Red Voltaire
Alerta: perder las bases es perderlo todo

¿Estado Libre Asociado del Zulia?

El Libertador escribe a Francisco de Paula Santander el 8 de enero de 1823: "’Coro primero’ y pronto ‘Adícora primero’. Eso es lo que quieren los bochincheros: gobiernitos y más gobiernitos para hacer revoluciones y más revoluciones. Yo no; no quiero gobiernitos; estoy resuelto a morir entre las ruinas de Colombia peleando por su ley fundamental y por la unidad absoluta". Los cinco virreinatos y cinco capitanías del Imperio español se fragmentan en 25 países; las trece colonias estadounidenses se unen y forman la nación más poderosa de la tierra. Divide, y vencerás; únete y reinarás.

| Caracas (Venezuela)
+

Dos

JPEG - 9.7 KB

En 1678 el Cabildo marabino y el capitán general don Francisco de Alberró desconocen la Real Cédula de 1676 que une las provincias de Maracaibo y Mérida. El corsario Grammont aprovecha el pleito para saquear e incendiar Maracaibo, Gibraltar y Trujillo. En 1869 el gobernador del Zulia, Venancio Pulgar, se alza para desconocer al Gobierno Nacional. El presidente José Ruperto Monagas declara al Zulia "en sublevación a mano armada contra las instituciones políticas que se ha dado la nación", reconquista Maracaibo y pone en fuga a Pulgar, quien se refugia en el navío de guerra británico Cherub, que como por casualidad observaba el alzamiento. En 1902 acorazados alemanes bloquean el Lago y cañonean el castillo de la Barra. En 1916, el gobernador Vincencio Pérez Soto derrota otra intentona secesionista, al parecer promovida por las petroleras. Jorge Olavarría denuncia que en 1928 el financista estadounidense William Buckley promueve otro complot aceitero para separar el Zulia. El secesionismo zuliano no es chiste ni exageración: es plan constante de las oligarquías que sueñan engrandecerse empequeñeciendo su Patria.

Tres

Repite Jerónimo Pérez Rescaniére que Colombia era el país más rico de América Latina porque tenía a Panamá, pero separada Panamá, no fueron ricas ni Panamá ni Colombia. Recalco que en 1999 en Foreign Policy, la revista del Departamento de Estado, David Henríquez avizora posibles secesiones del Norte de México, el Sur de Brasil y Guayaquil. En 2005 los medios divulgaron sangrientos incidentes "autonomistas" en Guayaquil y en la provincia gasífera boliviana de Santa Cruz. En mayo de ese año el embajador de Estados Unidos William Bromfeld declara en Maracaibo que "Hace 25 años viví dos años en la República Independiente y Occidental del Zulia y por eso sé perfectamente lo que significa estar en un clima de calor" (Lista Redial Simón Bolívar). El diplomático se hace ver constantemente en actos de caridad en la región, y, según el semanario Qué pasa, habría cancelado un millón de dólares por un inmueble para un Consulado (17-23-2- 2006). Todo plan secesionista se traza en las mesas de las grandes potencias.

Cuatro

Durante la arremetida golpista de 2002 gritaba Víctor Manuel García en televisión: "¿Por qué no? ¡Bolívar Independiente, Cojedes Independiente, el Zulia Independiente!" En 2005 la Directora de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad del Zulia (LUZ) Lucrecia Morales, exhorta a "deslindar al Estado Zulia de este Gobierno y hacerlo por la vía de la emancipación definitiva, es decir, la autonomía total". Carlos Morales Manssur, director del acervo Histórico del Estado Zulia, advierte para Prensa Latina que "estratégicamente a Estados Unidos le convendría la independencia del Zulia, que (además de sus riquezas y virtudes) pertenece a un país cuyo gobierno a ellos no les gusta", con el fin de "establecer (dentro de él) una importante base del Plan Colombia en la Región... que se enfile en retomar los planes de recolonización de América Latina". Vallas publicitarias anuncian "Rumbo propio para el Zulia", camisetas estampadas presentan mapas con una República Independiente del Zulia, artículos de prensa y páginas web diluvian llamados a la "autonomía", la "soberanía" y la "independencia" que el gobernador Manuel Rosales reitera hasta la confusión el 28 de enero en la celebración del Día de la Zulianidad. Cuando los medios suenan, secesiones traen.

Cinco

Los venezolanos compartimos orígenes indígenas, africanos y europeos; un castellano americanizado y tres decenas de idiomas indígenas, una cristiandad dominante sincretizada con infinidad de cultos populares y originarios y en armonía con todos los credos del mundo; un mestizaje étnico y cultural que nos amalgama; una Historia que nos hermana; una literatura, una plástica, una música que nos enorgullecen, unas costumbres perennes, una tradición de tolerancia y comprensión hacia todos los pueblos y migraciones del mundo y una dinámica movilidad geográfica y social que transita una Naturaleza de variedad asombrosa eficazmente intercomunicada. Ninguna insalvable diferencia de idioma, religión, tradición ni costumbres separa a un venezolano de otro. Ni una sola divergencia propone otros límites que los negociados por los burócratas en los mapas parroquiales.

