JPEG - 11.5 KB
Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Por el Bien de Todos, saluda a las personas que acudieron a brindarle apoyo en su casa de campaña
Foto Carlos Ramos Mamahua

Andrés Manuel López Obrador (conocido bajo el acrónimo de AMLO) anunció ayer que impugnará el resultado de los comicios del 2 de julio ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), por «la falta de transparencia» del proceso, las dudas sobre la actuación del árbitro de la contienda y por la negativa a abrir los paquetes electorales. Asimismo, llamó a la ciudadanía a movilizarse en defensa del voto.

"Vamos a seguir actuando, como siempre, con responsabilidad, pero no vamos a cruzarnos de brazos", advirtió.

El candidato presidencial citó a sus simpatizantes a una asamblea para el sábado en el Zócalo de la ciudad de México, donde presentará un informe detallado de cómo operó el fraude en su contra la estructura del gobierno foxista y el PAN. Fue, sostuvo, una elección de Estado para favorecer con todo el aparato y los recursos del gobierno al "candidato de la derecha".

Ante unos 500 periodistas nacionales y corresponsales extranjeros, sostuvo que no ve a Felipe Calderón en la Presidencia: "Vamos a demostrar que no ganó".

- ¿Algún mensaje para Calderón?

- Que le debería dar vergüenza estarse proclamando triunfador. No se puede aspirar al cargo de Presidente de la República sin autoridad moral.

No hubo voluntad democrática

Interrogado sobre la posibilidad de un escenario similar al fraude de 1988. López Obrador señaló que tiene certeza de que "no hubo voluntad democrática, ni del gobierno ni del candidato de la derecha, y hay muchas dudas sobre la actuación del Instituto Federal Electoral (IFE)".

Hay "muchísimas" pruebas de que las autoridades del instituto no actuaron con rectitud. Una, "la manera como cargaron y echaron a andar desde el domingo el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) para dar la sensación de que el ganador era el candidato de la derecha. Es evidente que hubo manipulación y administración del programa", y otra, "el manejo que dieron a las casillas que fueron consideradas pero no contabilizadas en el PREP y que, pese a lo que aseguran, a nadie enteraron de ello. Debieron haber informado que faltaban los resultados de 13 mil casillas, pero no lo hicieron, y eso fue sólo el día de la jornada electoral".

Precisamente por la actitud de los funcionarios del IFE, quienes "no actuaron con responsabilidad" y no atendieron el llamado a que no se diera un albazo y se revisara a fondo las actas, es que impugnará la elección ante el TEPJF, explicó.

Los funcionarios del instituto "hicieron todo lo opuesto a lo que les pedimos, y en 24 horas, con prisa inusual, quemaron el plazo legal, que vencía el domingo, y resolvieron en torno a una elección que numéricamente está sin decisión, donde no hay ventaja para nadie".

Consciente de la expectación por conocer su postura, después de una noche de espera, López Obrador afirmó que en 24 horas el IFE echó a andar un operativo para acelerar todo y resolver un cómputo que requería tiempo, para dar certidumbre y transparencia al proceso y por el bien del país y la República.

"No sé en qué parte del mundo, en una elección tan competida, en pocas horas se resuelve el cómputo y se pasa al tribunal para la calificación. Esa es una cuestión inédita". Destacó que no hubo disposición ni voluntad de los consejeros del IFE para abrir los paquetes y contar los sufragios. "Por eso acudiremos al tribunal electoral con la misma demanda, que se cuenten los votos".

Entre flashazos de cámaras fotográficas y luces de la televisión, dijo que no acepta los resultados que en ese momento terminaban de computarse en el IFE. "No los aceptamos porque hay muchas irregularidades. No sólo por lo que ocurrió ayer, sino por las muchas inconsistencias e irregularidades, por decirlo de manera suave, que se dieron durante el proceso. Entonces presentaremos el recurso ante el tribunal, en el término que establece la ley, que es de cuatro días".

Asentó que tiene todos los elementos de prueba sobre la poca trasparencia del proceso, la falta de independencia del IFE y, de manera específica, la negativa a abrir lo paquetes electorales.

- ¿Quién está detrás de todo esto?

- Eso lo vamos a ir demostrando. De acuerdo con la Constitución de la República se tiene que garantizar, en un proceso electoral, la certeza, la independencia, desde luego la legalidad, y estos principios no han sido respetados.

