El reverendo Pat Robertson llegó el 8 de agosto de 2006 a Israel en donde fue recibido inmediatamente por el Primer Ministro Ehud Olmert y los miembros del Estado Mayor judío. El célebre televangelista norteamericano realizó su emisión por satélite «club 700 show» (de la Christian Broadcasting Corporation) desde el norte de Israel y bajo el fuego de las bazukas del Hezbollah. Señaló que esta guerra entraba en el plan de Dios para defender el pueblo elegido y debía prolongarse contra el diabólico régimen iraní. Más allá de esta escena mediática y propagandística, Pat Robertson juega un rol importante en la cobertura de las acciones de los servicios secretos estadounidenses. En el transcurso de la precedente invasión del Líbano, Robertson había instalado una radio evangélica en el sur del Líbano, Voice of Hope (Voz de Esperanza) que servía de cobertura a los mercenarios del ejército del Líbano del Sur que trabajaban a sueldo de Israel, mercenarios dirigidos por un shií convertido al cristianismo radical, el mayor Saad Hadad de macabro pasado.