Autora: Lariza Pizano Rojas

Concejal de Bogotá

Correo de contacto: [email protected]

Los primeros resultados que muestran los acuerdos preliminares entre el gobierno y la coalición uribista en el Congreso en el sentido de excluir de la reforma tributaria la devolución parcial del IVA a los hogares de los niveles I y II del Sisbén y, paralelamente, no gravar con este impuesto a cerca de 40 productos de la canasta familiar, hace evidente que esta propuesta no era otra cosa que una ficha bajo la manga que había previsto el gobierno de Uribe para facilitar la aprobación de otros temas de la iniciativa que, sin duda, tendrán oposición en el Congreso.

El retiro de esta propuesta es una rectificación adecuada para un tema que presentaba inconsistencias, inconvenientes y dificultades de orden técnico y práctico para su adopción, como son los siguientes:

Hubieran sido pocos “los más pobres de los pobres” a los que se habría reintegrado el IVA y el camino para acceder a este beneficio era tortuoso y prácticamente imposible de transitar. No en vano, no todas las personas pobres pertenecientes a los estratos 1 y 2 están clasificadas en los niveles I y II del Sisbén.

Si se asume que cerca del 15% de los pobres no están clasificados en los niveles I y II del Sisbén, al menos 3.300.000 personas no tenían derecho a que se les devolviera el IVA que éstos pagaran. Esto sin contar que, si el gobierno nacional modifica, como lo ha anunciado, las condiciones que se exige a los hogares para pertenecer a los niveles I y II del Sisbén, el número de beneficiarios de esa devolución hubiese sido aún inferior. Pero como hay serías dudas en cuanto a la depuración y actualización de las bases de datos del Sisbén, lo cierto es que habría ampliado aún más la cantidad de familias pobres a las que no se les hubiese devuelto el IVA.

En términos reales el valor a devolver por concepto de IVA habría sido inferior al pagado efectivamente, por cuanto su devolución se hace después de tres meses o más y, en consecuencia, éste pierde poder adquisitivo. Aunque no debe descartarse que en muchos casos el reintegro no se habría efectuado porque la mayoría de los pobres no tiene cuenta de ahorro.

Pero independientemente de su clasificación en el Sisbén y de que posean cuenta de ahorro, lo cierto es que una gran parte de los pobres no habría recibido el reintegro del IVA debido a que la mayoría de sus compras las efectúan al detal en la tienda de la esquina o la plaza de mercado, y estos negocios casi siempre no cobran este impuesto porque no actúan como agentes retenedores. Lo mismo ocurriría en el sector rural tratándose de la tienda o la plaza de mercado del pueblo o la vereda.

Esta situación indica que sólo quienes hubiesen hecho compras en los grandes supermercados y almacenes de cadena habrían accedido al reintegro de este impuesto, debido a que estos negocios cuentan con la tecnología y los programas que les permiten liquidar y registrar individualmente para cada comprador los pagos correspondientes al IVA. Pero aún cabe preguntar si en el momento de liquidar la factura era posible discriminar el valor exacto del impuesto a devolver teniendo en cuenta que éste se calcula sólo para los nuevos bienes y servicios que serían gravados, pero no sobre los que ya lo estaban antes.

En este contexto, era fácil advertir que la propuesta de devolver el IVA a los hogares de los niveles I y II del Sisbén tenía un alcance limitado y restringido, motivo suficiente para indicar que antes que una concesión a favor de los menos favorecidos, era una estrategia calculada y diseñada por parte del gobierno nacional para impulsar otros temas de la reforma tributaria.

Así las cosas queda por ver qué recibirá a cambio el gobierno nacional como compensación por el desistimiento en el cobro del IVA para parte de la canasta familiar, pues este reversazo con toda seguridad no será gratis.

A propósito... ¿Quién se beneficia con la exclusión del IVA para el “agua envasada y los juegos de suerte y azar”? ¿Será que estos dos artículos son esenciales en los hogares de los pobres en los cuales los servicios públicos comprometen gran parte de su exiguo salario?

Actualidad Colombiana www.actualidadcolombiana.org