Señal de Alerta por Herbert Mujica Rojas 16-10-2006

Perú: ministro-descentralización llega a Santiago

Siguiendo la tradición toledista de altos decibeles ridículos de sesionar fuera de Lima para decir que “practicaban la descentralización”, buena parte del gabinete del señor Alan García se va a Santiago de Chile la próxima semana, a ratificar el manifiesto entreguismo profesional de quienes viajan; el divorcio total, absoluto y traidor con la historia del país y, con vocación acomplejada de perdedores o serviles congénitos, a demostrar que, como dice un pícaro y sardónico colega sureño: “si no seremos huevones los chilenos, hemos gastado 15 mil millones de dólares en armamento contra Perú y los ministros se vienen en manada a Chile, la mesa está servida pue”.

Para la homologación con empanada y vino tinto, están puestos como tuercas de una gran entelequia tributaria pro domo sua con Chile, los ministros, el cadáver ambulante, José Antonio García Belaunde, RREE y Allan Wagner Tizón, el especialista en Defensa que apenas atina a balbucear la salmodia de la “seguridad cooperativa”, táctica ideada por el Departamento de Estado de Gringolancia después del 11-9-2001. Tome nota, apreciado lector de los siguientes invitados al convite: José Chang (dicen que está en Educación); Carlos Vallejos, Salud; Susana Pinilla, Trabajo; Virginia Borra, Mujer; Rafael Rey, Producción; y la profundamente ignorante de rostro bello, Mercedes Aráoz de Comercio Exterior. Esta última la única coherente con sus creencias de mercachifle enterradora, según ella, de la historia.

Hagamos una ucronía. ¿Aceptarían 2, 3, 4 u 8 ministros chilenos del gabinete de la presidenta de ese país, Michelle Bachelet, venir a sesionar a Lima? ¿Con el peligro que un temblor o falta de luz, aquí o allá, produjese un secuestro masivo o una demostración de fuerza porque de la idiotez a ser rehenes no hay sino un paso, por así decirlo? Me temo que la estupidez, siendo que es universal y no discriminatoria, aconsejaría la salida más elemental: ¡zapatero a tus zapatos! ¡O sea que aquello de ser peón del juego norteamericano, de esquirol apaga vientos de fronda en Bolivia, Ecuador y Venezuela, de la cual retornó embrujado de Estados Unidos, el señor Alan García, no es epidemia sólo en él porque también buena parte de sus ministros se ha contagiado! ¿Qué tal si el idiotismo chilenófilo declara una república en el exilio en Santiago y en el Palacio de La Moneda? Las ucronías tienen esa posibilidad ficticia de ideación. Aunque a muchos pudiera parecer realizable cuanto se dice por razones obvias.

Cuando un país cruza los umbrales de sus realidades más álgidas y se entrega sin pelea, con renuncia de las más caras ambiciones geopolíticas nacionales, con declinación abominable de sus tareas históricas que vienen marcadas de antaño con los Incas, entonces, aparejado con la nula respuesta de la sociedad adormecida, comprada o en estado de imbecilidad militante, cualquier país no tiene sino que avizorar su disolución más tremebunda. No hay norte porque los líderes claudicaron. El horizonte no puede aparecer porque fue yugulado de manera vil y fenicia. El porvenir que debía darnos, a fuer de lid vibrante y constructora, muchas victorias, sólo nos da el resumen de fracasos recurrentes, las caídas hondas del alma de una fe que el destino blasfema que cantaba el inmortal Vallejo. En suma oprobiosa: ¡el más estridente fracaso a que nos están llevando unos mediocres que asienten todo acríticamente y cuya única palabra es la del sí señor complaciente!

¿Pesimismo realista o comprobación factual de cuanto vemos? Yo diría exactitud que constata el mapa de una tristísima y obsecuente concesión traidora. Bien vale recordar lo que un 8 de diciembre de 1931, anunció Haya de la Torre en Trujillo: “Las páginas de gloria o de vergüenza las escribiremos nosotros, o con sangre o con lodo.” Desafortunadamente sólo hay oscuridad en este largo túnel de estupideces cotidianas. ¡Qué verguenza!

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com