Después de ponerse de lleno del lado de Israel contra el movimiento Hezbollah, la prensa francesa parece completamente desorientada por el fracaso militar del ejército israelí y la reacción pública contra el Estado hebreo. Incapaz de reconocer sus errores, la prensa francesa prefiere minimizar el asunto aunque ello implique una fuerte caída de sus ventas.

Así lo demuestran las portadas de las cinco publicaciones semanales de información general de Francia correspondientes a la semana que va del 7 al 13 de agosto de 2006:
- Paris-Match (difusión promedio 727,825 ej.)
- L’Express (difusión promedio 548,195 ej.)
- Le Nouvel observateur (difusión promedio 544,277 ej.)
- Le Point (difusión promedio 398,942 ej.)
- Le Pèlerin (difusión 304,144 ej.)

La única publicación semanal francesa que abordó el tema de la guerra en el Líbano fue Marianne (difusión promedio 173,666 ej.). A pesar de un editorial tremendamente enredado en el que proclama su propia «objetividad», esta revista deja en claro a quién van sus simpatías al afirmar que el fracaso del ejército israelí es una catástrofe que redundará en beneficio de Hezbollah.