La señorita Defensora del Pueblo, escogida por el Congreso en el 2005, pretende erigirse en la Gran Fiscal de la Nación, en la arquitecta de los grandes caminos legales por los cuales deben pasar tirios y troyanos, los que hacen las leyes, los que las sufren o los que son beneficiarios, es decir, por acto de auto-estima superlativa, Beatriz Merino, se ha creído el cuento que la Defensoría es un coto de caza cerrado donde ella reina, dispone y ordena cuanto se le ocurre según las gradaciones de su temperamento para nada lejano de las ONGs. Por decoro indispensable, siendo parte de varias de estas instituciones, la DP, simplemente, debió ¡callarse la boca! ¿Qué autoridad tiene ahora? ¿La que dan los miedos de comunicación, infestados tanto de rábanos caviares como de momios derechistas unidos por el Dios Dólar de sus copiosas pagas?

No es eso de extrañar. Ella pertenece a varias ONGs de estas franjas y categorías. Por ejemplo, con Niño Diego García Sayán (habitúe del proletarísimo coso de Acho), Allan Wagner Tizón, Francisco Eguiguren Praelli y Enrique Bernales, conforma la plana mayor de la Comisión Andina de Juristas, ONG vinculada estrechamente en negocios múltiples, alguno de ellos vigente a la fecha, al Poder Judicial desde la época del fujimorismo y el desmadre que entonces hacía la corrupción en el país.

Además, Merino, también tiene filiación o está muy vinculada, a la ONG del neoliberalismo estadounidense Diálogo Interamericano, de la que es una de las directoras, Lourdes Flores; presidente honorario, Javier Pérez de Cuéllar; y miembro de número, Mario Vargas Llosa como el inefable pato de toda boda, Niño Diego García Sayán. Como es de verse, la cabra tira para el monte, por tanto, no asombra que Beatriz Merino, aprovechando la tarima de la Defensoría del Pueblo, “recomiende” la suspensión del debate, ya cuasi finalizado, de la ley que otorga mayores poderes a la Agencia Peruana de Cooperación Internacional, para la más escrupulosa vigilancia de los fondos externos y su direccionalidad en Perú.

Si el Congreso tiene en debate la ley, faltando tan sólo dos artículos menores, y que fuera aprobada con una votación superior a la que en primera oportunidad se registró, entonces, ¿qué está haciendo la Defensora Merino? ¿Pretende usurpar cargos o responsabilidades de las que no está investida? Mal hacen aquellos que pretenden equiparar a la Defensoría con temas que son responsabilidad del gobierno y del Congreso. Siendo ambas instituciones imperfectas, gozan del respaldo ciudadano que votó su representatividad. La Defensora del Pueblo, sólo tiene el apoyo del Parlamento, que le confió la Defensoría en instantes en que apenas si se sostenía en pie en medio de tanto desprestigio. En cualquier caso, la Defensora del Pueblo ¡no fue elegida por votación popular, libre y soberana!

¿A quién pretende representar la DP? ¿A la tan mentada “sociedad civil”? ¿Existe aquella “sociedad civil”? Una es la definición de Hegel sobre la sociedad civil como entelequia de estudio y análisis filosófico y su relación con la economía y el comportamiento humano. Otro el brulote, manido y recurseado de pandillas políticas como las que aquí han salido a defender, no las libertades públicas de contratación, sino el palurdo y grosero honorario de sus sueldos ocultos y ¡sin duda! abultados en dólares imperialistas y provenientes del odiado país al que dice esa oligarquía patotera, atacar ideológica y políticamente. ¡Salvo a la hora de cobrar aquellos billetes tan detestados!

¿A quién representa la “sociedad civil”? ¿No será a aquellos que actúan como partidos políticos financiados por pingues dólares pero que son la palurda plutocracia de ONGs grandes y que enuncian como sus principios los derechos humanos y la defensa del medio ambiente? ¡La inmensa mayoría de ONGs cumple labores esforzadas, pero no tiene voz ni voto, su capacidad de maniobra es minúscula y localizada, y ni siquiera son consideradas por la oligarquía blanca, racista y millonaria de las elefantiásicas!

¿Dónde están sus comunicados condenando los bombardeos de Estados Unidos sobre inermes poblaciones civiles en Iraq? ¿En qué portal o publicación figuran la condena contra las políticas sectarias, racistas de Estados Unidos, verbi gracia el muro que va a construirse entre ese país y México, so pretexto de contener la inmigración de los wet backs hacia el norte?

Sin ir muy lejos, el 1 de este mes, cayó abaleado con 17 tiros en su cuerpo, el dirigente cajamarquino Edmundo Becerra Cotrina por oponerse al proyecto impulsado en el Cerro San Cirilo por Minera Yanacocha. ¿Alguno de los mediocres voceros se ha pronunciado condenando tal crimen? ¡Ninguno! Pero si se tratara de hacer algún “trabajo de campo” para aquella empresa depredadora ¡sí que estarían dispuestos a hacer todo lo que estuviera a su alcance! ¡La cáfila de sinverguenzas que son!

Si el Congreso no tuviera tanto miedo, debiera, ¡de una buena vez! pensar en el cuestionamiento enérgico de la señorita Beatriz Merino, para evitar que los chantajes y cohechos, adquieran carta de ciudadanía ante el silencio cínico y calculado de los miedos de comunicación capturados por las ONGs paquidermas.

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica