JPEG - 2.5 KB
fel_200

De nueva cuenta los periodistas y sus medios de comunicación son víctimas de violentos atentados tanto en la República Mexicana como en otras partes de Latinoamérica, hechos preocupantes que no tienen otro objetivo mas que atemorizar a los comunicadores, socavar las libertades de prensa y expresión.

Ahora los hechos violentos se registraron en las ciudades mexicanas tanto del sureste mexicano: Mérida, Yucatán; Oaxaca capital; y Villahermosa, Tabasco; como en la fronteriza del norte, Ciudad Juárez, Chihuahua, así como en Puerto Rico, que como se sabe es un Estado asociado a Estados Unidos.

La situación prevaleciente en esa nación hermana forma parte de un clima de intolerancia cultivado en los últimos años por sectores que actúan como auténticas mafias políticas con la intención de amedrentar a los periodistas que informan de las actividades aparentemente delictuosas que ejercen estos señores a la sombra de cargos públicos o partidistas.

En Mérida se hizo estallar una granada de mano en las instalaciones del periódico Por Esto! Este nuevo atentado, afortunadamente sin lesionados de consideración, va en seguimiento de otro ocurrido en parecidas circunstancias en las afueras de las instalaciones del mismo diario en la ciudad de Cancún, Quintana Roo. Ricardo Delfín Quezada, según los primeros informes, fue detenido como presunto responsable de los ataques. Afortunadamente la explosión se perpetró antes de que iniciaran las labores matutinas en el diario y ello evitó lesionados graves. Sin embargo, durante el incidente dos guardias de seguridad, identificados como Gaspar García y Justo Pacheco resultaron levemente heridos.

Ante la situación de confrontación e ingobernabilidad que se ha suscitado entre desgobernador de Oaxaca con el magisterio y la llamada Asamblea Popular del Pueblo, dos compañeros reporteros fueron golpeados, amenazados y vejados por encapuchados. Carlos Leyva de Radio Hit y el conductor del vehículo en que se transportaban, Miguel Luna, fueron bajados del mismo, apuntados con armas de fuego y golpeados con las cachas de las pistolas; el primero en la cabeza y el segundo en el tórax y su grabadora le fue robada. Días atrás fueron hechos disparos a las oficinas del diario Noticias en donde resultaron lesionados por lo menos 4 personas con esquirlas. Después el corresponsal del Diario Milenio, Oscar Rodríguez, fue golpeado en la cabeza y arrastrado por pobladores de Santa María Coyotepec, y un grupo de policías ministeriales y municipales, en un operativo para desalojar los retenes de la ciudad en donde resultó muerta una persona, dispararon en contra del vehículo de los fotógrafos de los diarios Milenio y Reforma, Luis Arturo y Jorge Luis Plata.

El más reciente de los atentados fue contra tres reporteros, uno de El Diario de Ciudad Juárez y dos del vespertino PM,a manos de presuntos elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, que los golpearon e hirieron a balazos cuando acudieron en atención a una denuncia telefónica, a dar cuenta de los desmanes que varios sujetos cometían en calles aledañas al Instituto Tecnológico de Ciudad Juárez.

Jaime Murrieta Gómez, de 50 años, reportero gráfico de El Diario y Aurelio Suárez Núñez, de 44 años, así como Eugenia Cicero, de 25 años y con 19 semanas de embarazo, fueron las víctimas en esta ocasión, y quienes además de herirlos a balazos, el comando armado que los atacó les quitó sus cámaras fotográficas, teléfonos celulares y carteras con documentos personales. En este caso hay un detenido.

Los hechos en Puerto Rico, nos reportan los colegas, consisten en ataques injuriosos contra Irene Garzón Fernández, del diario Primera Hora; Leonardo Aldridge y Oscar J. Serrano, vicepresidente primero y presidente de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO), respectivamente, y son parte de una orquestada campaña con el fin de justificar agresiones físicas, como la que sufrieron las reporteras Dennise Pérez (del diario El Vocero), Yaisha Vargas (The Associated Press) y Celia Hernández (WKVM Radio), así como el fotoperiodista Luis López (El Vocero).

Tanto la Federación Latinoamericana de Periodistas, que preside Juan Carlos Camaño y, en Puerto Rico, su secretario general adjunto, Nelson del Castillo, así como la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos -FAPERMEX-, por medio de sus directivos, José Antonio Calcáneo Collado, presidente; Aurora Serrano, secretaria General; Mucio Gómez López, secretario tesorero, y Teodoro Rentaría Villa, secretario de Defensa de los Periodistas, además de repudiar la violencia desatada en nuestras naciones contra el desempeño periodístico, condena y denuncia ante la opinión pública nacional y las máximas autoridades de las respectivas naciones la ola de agresiones que representantes de los medios de comunicación han sufrido durante los últimos días en el ejercicio de su profesión, sin mas cargo que cumplir con la función social que les compete. Nuevamente, ¡Ya basta!

9 de septiembre de 2006

Columna "Comentario a Tiempo" a cargo del periodista Teodoro Rentería Arróyave.