Hace unas horas me llegó un mensaje proveniente de la dirección electrónica de un tal Antonio Jochamowitz, [Tuesday, September 26, 2006 7:24:07 PM; [email protected]] donde, con respecto a mis investigaciones sobre la oligarquía peruana, me expresó: “ignorante resentido, deja de llenar de mierda mi buzón”.

Esto sonará algo poco relevante, pero constituye la cotidianeidad por la cual la casta oligárquica, ese grupo endogámico, racista, excluyente, clasista y discriminativo, que se hace pasar por demócrata, mantiene el control de las masas provenientes del ejercicio del poder social. Y justamente agradezco a este sujeto por dar el punto de partida para el presente escrito el cual hace tiempo deseaba iniciar, pero no lo hacía porque no encontraba el catalizador que me motivara a ello.

El señor Jochamowitz proviene de una poderosa argolla de poder que se ha enquistado en mi país desde épocas coloniales, los apellidos podrán diferir del atribuido por los viejos encomenderos coloniales, pero el espíritu y su clan, resulta ser el mismo. En su promoción del Colegio San José no faltan miembros ligados al negocio de la casta oligárquica, y hasta rancios directores de AFPs [ver http://www.colsanjose.edu.pe/SM79/e... obtenida el 10 Ago 2006 08:28:30 GMT.]

Este tipo fue nada menos que director de la CEPRI (Comité Especial de Privatización), el organismo encargado de las privatizaciones en el Perú, una de sus joyitas aparece en la revista Caretas durante la privatización de Aeroperú, donde una empresa que cometió algunas irregularidades, según la revista, contaba con el apoyo de Fritz Dubois, miembro de la casta oligárquica ligado al grupo Wiese: “Cuando ya había concluido la entrega de sobres y el notario Carlos Sotomayor se encontraba revisando la documentación del segundo postor (el aeropuerto de Frankfurt), los ministros Salas y Romero repentinamente salieron susurrando al baño. A su regreso a la mesa, un representante de YVR Airport Service, descaradamente añadió un folder y dos CD ROMs a la documentación que había entregado minutos antes en medio de la silbatina del público y a vista y paciencia de medio gabinete ministerial. El director de la CEPRI recientemente nombrado, Antonio Jochamowitz hasta ahora no da cara a la prensa para explicar el bochornoso incidente. Los otros tres postores (AENA, Viena y Frankfurt) dejaron sentada su protesta en el acta. A lo que el presidente de Corpac José Harmes Buroncle, sobrino del ex ministro Alberto Pandolfi, muy suelto de huesos respondió aceptando que los postores están en su derecho de impugnar el proceso, por cierto, siempre y cuando cumplan con presentar una carta fianza por la friolera de US$ 1 millón. Si no se acepta su reclamo perderían esa suma. [ver 2NOV2000 Caretas, Mar de Fondo http://www.caretas.com.pe/2000/1643... obtenida el 22 Ago 2006 03:21:31 GMT.] Como verán tal como lo afirma Domingo García Belaunde en su popular audio de las coimas que supuestamente se adjudican los patrocinantes de Interbank “al final todo estamos en el mismo bote”.

Al final virtualmente en la puerta del horno los canadienses del Aeropuerto de Vancouver, fueron descalificados por añadir documentación fuera de hora “http://www.caretas.com.pe/2000/1645... obtenida el 14 May 2006 15:57:47 GMT.

Pero ahí no terminaba todo, faltaba el turno de la otra facción de la casta que se disputaba con sus contactos, la concesión del aeropuerto, me refiero al grupo Romero. ¿Adivinen a quién tenían adentro? ¡Nada menos que al mismo Jochamowitz! Este tipo trabajó en la empresa Los Portales, del grupo Romero (también dueños de 2 AFPs); luego de dejar el cargo de secretario técnico de la CEPRI a fines de 1997, los cuales participaron en alianza con el consorcio ADL Aeropuerto de Viena. Como verá el lector, la privatización de nuestro aeropuerto fue un juego de ajedrez entre varias facciones de la casta oligárquica, bajo nombre de consorcios extranjeros.

Como verá el lector, son pandillas que se disputan entre sí los bienes del Estado y cada uno “ocupa su lugar” en este tablero de ajedrez que se financia con el dinero del pueblo peruano. Como no le resultaron bien al grupo apoyado por Camet-Dubois, le tocó el turno a Los Portales del clan Romero ¿qué se disputaban?: bienes de todos los peruanos. Y todavía así, izan el cogote.

