JPEG - 8.6 KB

"El 1º de septiembre recibimos el primer buque nuevo, dentro de tres años nos suministrarán cinco buques más, mientras el programa estatal de rearme del Ejército y de la Marina de Guerra prevé hasta el año 2016 dotar la Flotilla del Caspio de buques modernos a un 85%, sin parangón en el área", informó Kravchuk.

Tras la desintegración de la URSS, el área del mar Caspio se vio involucrada en intensas luchas políticas. La polémica sobre el reparto de yacimientos de petróleo y de recursos biológicos del mar entre cinco Estados de la región (Rusia, Kazajstán, Azerbaiyán, Turkmenistán e Irán) dura ya unos 15 años. En el proceso están involucrados también algunos Estados de UE y como siempre los EE UU, previa declaración de que está región es la zona de sus "intereses vitales".

En este contexto la Flotilla del Caspio adquiere una gran importancia para Rusia, siendo la fuerza capaz de mantener el liderazgo ruso en este mar cerrado, más grande del planeta.

El buque más grande ruso es la corbeta Tatarstán del proyecto 11661, armado por misiles antibuque Urán, sistema de misiles antiaéreo Osa, instalación artillera de 76 mm. de calibre y dos instalaciones de cañones antiaéreos de tiro rápido de 30 mm.. Además, está dotado de dos tubos lanzatorpedos, un lanzador de bombas, así como de dispositivos para colocar minas. La corbeta entró en servicio en 2001. Está previsto que en 2007 la flotilla reciba un buque más del mismo tipo.

Además de Tatarstán, están armados de misiles antibuque cuatro lanchas portamisiles: una del proyecto 12411 y tres del proyecto 206. La misión de la corbeta y de las lanchas, que disponen de fuertes medios antiaéreos y son la fuerza principal de la flotilla, es la de luchar contra buques enemigos, destruir sus construcciones portuarias y plataformas petroleras. Además de estas naves la flotilla cuenta con 4 dragaminas con misión de proteger Astrajan, la principal base naval rusa en el Caspio.

Otro componente de la flotilla son naves de almohada de aire, seis buques de desembarco tipos Lebed y Djeirán, dotados de instalaciones antiaéreas, con misión de desembarcar la 77ª brigada de infantería de marina, que también forma parte de la Flotilla.

Aparte de buques y lanchas de la Flotilla del Caspio, Rusia tiene destacadas en el área corbetas y lanchas guardacostas que también pueden participar en eventuales acciones bélicas.

Puesto que la vida útil de la mayor parte de lanchas está por caducar, deberían ser inutilizados dentro de los próximos 10 años. En este mismo período se pondrán en servicio operacional 10 pequeños buques artillados del proyecto 21630. Además de ello, la Flotilla se completará por lanchas de patrullaje rápidas de varios tipos.

Al día de hoy el potencial de combate la Flotilla del Caspio supera al potencial total de todas las fuerzas navales de Estados caspios pero está superioridad es bastante inestable, ya que las flotillas de Azerbaiyán y Turkmenistán periódicamente se completan por lanchas usadas de fabricación occidental.

La primera unidad de combate de nuevos proyectos que se ha puesto en servicio de la flotilla del Caspio en septiembre de este año, es el barco artillado Astraján del proyecto 21630. En el diseño de la nave se ha utilizado la tecnología conocida como Stealth. El cañonero desplaza 560 toneladas, mide 62 metros de largo, 9,6 de ancho; su calado es de 2,4 metros. Esta armado por una instalación artillera universal de 100 mm., dos instalaciones antiaéreas de tiro rápido con el bloque de cañones giratorio, un sistema de lanzamisiles antiaéreo Guibka, un sistema de lanzacohetes múltiple Grád-M de modificación naval y dos ametralladoras pesadas.

A principios de julio, el Instituto de Estudios Radioelectrónicos Navales Altair realizó exitosas pruebas del sistema de misiles antiaéreos Guibka en el buque artillado del proyecto 21630.

El sistema antiaéreo de combate a cortas distancias Guibka, a ser instalado en buques y lanchas con desplazamiento mínimo de 200 toneladas, como su principal medio antiaéreo, está dotado de sistema de puntería óptico-electrónico de alta precisión. Puede además instalarse en buques más grandes en conjunto con sistemas de mayor alcance, tales como Shtil-1 o Rif-M. En el último caso el canal óptico del sistema puede emplearse como un sistema de puntería adicional para los sistemas antiaéreos de mayor alcance.

El sistema aprovecha los módulos de lanzamiento tipo Strelets, para seis misiles antiaéreos guiados Iglá, desarrollados por la oficina de diseño de Kolomna (en la provincia de Moscú). El peso total del sistema es de unas 1,3 toneladas.

Actualmente se está concluyendo el desarrollo de la modificación poco magnética de Guibka, a ser instalado en dragaminas o para armar a las tropas terrestres.

Los misiles 3М47 que usa el sistema son idénticos a los del sistema portátil de misiles antiaéreos Iglá. El sistema transportable es de unos 5200 metros de alcance; en altura su alcance varía de 10 a 3500 metros. Los misiles del sistema Iglá están dotados de cabezas de autoguiado infrarrojas con protección antiparasitaje.

Fuente
RIA Novosti (Rusia)

RIA Novosti, 7 de octubre 2006