- ¿Qué nombres han influenciado tu desarrollo como artista plástica?

- Dentro de la formación que yo tengo, me referencio con la obra de los artistas del Grupo Cobra los cuales tenían una visión ideológica definida en cuanto al rol del arte dentro de la sociedad. Y, por supuesto, un pintor que es todo un referente es Guayasamín, un gran maestro, un gran artista.

- ¿Es inseparable la figura del artista y la obra que este genera?

- A veces... no sé... a mí me cuesta separar esas cuestiones, si resulta que el tipo es un mal bicho, un egoísta, un insensible ante la injusticia social, y vive en su torre de cristal y desde allí crea sin importarle nada, para mí ese tipo es inseparable de su obra, claro que sí podemos analizarla técnicamente, pero hay una cuestión sentimental que se establece con la obra y yo no puedo separar una cosa de la otra. Sé que es un tema de debate y discusión.

- Se han expuestos cuadros tuyos en diversos lugares de la ciudad, ¿de qué trata exactamente tu obra?

- Los trabajos que se exponen son parte de una serie que se llama Los suburbios del sol. Yo tengo un contenido que responde a una temática, lo que utilizo es el contraste estructural del color. Los suburbios del sol, es, si se quiere, una metáfora del día y de la noche, la existencia desigual, no se trata solo de un trabajo de crítica social, aunque de alguna forma lo es. En los cuadros se ve una mujer, pero que aparece en representación del género humano, no sólo haciendo referencia a la mujer sufrida y dolida, como algunos podrían creer a primera vista.

- ¿El arte se explica?

- En un cuadro donde solamente hay un par de manos, yo puedo interpretar algunas cosas y habrá quien interprete otra, lo más importante es que te deje pensando. De todos modos creo que en el arte debes haber cierta orientación, siempre hay que buscar mover el pensamiento.

No creo que por pintar un cuadro alguien vaya a cambiar el mundo, yo al menos seguiré buscando y participando en otras esferas que ayuden o permitan modificar las cosas, pero no creo que se resuelvan los grandes problemas que nos atraviesan pintando cuadros o, mejor dicho, no pintando cuadros únicamente.