¿En qué consiste el poder social?

Simplemente en intentar hacer sentir menos a los demás. Hablar en forma prepotente e imponente, tipo Martha Hildebrantd (hasta que su hermano César escribiera una columna titulada “Hermanita querida” donde relataba todas sus roñas), y evitar cualquier contingencia, adulándose entre miembros de la misma argolla, para así dar la imagen de “poderosos”, “grandes” y no sé qué tantas huachafadas más. Tal como trasmití, citando a Cascella, en mi escrito sobre el racismo de Antero Flores Aráoz (ver http://es.geocities.com/tdpcunmsm/p...), miembro de esta casta endogámica, su intención es hacer sentir disminuido al pueblo porque de otro modo ellos no podrían enseñorearse sobre él, y la razónes la ineptitud de esta misma casta de sobresalir por sí misma, producto de esta frustración necesitan bajar u opacar a los demás. Lo expliqué en el SIEH 2006 hace unas semanas, donde di una ponencia, cuando el país estaba dividido entre clanes del norte y del sur (ahora están fusionados), la estrategia de enfrentamiento político consistía en disminuir al otro, no en crecer ellos mismos; el sur que vivía de tributos indígenas azuzaba el fin del esclavismo para debilitar al norte negrero, y el septentrión se manifestaba a favor de la abolición del tributo para disminuir el fisco de una oligarquía sureña, también parasitaria.

Combinan estos métodos con sus poéticas apologías a la “democracia” y a la “civilización”, debemos entender que esto no es un fenómeno estrictamente individual.

La cuestión es interiorizar en el pueblo el sentido de disminución frente a ellos, por eso vemos que Solari, “el premier de la democracia” hizo cerrar la iglesia a una pareja del pueblo que iba a contraer matrimonio el mismo día y hora en que le tocaba a su hija, así puede demostrar su poder que se le han enseñado desde chiquito; es una de estas instituciones “educativas” de socialización, son “grandes y poderosos”, pero después aparecen besando las manos a alguien que su grupo social considera menos que ellos, con tal de mantener alguna migaja de poder, como hizo Solari literalmente al besar las manos de Toledo.

Ese es el poder social, al final después de humillar al pueblo tienen que humillarse ante gente que su casta endogámica considera inferior, esa es la vida lastimosa y asquerosa de la oligarquía peruana.

Por eso no hay porqué impresionarse cuando estos sujetos hablan queriendo agredir, si se expresan agrediendo verbalmente significa que, al final para conservar algo de su status, tienen que dejarse insultar por algún otro con más poder y contactos que ellos. Si la ley de la selva dice que “el más grande se come al más chico” yo diría que en la sociedad peruana, profundamente disgregada y despersonalizada “es costumbre que quien se alucina mas grande, piense que puede insultar con efectividad al que considera más chico”.

¡Pues esta vez no le resultó Jochamowitz, conozco las raíces enfermas de donde le viene esa patanería! Y he visto a patanes como este sujeto tener que ningunearse ante gente más poderosa después de mostrarse “poderosos e imponentes”. Sinceramente, como ser humano, tipos como usted dan lastima. Sus palabras no las tomo como una agresión, no me afecta, solo lo trato como un objeto de estudio de un ser despersonalizado y desintegrado, que es necesario diseccionar para entender sus causas y efectos en los demás y ver cómo se puede solucionar para sanar, de una vez por todas, a la sociedad peruana de esa enfermedad llamada ninguneo que su malsana y venenosa casta inoculó en mi país y a mi gente.

Ahora bien para que este poder social del ninguneo pueda resultar efectivo, es necesario que la casta se adule entre sí, por eso Jaime Baily, primo de los Wiese (dueños gerentes de una AFP) se adula en su programa con Guido Lombardi, (pariente político de los Roca Miró Quesada, jefes de Canal N, y primo de gerentes de otra AFP, el de los primos hermanos de los Wiese, los Brescia, se cierra el círculo entre la casta cerrada) y esto es solo un ejemplo, es un hecho cotidiano en los medios de comunicación.

