JPEG - 6.8 KB
tapa4_130

Por estos días, el Comité Federal de Radiodifusión (COMFER) está ofreciendo un decreto de reconocimiento legal para 126 radios comunitarias, lo cual es un avance. Habría que evaluar si el gesto no es una contraprestación por el Decreto 527 (de suspensión por 10 años del cómputo del tiempo de las licencias de los radiodifusores). Me interesaría que se sancione una Ley de Radiodifusión de la democracia. Llevamos esperando 22 años de gobiernos democráticos con la Ley 22285, de 1980 y todavía está el pescado sin vender. Ya es hora de que los representantes del Pueblo de la Nación se pongan los pantalones largos y decidan. Nos seguimos manejando con reglamentaciones truchas y una ley que, para empezar, no contempla a las radios comunitarias. Tampoco incluye Internet, y considera a la TV por cable y satelital, como servicios complementarios, cuando son la crema del negocio.

Entonces, ¿qué va a pasar llegado el día del ordenamiento del espectro radiofónico? ¿Qué posiciones vamos a asumir las radios comunitarias, que siempre luchamos por la democratización, si la Secretaría de Comunicaciones o el área técnica no buscan soluciones imaginativas para tratar de expandir la posibilidad de que haya muchas voces, muchas emisoras y no restringir el negocio por los intereses de la torta publicitaria de cuatro o cinco multimedios?

*Periodista, integrante de FM En Tránsito, de Castelar