En diciembre de 2004, Rodolfo Montes cumplía con sus actividades periodísticas en el Centro Cultural Recoleta, cuando dos testigos lo sindicaron como responsable, junto a los militantes ultracatólicos, de destruir parte de la muestra del reconocido artista plástico.

El corresponsal de La Capital, entonces fue llevado detenido por la policía, permaneció incomunicado durante 12 horas y se le abrió una causa judicial. Desde entonces, Montes ha recibido muestras de solidaridad de dirigentes políticos, del Sindicato de Prensa de Rosario (SPR) y del propio León Ferrari, quien públicamente ha expresado que la situación procesal de Montes deviene de “un lamentable error”.

HÉCTOR SOSA, secretario de Prensa de UTPBA ANA VILLAREAL, secretaria de Derechos Humanos de UTPBA