Nos encontramos en el tramo final de que pueda ser aprobado en Estados Unidos el Tratado de Libre Comercio con el Perú. El Presidente Toledo ha realizado su último esfuerzo en un periplo para lograr convencer a las fuerzas opuestas en el Partido Demócrata del país del Norte de las bondades y conveniencia de éste TLC. Ha regresado optimista y convencido que incluso el Senado y la Cámara de Representantes lo ratificaran antes del próximo 28. Todo ello está muy bien y ojalá así suceda pues este acuerdo puede motivarnos a llevar adelante una política más provechosa en términos de nuestro intercambio comercial con dicho país. Ahora bien las cosas no quedan ahí. Hay que implementar una serie de aspectos para lograr el éxito y una de ellas es poner en marcha las medidas necesarias para hacer eficaz este esfuerzo.

El Perú no solo debe tener un TLC con los Estados Unidos, debemos, por el contrario buscar el ampliar estas posibilidades con otros mercados, tal como es el de la Unión Europea y especialmente con La República Popular de China. Si se logra tratados de esta naturaleza con esos dos grandes mercados definitivamente estaremos dando el salto necesario para realmente iniciar un despegue económico y sobre todo generar las condiciones para obtener un crecimiento sostenido entre el 8 al 10% que nos asegure el bienestar para todos los peruanos. El Presidente electo, doctor Alan García, ha cumplido con realizar una visita a todos los países con los cuales somos fronterizos, excepto Bolivia, y con los cuales ha establecido la seguridad de que continuaremos por un camino integrador y sin recelos. De estas visitas tenemos una nueva realidad que afrontar y es la del planteamiento hecho por García que los países que conformamos la Costa del Pacífico en las Américas debemos tener un Tratado de Libre Comercio entre nosotros que facilite todas las formas de intercambio entre nuestras naciones y que sobre todo nos otorgue una mayor capacidad de negociación con los grandes mercados mundiales como son los de la Unión Europea y China.

Ahora bien, mientras se establecen las negociaciones pertinentes, el Perú tiene que comenzar a utilizar los que ya tiene suscrito y en ese sentido nos referimos al Tratado de libre Comercio ya firmado con el Reino de Tailandia. Este país, por si sólo es un mercado de 80 millones de habitantes, con capacidad adquisitiva, pero sobre todo con una industria altamente competitiva. Adicionalmente a ello es una puerta a todo el Sudeste Asiático, mercado de más de 400 millones de habitantes y en el cual nuestra presencia es casi irrisoria. ¡Pongámonos a trabajar!