No sabríamos sentirnos venezolanos sin las novelas de Laura Antillano y de César Chirinos y los poemas de Blas Perozo Naveda. No siento que el voseo o los huevos chimbos o la pasión por el aire acondicionado excluyan de la gran nación latinoamericana: mucho menos exilian de la venezolanidad ni justifican el fratricidio asimétrico de un país. San Benito de Palermo vive en una sola parranda desde los pueblos del Sur del Lago hasta la cordillera andina y Margarita, sin que una sola frontera limite su reino del tambor, la fiesta y la igualdad.

Seis

Durante dos décadas la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado impuso una descentralización extrema bajo cuyo signo los estados crearon ejércitos propios llamados policías, bloquearon rutas nacionales con peajes, enviaron misiones diplomáticas propias al exterior y se reunían en Asociación de Gobernadores distinta de la República de Venezuela. Compendio del plan de desintegración nacional fue la infame Ley Orgánica de Hacienda Pública Estadal, promovida por el diputado Rodrigo Cabeza previa consulta con medio centenar de organizaciones zulianas. Aparte de privatizar lagos, ríos y lagunas, dicha Ley arrebata a la República el control de sus minerales y de las vías de comunicación para traspasarlo a los estados, los faculta para desconocer papel sellado y timbres fiscales de otros estados, les atribuye la potestad de imponer y guardarse tributos y de exonerar por contrato a los ricos de su pago. Vetada dicha Ley por Hugo Chávez Frías, Cabeza la reintroduce en estratégica coincidencia con el discurso de Rosales. Maldita mil veces la mano que se alce para sancionarla: con ella aprueba la Constitución del Estado Libre Asociado del Zulia. El camino de las secesiones se pavimenta con piedras de leyes suicidas.

Siete

Imaginémonos en marcha el plan secesionista legitimado en la Ley Orgánica de Hacienda Pública Estatal. No necesitamos esforzarnos mucho: la Historia nos presenta numerosos modelos. Una Asamblea Legislativa inventará graves razones para separar a los venezolanos de los venezolanos. Al pie del acta se consignarán las coartadas mucho más importantes que obligan a separar a los zulianos de su petróleo y de sus aguas. El subsuelo, los hidrocarburos, el Lago de Maracaibo, la educación, la salud y la seguridad social serán privatizados. Inversionistas de Haliburton y de las restantes firmas que se reparten el botín de Irak firmarán el acta repartiendo tajadas con la oligarquía colombiana; desplazarán en pocas horas a la ingenua oligarquía zuliana y anularán las Misiones Sociales del proyecto bolivariano. Una llovizna de bombas inteligentes alegrará a los estúpidos. El MACZUL será saqueado, como el museo de Bagdad. La imagen de La Chinita será ultrajada, como la de Mahoma. Una división de marines y otra de paramilitares colombianos al mando de Henry López Sisco custodiarán el acto solemne en el cual George W. Bush declarará concluida la guerra. En realidad ésta apenas comenzará, para no terminar. Tres sencillas operaciones de comando cortarán por años el suministro de hidrocarburos sin los cuales Estados Unidos no puede funcionar. El pueblo que dio a cinco países su independencia no perderá la suya.

Ocho

En el Zulia ganó mayoritariamente el NO bolivariano. Maracaibo, capital del Zulia y segunda ciudad del país, tiene por ello un alcalde bolivariano. También son bolivarianos la totalidad de los diputados de origen zuliano de la Asamblea Nacional, de la cual sería conveniente un pronunciamiento contra la ventolera secesionista. Pero en las elecciones regionales para gobernador, se autodesignó a dedo un candidato sin consultar a las bases populares y contra la expresa voluntad de éstas. Los mayoritarios bolivarianos votaron divididos, y un estado bolivariano tiene ahora un gobernante opositor soñando con protectorados imperiales asesorado por Henry López Sisco.

La autoreelegida Nueva Clase Política también desdeñó presentar candidatos para las juntas parroquiales, quizá porque éstas no reportan espléndidas dietas parlamentarias, y también se perdieron dichos organismos, los más cercanos a las organizaciones populares. El dedo que nombra no debe meterse en el ojo propio. Perder las bases es perderlo todo.

Luis Britto García

Luis Britto García Escritor venezolano, dramaturgo, historiador, profesor universitario.

 
Por qué Exxon no puede embargar a PDVSA
Por qué Exxon no puede embargar a PDVSA
Venezuela atacada por una multinacional del petróleo
 
Exxon Mobil contra Venezuela
Exxon Mobil contra Venezuela
Las multinacionales del petróleo atacan
 
¿Por qué fracasan los medios? Una historia repetida
¿Por qué fracasan los medios? Una historia repetida
El mensaje dirigido contra el pueblo jamás llegará a movilizarlo.
 
Qué se decide en Venezuela
Qué se decide en Venezuela
En Venezuela se decide entre dos mundos; acaso entre un mundo y el fin del mundo.
 
Question

Question es un mensual venezolano, que analiza a fondo los temas políticos y sociales del país y de América Latina con ojos latinoamericanos, en busca de soluciones a los problemas comunes del subdesarrollo y la exclusión social. Question ve la realidad mundial con una visión plural, independiente del llamado proceso de globalización liberal.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.