¿Cómo así que la ministra de Justicia, María Zavala Valladares, denunciada en dos procesos constitucionales de hábeas data, en uno de ellos con recurso de agravio, esté tan fresca como si nada pasara y, lo que es peor, habiéndose puesto en conocimiento del presidente Alan García todo este grave asunto y simplemente no la boten? ¿Encubre el presidente García a la ministra?

El expediente fue ingresado al despacho del mandatario García con el No. 06-011029 y la clave de consulta es n5gg y la carta notarial es la 12775.

Alan García sostuvo públicamente y así lo registra, entre otros, Perú 21 en la página 5 del 6 de los corrientes: “Cualquier persona que sea nombrada ministro, viceministro, director o embajador, etcétera, si se demuestra que tiene escándalos o procesos, a pesar de su buena voluntad será cesado… Solicito a la prensa, al Congreso y a la Fiscalía que colaboren con información sobre algún funcionario público que tenga este tipo de antecedentes”.

La actual ministra Zavala Valladares, cuando desempeñaba la presidencia de la Corte Superior de Lima, violó el derecho fundamental de acceder a la información pública a una ciudadana y, por tanto, desacató el derecho constitucional establecido en el Artículo 2do, inciso 5to, de la Carta Magna y también se zurró en lo ordenado por el texto único de la Ley 27806, Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública. En buena cuenta, la hoy titular de Justicia ¡no cree en la justicia!

¿No hay en el entorno del presidente García, alguien que le dé luces sobre un tema documentado in extenso, con todos los antecedentes y que fue llevado a su despacho con carta notarial para que tome las acciones que ofreció a la ciudadanía en expresiones públicas? O, para ser más precisos y de repente hasta sin saber bien del asunto, el jefe de Estado ¿encubre a la ministra de Justicia, Zavala? La ignorancia de la ley, no exime, bajo ningún punto de vista, de su cumplimiento.

La entonces presidente de la Corte Superior de Lima se ha negado a entregar copia certificada de la Programación de Causas para ser Vistas, correspondiente a la Primera Sala Civil, a partir del mes de enero del 2005 a la fecha; y, también, del registro de sanciones, incluyendo denuncias en trámite y denuncias archivadas, tanto verbales como escritas contra varias vocales superiores. ¿Será que el espíritu de cuerpo en el Poder Judicial, se ha transformado en una camada de protección de intereses mutuos? ¿El delito y la cuchipanda compadrera por encima de la recta actuación de acuerdo a ley? ¿Qué o a quiénes protege la abogada, hoy ministra, Zavala Valladares? ¿Se dará cuenta el presidente García que este hecho amerita una investigación profunda y esclarecedora así como las sanciones a que hubiere lugar? ¿Qué espera para darle las gracias a esta magistrada?

Atenta claramente contra la idoneidad de un cargo el que su titular tenga cuestionamientos frontales por supuesta comisión de irregularidades o ilícitos contra la ley. ¿De qué modo pretende una denunciada por serias contravenciones de la Constitución del Estado, ejercer el ministerio de Justicia, si ella misma, es la primera violadora de la misma? La prédica con el ejemplo tiene que ser norma fundamental e insustituible. La mujer del César no sólo debe serlo ¡sino parecerlo!

¿De dónde ha sacado Alan García esta segundilla de ministros mediocres, concesivos in extremis e ignorantes como Allan Wagner y el vendepatria de Fabián Novak, José García Belaunde, Mercedes Aráoz y ahora la denunciada María Zavala Valladares? ¡Qué desastre y aún no cumplen 30 días de ejercicio gubernamental! ¡Está a tiempo el presidente de sanear esta muy incómoda y hasta comprometedora situación!

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com