue informado por su cliente que "el mercado español es muy sensible a los problemas de contaminación. Cuando tengamos certeza que no se instale Pascua Lama, estaremos dispuestos a comprar su fruta".

Cristián Sánchez, propietario de un restaurante en San Félix, declara categórico: "Pascua Lama destruirá la incipiente actividad turística". También se manifiestan contra Pascua Lama los propietarios de olivares de Freirina, desconociendo el protocolo firmado por la Junta: "Utilizamos agua del río Huasco y si se instala Pascua Lama, las aceitunas serán afectadas".

Cristinaos en la lucha

Algunos agricultores afirman que la única manera de detener este proyecto es ejercer una fuerte presión en un punto sensible: el mercado internacional de los primores, uva, paltas y frutas de exportación. "Si se sabe que existe posibilidad de contaminación, dejarían de comprar", sostienen.

¿Por qué, entonces, algunos agricultores han aceptado la promesa de 60 millones de dólares durante veinte años hecha por la Barrick? "Luego que se mencionó dicha suma, cuya utilización no será pública, algunos que se habían opuesto al proyecto Pascua Lama, lo firmaron", dice con una sonrisa elocuente uno de los que no firmaron.

Al volver a Alto del Carmen saludo al sacerdote Enrique, quien acaba de regresar de España. Con mis hijos observamos el mural pintado por Víctor Pacha en la torre del campanario. Al otro lado de la plaza, frente al restaurante "Jorgito", Barrick Gold ha instalado una oficina de información y contratación. El campanario de la iglesia se recorta sobre el azul del cielo, "el más puro del mundo" como dicen con orgullo los habitantes del valle. Asistimos a la procesión del 15 de agosto en El Tránsito. Unos "diablos" con disfraces amarillos llevan en andas a la Virgen. Cerca de la plaza me encuentro con el concejal Faura. En sus ojos veo la determinación de aquellos que se niegan a aceptar la muerte programada del valle del Huasco. Pienso en el llamado de la Pastoral dirigido a los habitantes del valle: "No permitamos que sigan haciendo gemir de dolor a la Creación y a la Humanidad, las dos obras de Dios. No dejemos que la Creación muera. Cuidémosla, respetémosla y salvémosla"