Pero eso solo funciona entre el pueblo de Perú que ha estado acostumbrado a estas aberraciones de adularse entre sí, y ver cómo la casta lo hace dentro de sí misma. En el Boletín del Museo Bolivariano de los años 30 se cuenta que cuando Vivanco presenta a su primo Andrés Martínez ante los chilenos, a quienes había presentado como un erudito, los chilenos al ver que en la cena no era nada de lo que Vivanco tanto inflaba, comenzaron allí mismo, a tratarlo como imbécil, hasta que Vivanco lo motivó a hablar y Martínez se explayó como si fuera un gran docto y Andrés Bello, que se encontraba presente, exclamó en voz alta: “¡que brillante es ese bruto!”

En resumen, si la casta oligárquica no se adula entre sí, haciendo creer al pueblo que son lo máximo y, paralelamente insulta al pueblo tipo Flores Aráoz, Martha Hildebrandt, Bedoya Ugarteche, nieto de Mariátegui, mientras viven de él; simplemente no pueden seguir ostentando su poder social, el cual les hace colocarse imponentes frente a la masa del pueblo para así controlar y evitar que se desborden, ese es el ejercicio tradicional del poder que aun se conserva desde tiempos coloniales. Además esto de mostrarse ridículamente “poderosos y gallardos” sirve para que nadie les diga nada sobre sus correrías con espacios y recursos públicos.

¿Y la democracia?

La democracia solo existe si ellos son los beneficiarios y los encargados, según sus sabios razonamientos, de “proporcionarnos pía y generosamente la civilización y la democracia”, lo cual da más risa que patetismo, pero ese discurso de las obras interiorizado en nuestra gente hace que aún mantengan su poder social, sin el cual no serían nada. Y no podrían capitalizarlo al momento de copar los espacios de la vida pública y privada de mi país.

Tan solo veamos cómo Beatriz Llanos, hija de la congresista Mercedes Cabanillas entra a laborar el la empresa de Radio y Televisión del Estado, ella no pertenece a la casta oligárquica, por eso este grupo comenzó a lanzar su acusaciones de nepotismo.

Para la casta y sus sirvientes de los medios de comunicación, el nepotismo sólo es LICITO cuando ellos lo aplican, por la razón de que a sí mismos, se consideran “honorables”, “iluminados”, “capaces”, los que “nos llevarán hacia la democracia y la civilización”. No dijeron nada cuando Ferrero Costa era premier, su hermano (o primo, son endogámicos por racismo) embajador en EEUU (pro TLC), su otro pariente del mismo apellido, Eduardo, gerente de una empresa agro exportadora que se beneficia con el TLC, y su sobrino Alfredo Ferrero, ministro de Comercio de Exterior, negociador del TLC en reemplazo de su tío Raúl Diez Canseco, debido a la renuncia de éste por firmar un decreto como regalo de cumpleaños al padre de su amante extramatrimonial, exonerándolo de tributos. En nuestros escritos, podemos dar varios ejemplos de nepotismo que, a decir verdad, más que “irradiar democracia y civilización” terminan exponiendo asquerosidades emulsionantes de esta gentuza.

Por eso Belaunde dio trabajo a su sobrino García Belaunde cinco años, como secretario de Palacio. Ellos se ven a sí mismos, como los “aristos”, los mejores y no se qué tantas ridiculeces; por eso mismo también coloco a varios parientes suyos como ministros. Ellos saben que estas cosas hacen que “los indios se inmuten” y como resultado no cuestionen, y así ellos pueden seguir haciendo lo que les da la gana.

Esto es de origen colonial, lo aprendieron por la experiencia que pueden tener las castas que se han manteniendo por generaciones dominando un país, teniendo conocimiento por medios de sus “academias de ciencias” y “centros de investigación” del ethos popular, para así idear las mejores maneras de someterlos.

Por eso, nunca hay que inmutarse cuando esta gente se muestra poderosa e imponente, cuando hagan eso, solo imagínense que están reproduciendo el rol de los magnates y poderosos, por la frustración de no poder hacer esto frente a sus amos, que si lo practican con ellos por buen tiempo: “si eres ninguneador es porque eres ninguneado por otros, y así estas acostumbrado a vivir”. No tratemos a quien piensa distinto, como menos, ni al que tiene el poder o el dinero, como más.

Aprendamos a tratar a los demás como ciudadanos con iguales derechos y deberes que nosotros frente a la sociedad y sólo así destruiremos el ejercicio tradicional del poder que la casta enferma de la oligarquía trata de imponer sobre nuestros hermanos y así protegeremos a las futuras generaciones de algunas escorias que desde hace 400 años han gobernado con asquerosidad nuestro querido Perú.

http://groups.msn.com/DESPIERTAPERU http://ivanorech.blogspot.com/