Red Voltaire

El trigo: ¿hasta cuándo? II

+

La producción nacional del trigo se desincentivó en el Perú años atrás, por el alto riesgo que había de las razas de “roya negra” –enfermedad que ataca este cultivar- abandonándose a extensiones dispersas de MUY BAJA productividad; actualmente –según estadísticas del MINAG- menos de 140,0000 hectáreas (80% de las cuales se concentran entre Piura, Lambayeque, Cajamarca, La Libertad y Ancash) con una productividad promedio de aprox. 1.4 TM/ha, lo que equivale a tan sólo unas 28,000 hectáreas o menos de producción, a nivel competitivo.

En el años 2003, el señor Emilio Rojas Mendoza - ingeniero agrónomo de la UNA La Molina, Master of Science de la Oklahoma State University, Stillwater y experto internacional en trigo, escribió:

“... En la “Estación Experimental Agraria de La Molina” (hoy INIEA) se hicieron trabajos de mejoramiento de trigos resistentes a las razas de roya negra y aún no se aprovecharon las colecciones de trigos de la “Elite Mundial” que la Estación recibía cada año entre 1950 y 1955, compuesta de 105 entradas de diferentes especies, de cuyos resultados de resistencia se informaban a la Estación Experimental de Beltvile Maryland, EE.UU.

Los trabajos de la Sección de Inmunología Vegetal se interrumpen en 1956 después de haberse identificado más de 15 razas de la roya y el Programa Nacional de Trigo se deja a la deriva, a pesar que la “E.E.A. de La Molina” fue considerada por los científicos Norteamericanos como el lugar ideal para trabajar en la búsqueda de cultivares resistentes a la roya negra, declaraciones del Dr. E.C. Stakman (autor de investigaciones de royas y sus razas fisiológicas) y de los Dres. Hayes, Bourllaug, Loegering, Clarke, etc.

Luego, hasta al año 2003, no se avanzó nada, debido a la fuga de investigadores y por falta de interés de los Gobiernos que protegerían a los importadores, manteniéndonos dependientes del Exterior sin reparar en la enorme fuga de divisas, actualmente del orden de US$ 240 millones para importar las 1’200,000 TM que consumimos y que seguirá en aumento. No producimos ni el la quinta parte de nuestro consumo, con una productividad muy baja. Podemos cultivar 200,000 hectáreas en el invierno de la Costa entre Abril y mediados de Agosto, todos los años ...

... Con el trigo, fácilmente podemos inmediatamente producir lo que consumimos, empleando cultivares resistentes a las royas (enfermedades ampliamente superadas y controlables), de corto periodo vegetativo (100 días), sembrando en las mismas tierras en que hoy se cultiva arroz (cultivo que debe pasar a la Selva por su alta demanda de agua y de elevadas temperaturas) y con rendimientos de 7 a 8 TM/ha, como se logró en 1986 con el cultivar L.M. 82 en los valles del Majes y Camaná. En Cañete el mismo cultivar produjo 5.3 toneladas por hectárea en 100 días en 1984. Como referencia mencionamos que en California-EE.UU. en 1980, se obtuvieron cosechas de trigo de 8 TM/ha y con calidad en proteína de 16%. Perú no está lejos de ese nivel e incluso puede superarlo.

El cultivo de arroz hay que intensificarlo por la costumbre de nuestra población en consumirlo, pero en la zona de Selva, donde hay abundancia de agua y altas temperaturas, evitando que se siga malogrando las tierras cultivables de la costa que son salitradas por el arroz. En cambio el trigo -que puede cultivarse en el invierno de la Costa (Abril a Agosto)- se puede rotar con cultivos de verano, produciendo a los agricultores que hoy siembran arroz, más altas rentabilidades ..”

Comentario:

Si conservadoramente aceptamos promover la reconversión del 50% de los arroceros de la Costa Norte (más de 300,000 hectáreas a nivel nacional con 70% concentradas de Ancash para arriba incluyendo Cajamarca) en trigueros (unas 110,000 hectáreas), mejoramos gradualmente el manejo de las hectáreas actuales y hacemos una conveniente extensión del cultivo, podemos totalizar unas 280,000 hectáreas de trigo; y asumiendo conservadoramente que se produzcan 5 TM/ha, se totalizarían las casi 1’400,000 TM anuales que se importan (en el 2004 la importación fue de 1’385,325 TM a un costo promedio CIF de US$185.35/TM) o el total que requiere el mercado peruano a costos competitivos. Considerando que el costo de una hectárea de trigo duro es aproximadamente en promedio de US$910.00 (agricultor Antonio Cáceres Muñoz - Valle de Majes) y el precio de importación actual (CIF + internamiento) esté en unos US$210.00, bastará con llegar a producir unos 7.0 TM/ha –lo que perfectamente posible y ya han sido obtenidos- para lograr un margen del orden de US$500.00 por hectárea o más, en tan sólo 100 días; ¿no resulta esta una actividad rentable?. Hoy –en noviembre 2006- ya se registra un incremento del precio internacional del trigo del 42% acumulado desde enero a la fecha, lo que hace aún más justificable una propuesta como la mencionada.

Si se sigue la intensificación con manejo mecanizado, se puede incrementar las hectáreas y el rendimiento, por tanto bajar el costo manteniendo alta rentabilidad y proyectando el trigo peruano incluso a la exportación. ¿Es esto un imposible, es muy difícil, es difícil o es algo que en un país como el Perú -donde existen además muchos profesionales capaces- con este nuevo gobierno se puede alcanzar?; esto en cualquiera de los países vecinos, se haría de inmediato, es más, ya se habría hecho. ¿Qué nos hace falta en el Perú?; o debemos preguntarnos ¿Qué o quiénes impiden que esto se haga en el Perú?. No es suficiente entretener a la opinión pública con algunos cientos de hectáreas de experimentación por más de 10 años y ponerse modestos objetivos para el 2007 en términos de extensión. Hay que acometer frontalmente un desarrollo serio e intensificar la producción de trigo en el Perú para reemplazar la importación competitivamente, generando empleo sostenible para los agricultores peruanos.

Para lograrlo, simplemente hay que trabajar -con o sin TLC, es igual- y llevar adelante un Programa de Inversión serio para hacerlo competitivo con la organización capitalizada de los agricultores asociados a la inversión privada; capacidad profesional y técnica en el Perú, sobra; lo que se requiere son instrumentos financieros y la organización, que ya están contemplados en las leyes 28298 y en la Ley de Creación de Sierra Exportadora, que este gobierno está próximo a reglamentar. Por cierto, en la Sierra también es posible producir trigo.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.