Red Voltaire
Chile entregó armas a Ecuador

Perú tiene razón

Finalmente, se supo la verdad. Chile entregó armas a Ecuador en plena guerra con Perú a comienzos de 1995, a pesar de ser garante de la paz entre los dos países de acuerdo al Protocolo de Río de Janeiro de 1942. La llamada ³guerra del Cóndor² en la frontera peruana-ecuatoriana, duró 22 días y causó 66 víctimas fatales. ¿Cuántos peruanos murieron por proyectiles y granadas que Chile entregó a Ecuador en pleno conflicto?

| Santiago (Chile)
+

Luego de negativas enfáticas -incluso agresivas- que se mantuvieron por semanas, el gobierno reconoció los hechos, aunque lo hizo de manera oblicua y sin aclarar el detalle de lo sucedido.

Una carta -publicada el pasado 6 de mayo- del entonces canciller subrogante
- que reemplazaba a Insulza en ese cargo-, y actual embajador en Londres, Mariano Fernández, se encargó de dar explicaciones oficiosas. Desde luego, Fernández no procedió por propia iniciativa. Pero lo suyo fue una confesión tardía y parcial del grave error cometido por Chile en 1995.

Fernández hizo un relato cronológico: el 12 de septiembre de 1994 se aprobó ³una exportación de municiones a Ecuador². Pasó el tiempo y por razones que Fernández desconoce, Ecuador no retiró el material bélico. En los días en que ³se iniciaba el conflicto² (a fines de enero de 1995), Ecuador retiró el material de guerra que le fue entregado sin problemas, aunque esto violaba la normativa internacional que prohíbe vender armas a países en conflictos.

La información divulgada en Perú -que en Chile se entrega con cuentagotas- indica que no sólo se trató de municiones, como admite la versión del gobierno chileno. El material vendido por las Fábricas y Maestranzas del Ejército (Famae) -que entonces dependía del comandante en jefe del ejército, Augusto Pinochet-, incluía cerca de 20 millones de proyectiles calibres 9 y .50 milímetros. Pero además misiles aire-tierra, granadas incendiarias y granadas de 90 milímetros para tanques, 30 mil minas antipersonales Claymore, municiones para morteros y más de 50 mil granadas. Estos pertrechos fueron recogidos en varios vuelos de aviones C-130 de la Fuerza Aérea ecuatoriana. Una primera partida salió el 1º de febrero en dos vuelos que hicieron una escala técnica en Río Branco, Brasil. Luego hubo otros tres vuelos a Ecuador, aunque la hoja de ruta de los aviones señalaba que el destino final era el Oriente Medio. El mismo 1º de febrero de 1995, el servicio de inteligencia peruano detectó el embarque de armas a Ecuador y ordenó al agregado militar en Santiago, coronel Carlos Portillo, que reclamara a las autoridades chilenas. Esto motivó que al día siguiente el canciller chileno subrogante visitara al embajador de Perú, Alfonso Riveros, para reconocer lo que ahora Fernández califica de ³desgraciada coincidencia². Le expresó al embajador peruano que Chile no había ³tenido alternativa² ya que la venta se ³había perfeccionado con antelación² y el Estado chileno ³mantenía un rigor severo en materia de cumplimiento de contratos². Al día siguiente, el embajador Riveros informó a Fernández que el gobierno peruano y el presidente Fujimori ³habían sido informados y que la decisión era dejar las cosas como estaban y que no habría declaración alguna por parte de Perú².

Esa es la verdad oficial, aceptada por Perú a través de Fujimori que en estos días reconoció los hechos, aclarando que había decidido no denunciar la situación por razones de conveniencia nacional al estar en pleno desarrollo el conflicto con Ecuador.

Por lo tanto, el hecho escueto es que Chile entregó armamento a Ecuador en medio de una guerra con Perú. Nuestro país tenía -y tiene- la obligación de contribuir a la paz entre los entonces Estados beligerantes, como garante del Protocolo de Río junto a Argentina, Brasil y Estados Unidos.

Hasta la declaración de Mariano Fernández, la posición chilena, explicitada por el ministro de Defensa, Jaime Ravinet, era que las municiones se habían entregado antes de la guerra. Esa versión era falsa. Y correspondería asumir pública y explícitamente ese hecho.

Oficiosamente, sin embargo, se sostiene que la disputa corresponde a razones de política interna de Perú, principalmente al deterioro de la posición del presidente Alejandro Toledo, ya que las autoridades peruanas ³sabían² desde 1995 lo que efectivamente había sucedido. Sin embargo, el hecho de que Perú supiera no invalida la mentira en que incurrió el gobierno chileno.

Por otra parte, si todo era normal (dado que Perú ³sabía²), ¿por qué el gobierno de Chile no reconoció el hecho desde el primer momento y prefirió el camino de la negativa y la mentira? No debe olvidarse, además, que no fue Perú el que planteó el problema. Hubo denuncias de un general ecuatoriano que obligaron tanto a Perú como a Chile a pronunciarse. Finalmente, la declaración de Fujimori reafirma, efectivamente, la versión chilena, pero tampoco absuelve a Chile de la violación de sus obligaciones de ³garante². Simplemente dice que se prefirió dejar pasar el asunto para no agravar las cosas. Perú estaba perdiendo la guerra y denunciar a uno de los países garantes habría complicado las posibilidades de intervención de éstos en la solución del conflicto.

La razón que aduce el embajador Fernández para justificar la entrega de municiones a Ecuador, o sea ³el rigor severo en materia de cumplimiento de contratos², es absurda. Significa reducir las relaciones entre Estados al ámbito de la ética mercantil. Mucho más que el respeto a un contrato comercial debió prevalecer la calidad de garante del Protocolo de Río, que es un compromiso de Estado. Por otra parte, lo habitual es que en caso de conflicto los países -aunque no sean garantes de nada- no entreguen armas a los beligerantes, como una forma de contribuir al restablecimiento de la paz. Hay múltiples ejemplos: como cuando en una de las guerras entre Israel y los países árabes, Francia impidió el zarpe de misileras israelíes construidas en ese país, para que no participaran en el conflicto.

Las relaciones con Perú pasan por un mal momento. A esto contribuyen las actitudes de la Cancillería y del gobierno chileno, que actúan de manera poco cuidadosa propiciando el agravamiento de potenciales conflictos. No son los pueblos latinoamericanos -y menos los que son vecinos- quienes ganan con estas situaciones conflictivas, que favorecen sólo a los interesados en dividir a las naciones hermanas para dominarlas sin contrapeso.

El gobierno debe desplegar una política especial de acercamiento a los vecinos. No es casualidad que la imagen de Chile sea la de un país aislado, arrogante y agresivo. Una encuesta reciente señala que casi el 50 por ciento de los peruanos considera a Chile un enemigo de su país. Sólo el 12 por ciento lo estima amigo.

No cabe duda, a la luz de los hechos, que el gobierno chileno está en la obligación de pedir disculpas públicas al Perú. Es necesario también que los ciudadanos chilenos se pronuncien y actúen en ese sentido. Especial importancia tiene el tratamiento y consideración que merecen los inmigrantes peruanos, habitualmente discriminados, explotados y con frecuencia víctimas de acoso policial en Chile. Llamamos a organizar un movimiento de amistad y solidaridad chileno-peruano, que se materialice a través de las organizaciones sociales, culturales y políticas de ambos países. Llamamos a fortalecer los intercambios y relaciones y a estrechar los contactos con las comunidades y organizaciones de peruanos residentes, lo que debe convertirse en práctica regular de acercamiento y fraternidad entre nuestros pueblos

 
Prontuario de la Corte Suprema
Prontuario de la Corte Suprema
Fuerte crítica al Poder Judicial en el informe Valech
 
El nexo con Pinochet
El nexo con Pinochet
Colonia Dignidad
 
André Gunder Frank
André Gunder Frank
André Gunder Frank
 
Punto Final

La revista Punto Final, es un quincenario chileno de asuntos políticos, informativos y culturales fundado en 1965. El 11 de septiembre de 1973, sus oficinas fueron asaltadas y destruidas por una patrulla del ejército. Reapareció en julio de 1989, cuando las condiciones permitieron su circulación legal. Su línea editorial es, fundamentalmente, la de su origen. Con una mayor apertura a la diversidad de ideas y propuestas democráticas y de justicia social que caracterizan a la época actual. Sus principales artículos se publican en línea un mes después de circulada la edición impresa.

«Una aspiración verdadera a la paz y la justicia»
«Una aspiración verdadera a la paz y la justicia»
Experto independiente nombrado por la ONU visitó Ecuador y Venezuela
 
«El Mundo del Mañana»: entrevista al presidente ecuatoriano Rafael Correa
«El Mundo del Mañana»: entrevista al presidente ecuatoriano Rafael Correa
Ver emisión 6 con Julian Assange fundador de WikiLeaks
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.