Mientras en la avenida San Luis Potosí se congregaban ciudadanos en respaldo del candidato y coreaban consignas en contra del fraude, López Obrador aprovechó una pregunta sobre la posibilidad de llamar a la gente a salir a la calle:

"Quiero pedirles que nos ayuden a transmitir un mensaje a los simpatizantes, a quienes nos están apoyando, a quienes nos han dado su confianza. Los invito a una asamblea informativa que vamos a llevar a cabo el sábado (8 de julio) a las cinco de la tarde, en el Zócalo de la ciudad de México". Precisó que presentará un informe detallado de lo que sucedió el domingo 2 de julio y los días siguientes hasta el conteo final. "Vamos a dar a la gente todos los elementos para que haya esta comunicación directa".

- ¿Qué hacer para que esta convocatoria no genere un estallido social?

- Es muy importante decir que tanto esta asamblea en el Zócalo, como todos nuestros actos, van a estar marcados por la responsabilidad. Es decir, siempre vamos a actuar de manera responsable, pero al mismo tiempo tenemos que defender la voluntad de los ciudadanos.

Recordó que fueron el PAN y los grupos de poder quienes polarizaron a la sociedad. Fue "la derecha la que promovió el lema de que soy un peligro para México y toda la guerra sucia".

- ¿Se considera ganador de la contienda?

- Yo diría que nadie se puede proclamar triunfador. Ayer estuve viendo la televisión, (y) la verdad (es) que saben muy bien ellos que no hay nada que festejar, muy forzado todo, no hay alegría, no hay certidumbre, porque ellos saben muy bien lo que hicieron. Nosotros sí triunfamos y eso es lo que queremos demostrar en el tribunal.

- ¿Qué se vio en la televisión?

- Un montaje. Nada más que el pueblo de México está muy despierto, es mayor de edad.

Al preguntarle sobre la nueva embestida de los medios electrónicos y algunos impresos que se sumaron a la consigna de cuestionarlo por no aceptar el resultado del conteo de actas, López Obrador advirtió que la campaña mediática no les va a funcionar, porque es un asunto muy serio. "¡Esto no se resuelve diciendo que ya ganó (Calderón) y hacerle la apología y hacerle caravana! No es así, ni tampoco con el desprestigio hacia nosotros. Vamos a seguir actuando como siempre, con responsabilidad, pero no vamos a cruzarnos de brazos".

- ¿Que le pide a los medios?

- Objetividad. Yo les diría a ustedes que los medios se han comportado siempre con objetividad. Hay cosas que no nos gustan, pero precisamente por eso hay libertad de expresión. Sin embargo, la mayor parte de los medios está actuando de manera objetiva.

En riesgo, la estabilidad política

Comentó que le preocupa "la irresponsabilidad" con que están actuando sus adversarios, el gobierno federal, los funcionarios del IFE, el candidato de la derecha, porque está de por medio la estabilidad política, la salud pública. "Independientemente del fondo, no era el modo. Están actuando de manera irresponsable. Lo de ayer, por ejemplo, fue un espectáculo para montar la difusión de los resultados".

Ante la comunidad internacional, consideró, la imagen de México, después del 2 de julio, es que "no hemos avanzando lo suficiente en nuestro desarrollo político, que tenemos todavía que enfrentar muchos obstáculos para hacer valer la democracia en México, que sigue funcionando el aparato de Estado en los procesos electorales, que es evidente que se utiliza al Estado para favorecer al candidato de la derecha".

- ¿Ve a Felipe Calderón en la Presidencia?

- No. No creo, porque vamos a demostrar que no ganó.

Después vivió un momento emotivo. Se asomó al balcón de la casona de las calles de San Luis Potosí y Córdoba, donde opera su casa de campaña, para saludar a cientos de personas que le manifestaban su apoyo desde temprano.

"Ya estuvieron aquí toda la noche. Les agradezco de todo corazón, pero nos vemos el sábado en el Zócalo", les dijo. La respuesta fue un coro que repetía su nombre, seguido de la frase "¡No estás solo, no estás solo!"

Concluida la conferencia de prensa, López Obrador recibió a los gobernadores de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel, y de Zacatecas, Amalia García. Después sostuvo una reunión con Arturo Núñez, Ricardo Monreal y Manuel Camacho para preparar el recurso de impugnación que presentarán en el TEPJF. Por la noche sostuvo otro encuentro con su equipo de campaña.

Fuente
La Jornada (México)