JPEG - 10.9 KB

El Movimiento de Países No Alineados (NOAL) condenó la agresión israelí contra El Líbano y la Franja de Gaza, causante de un elevado saldo de muertes civiles y daños materiales.

Syed Hamid Albar, Ministro de Relaciones Exteriores de Malasia, actual presidente de NOAL, advirtió que «el excesivo e indiscriminado uso de la fuerza por Israel ha causado demasiadas pérdidas de vida humana, heridos graves y grandes daños a la propiedad», informó Prensa Latina.

«NOAL condena el desproporcionado empleo de la fuerza por Israel en Gaza y El Líbano, así como el arresto de ministros palestinos, de miembros del Consejo Legislativo de la Autoridad Palestina y de otros funcionarios», enfatizó el canciller en un comunicado.
La declaración fue difundida hoy por la agencia malaya de noticias, Bernama.

Syed Hamid acentuó que el movimiento integrado por 116 países «rechaza firmemente la política israelí de castigo colectivo contra los pueblos libanés y palestino». «Las brutales acciones militares de Israel en Gaza y Beirut, incluido el bombardeo contra instituciones gubernamentales, no solo han entorpecido los esfuerzos de paz en el Medio Oriente, sino reflejan su falta de compromiso y voluntad en la búsqueda de la paz», subrayó el canciller.

Por otro lado, la comisaria de Derechos Humanos de la ONU, Louise Arbour, expresó que la escalada militar y las muertes en El Líbano, Israel y los territorios palestinos ocupados suponen un crimen de guerra.

El bombardeo indiscriminado de ciudades y de zonas donde inevitablemente sufren los civiles es inaceptable, y los responsables podrían tener responsabilidades penales, indicó.

Mantiene ofensiva militar de Israel en la franja de Gaza y desata guerra psicológica contra palestinos

Por su parte, PL reporta que a la devastadora ofensiva militar en la Franja de Gaza Israel sumó la guerra sicológica contra los palestinos, al lanzar octavillas que advierten con represalias a quienes protejan a miembros de la resistencia y guarden armas.

Los papeles fueron arrojados sobre las localidades de Beit Lahia y Beit Hanún, al norte de Gaza, un día después que el ejército israelí lanzó una operación aérea y terrestre sobre el centro de la Franja que ocasionó la muerte de nueve personas.

Los ataques dejaron dos adolescentes fallecidos, alcanzados por disparos de francotiradores, y varios heridos.
En las últimas 24 horas las tropas de Tel Aviv asesinaron a casi una veintena de palestinos, 12 de ellos en Al Maghazi y seis en la ciudad Cisjordana de Naplusa, con lo cual suman más de 130 los muertos desde el comienzo de la agresión, dijeron fuentes coincidentes.

También tanques israelíes penetraron un kilómetro por el sur, cerca del paso fronterizo de Rafah, y aviones lanzaron misiles sobre un supuesto escondite de armas.
La ya deteriorada situación humanitaria se agudizó todavía más con la decisión del ministro de Defensa israelí, Amir Peretz, de cerrar de manera total Cisjordania al impedir el paso hacia Israel de los palestinos que laboran en ese territorio.

Organizaciones humanitarias denunciaron las caóticas condiciones en que malviven casi un millón de palestinos, ante la carencia de alimentos, medicamentos y de servicios indispensables como los de agua y electricidad. Un comunicado del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) denunció que la intención de Israel es causar el mayor número de víctimas entre el pueblo, pero está llamada al fracaso porque «sólo nos harán más fuertes».

Continúa bombardeo israelí al Líbano. destruye la resistencia dos tanques agresores

Beirut, 20 jul –La fuerza aérea israelí atacó hoy varios puntos de la capital libanesa y tropas terrestres enfrentaron la resistencia de Hizbolá en la frontera sur, donde se incrementó el deterioro humanitario de más de 15 mil personas.

Uno de los bombardeos más destructivos fue contra un supuesto bunker de los guerrilleros islámicos, en el que según fuentes militares israelíes estaban escondidos los principales dirigentes de la organización chiíta, incluido su líder Hassan Masrallah.

Sobre el refugio, ubicado en el barrio capitalino de Bourj Barajneh, cayeron 23 toneladas de bombas en tres horas, pero no se informó de muertos ni heridos. Sin embargo, horas después la televisión libanesa Al Manar desmintió la versión de Israel y aseguró que el lugar destruido era una mezquita en construcción.

Ninguno de nuestros líderes murió ni ha sido herido en el ataque, refutó la televisora. Los guerrilleros islámicos quieren «una guerra prolongada de desgaste», dijo el general Dan Halutz, jefe de las fuerzas armadas de Israel.

El asalto terrestre por la frontera se produjo cerca de la zona donde la víspera perecieron dos soldados israelíes, en tanto hoy tres militares resultaron heridos y al menos dos tanques fueron destruidos por cohetes de la resistencia libanesa.

La infantería y blindados penetraron kilómetro y medio dentro de territorio del país árabe, según fuentes militares En su ofensiva de ocho días, Tel Aviv atacó hoy otra vez los suburbios de esta capital y aldeas de la parte meridional para debilitar posiciones de Hizbolá.

Fuentes del ejército israelí admitieron que la resistencia libanesa no da síntomas de debilidad, lo cual haría suponer que la agresión durara más de lo planificado.
En la región de Blida y Rameish la aviación israelí no respetó viviendas ni instituciones religiosas y los heridos ni enfermos pueden recibir asistencia porque las tropas israelíes lo impiden, dijo.

Desde el inicio de la agresión más de 300 personas murieron, más de mil sufrieron heridas y casi un millón han sido desplazadas.

En tanto, unidades especiales de la Infantería de Marina de Estados Unidos desembarcaron hoy en el Líbano con la intención de socorrer a los ciudadanos de ese país que están siendo evacuados.

Fuente: Granma Internacional 20 julio 2006.