El diario Correo, siempre muy bien informado sobre las cuitas en nuestra Cancillería, anuncia, caso como un hecho inexpugnable que el embajador Jorge Voto Bernales Gatica es el próximo representante del país ante Naciones Unidas en Nueva York. Pero, siempre el indispensable pero cuestionador, ¿ha aclarado el incidente, este señor, en que estuvo involucrado su hijo, pocos años atrás, con bienes del Estado?

El mismo Correo, meses atrás publicó una apostilla, sin rectificación alguna en ningún idioma, que daba cuenta que el hijo de este funcionario diplomático chocó, en estado de ebriedad criolla en Ginebra, un auto Volvo adscrito a la Representación Permanente del Perú en aquella ciudad suiza. Primero, el niño no estaba sólo, tenía por compañera a la hija de otro embajador peruano. Segundo, la Tribune de Geneve en titular de primera plana destacó el bochornoso suceso que llenó de vergüenza a todo el personal allí asignado. Tercero, ¿los bienes del Estado están a disposición de los embajadores o diplomáticos o sus parientes, amigotes, amantes o relacionados por la razón que fuese?

En consecuencia es pertinente recordar que el mismísimo jefe de Estado, Alan García Pérez, demandó del periodismo conocer de los procesos a que hubieren sido sometidos los servidores públicos. Por tanto hay que preguntar de modo claro y preciso: 1) ¿Se abrió proceso al señor Jorge Voto Bernales por la travesura de su niño mimado que chocó un auto de US$ 50 mil dólares?; 2) ¿Qué determinó la comisión investigadora, si la hubo, y cuáles fueron las penas que resultaron como castigadoras de la fechoría manifiesta?; 3) ¿El auto siniestrado, recibió, de la compañía aseguradora en Suiza, la reposición dineraria para reemplazar el vehículo malogrado?; 4) ¿Está la Representación Permanente en Ginebra, en posesión de dicho artefacto motorizado?; 5) ¿Dónde están los documentos que sustentan la baja del auto y su sustitución a cargo de los responsables de un daño grave a una propiedad de todos los peruanos en Ginebra?

Muy bien. El señor Jorge Voto Bernales, antes de agarrar alegremente las valijas con destino a Nueva York tiene que mostrar al país qué ocurrió. Fuentes muy bien informadas dicen que, entonces, merced a la ligazón sentimental que unía a su hijo, el beodo episódico, con la engreída de otro colega de él, el tema no habría pasado a mayores y el vehículo fue dado de baja ¡sin que nadie pague por éste! ¿Es posible semejante robo descarado contra el margesí del Estado? ¿Quién o quiénes dieron chance a que este latrocinio se cometiese contra el pueblo? ¿Puede, por último y en primera instancia, Voto Bernales aclarar este intríngulis? Hay rumores que indican que la compañía aseguradora ¡no soltó ni un centavo partido por la mitad!

Forma parte, Jorge Voto Bernales, de la fauna ágrafa y de nulas luces intelectuales en Torre Tagle. Tampoco como que hay muchos escritores o ilustrados en dicha institución pública. Y su pasado reciente es muy controvertido, por no decir vergonzante.

Escribí el 15-2-2001 en Liberación, bajo el título de “Pérez de Cuéllar o la aristocracia de estar en la Luna”, lo siguiente: “Sin embargo me pregunto ¿por causa de qué no fulminan al ilustre incapaz que es también Representante Permanente del Perú ante los organismos internacionales con sede en Ginebra, Suiza, embajador Jorge Voto Bernales Gatica? Fujimorista rabioso, ciego de cualquier asomo de erudición es desde 1998, personero peruano ante las siguientes oficinas internacionales OIT, OMS, WIPO, WMO, ITU, CDH, ACNUR, UNCTAD, CCD, CDI y también nos representa ante el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y el Centro de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (HABITAT), estas dos últimas con sede en Nairobi, Kenia……Ciertamente, Voto Bernales no pasó nunca de ser un genízaro bien pagado……a Voto Bernales, debieran devolverlo lo antes posible y mandarlo al desván de los turiferarios inservibles. Que es el destino de todos los inmorales presentes y pasados que incubó en su seno delincuencial el gobierno de la rata Fujimori. ¡A ver si alguien dice algo en Torre Tagle!”.

Entonces, más de cinco años atrás, nadie dijo nada. ¿Lo dirán hoy? ¿Y quieren remitir a Voto Bernales a Nueva York? ¡Primero que explique qué ocurrió y si ha pagado los daños y si no es así que revele quiénes fueron sus cómplices en sacarle la vuelta al dinero del Perú!

¿Es este el cambio responsable que prometió el candidato, hoy presidente, Alan García Pérez? Debiera ajustarle, mucho más aún, a riesgo de ahorcarle, las tuercas a su canciller José García Belaunde.

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

hcmujica.blogspot.com