JPEG - 13.6 KB

El Comando Central norteamericano reportó este viernes que dos de sus soldados murieron a consecuencia de la gravedad de sus heridas recibidas el miércoles pasado en acciones contra la resistencia en la provincia occidental de Al Anbar, informó PL.

En tres años de guerra en Irak, Estados Unidos perdió dos mil 643 efectivos, la mayoría abatidos por los rebeldes. En ese mismo lapso 19 mil 773 resultaron lesionados.

Ante la ineficacia en su lucha para detener a la resistencia, el Departamento norteamericano de Defensa anunció este jueves que aumentó a 140 mil el número de efectivos en Irak.

El anuncio significa un incremento de 13 mil uniformados en relación con el personal que se encontraba desplegado aquí cinco semanas atrás.

La decisión fue tomada luego que el general George Casey, comandante de las tropas en Iraq, manifestara que las fuerzas iraquíes podrían tomar el control de varias provincias en 12 o 18 meses, con un mínimo apoyo norteamericano.

En el último reporte de acciones desde Bagdad se informó que decenas de muertos y 160 heridos fue el balance el viernes de los ataques de la resistencia iraquí contra los ocupantes y aliados locales.

El grueso de las víctimas fatales pereció en el este de esta capital al estallar dos coches bomba, uno, en un concurrido mercado popular, y otro, en una céntrica calle.

Además de estas acciones, los rebeldes atacaron con morteros y armas ligeras en Bagdad y otras regiones del país, dijo la policía.

Granma, 1 de Septiembre de 2006