En el marco de una charla organizada por la Juventud de la CTA Capital Federal, que se realizó en la sede nacional de ATE para conocer sobre la actualidad y las consecuencias del brutal bloqueo que han mantenido diez administraciones norteamericanas contra Cuba y enfatizar la resistencia heroica del pueblo cubano, el embajador de la República Popular de Cuba, Aramis Fuente Hernández, dijo a ACTA, en un tramo de la entrevista, que “en Cuba actualmente, el 70% de su población ha nacido bajo las medidas del bloqueo, eso muestra la extensión, la magnitud y lo que ha golpeado esta medida”.

En referencia a la salud del comandante Fidel Castro, sostuvo que “las informaciones son muy halagüeñas, Fidel se va recuperando día a día, muy bien, y todos estamos muy satisfechos y esperanzados en que pronto estará nuevamente en sus funciones”. A la hora de explicar la serenidad y madurez con la que pueblo cubano tomó este hecho, Fuente Hernández apuntó que “fue una demostración fehaciente de que hay un pueblo con una cultura política, un pueblo que sabe lo que quiere, que sabe lo que tiene, que no se altera de los nervios con facilidad aún cuando estaba todo el mundo pendiente de la salud de Fidel, no sólo por ser el presidente sino porque la gente lo quiere de verdad”. Y añadió: En Cuba se mantuvo la tranquilidad total, en una dirección que demostró una gran capacidad de trabajo y una confianza del pueblo en sus dirigentes, el partido y la Revolución”.

Acerca de la nueva situación en el continente, los gobiernos de corte progresista que han surgido en América Latina, la derrota de la administración de George Bush en las elecciones parlamentarias aseveró que “hay optimismo y hay un nuevo viento que está soplando en el continente”.

- Embajador, ¿qué ha implicado para Cuba el bloqueo de los Estados Unidos?

- Hablamos de una política establecida por el gobierno de los Estados Unidos contra Cuba que data de hace ya 47 años. La forma en que las sucesivas administraciones norteamericanas han mantenido y reforzado esta medida muestra que es una acción criminal contra todo un pueblo, cuyo único pecado es aspirar a ser independiente, libre, construir su propio proyecto político y su propio destino. Ellos no han podido convivir con eso; han desatado una acción contra Cuba que califica como genocidio, de acuerdo incluso con la Convención de Ginebra; y como guerra económica. Hablamos de definiciones de derecho internacional que fueron aprobadas, respectivamente, en 1948 y 1909.

- Sin embargo, las leyes internacionales no han impedido esta operación genocida.

- Es que las convicciones y la decisión del pueblo cubano de luchar y resistir son porque está luchando por una causa justa desde hace muchos años. Y el pueblo cubano no se ha dejado arrodillar, ellos han tratado de destruir la Revolución por hambre y enfermedades y el pueblo luchó contra esta medida que viola de manera masiva, flagrante y sistemática los derechos de todo un pueblo. En Cuba actualmente, el 70% de su población han nacido bajo las medidas del bloqueo, eso muestra la extensión, la magnitud y lo que ha golpeado esta medida.

Estamos hablando también de una acción que pretende que Cuba no tenga acceso a la tecnología; impide que los barcos que toquen suelo cubano vuelvan a tocar puerto norteamericano en seis meses; y que se refuerce cada vez más, como por ejemplo, la Ley Helms-Burton de 1996. O dentro de la administración del señor Bush, que es una de las que con más agresividad y con mayor hostilidad ha tratado de acentuar las medidas de bloqueo. Una administración que ha dado a conocer en mayo de 2004 un plan (El Plan Bush) para destruir la Revolución y -dicen ellos- `establecer la democracia’ y que, incluso, establece una cláusula secreta y dicen que no se puede dar a conocer por razones de seguridad nacional y efectividad en su aplicación.

- A partir de 1973, durante el gobierno peronista, la Argentina abrió una grieta en la política dictada por el Departamento de Estado, cuando se obligó a las empresas estadounidenses radicadas en el país a venderle a Cuba ¿Que recuerda de aquella decisión soberana de Argentina para romper el bloqueo?

- A lo largo de todos estos años ha habido momentos importantes que han demostrado el vínculo con nuestros pueblos hermanos de América Latina y con algunos gobiernos del continente. Tú mencionabas un elemento de los años 70, cuando Perón tomó aquella decisión importante. Después Estados Unidos tomó una contra medida posterior que fue la prohibición a las sucursales de firmas norteamericanas de venderle productos a Cuba. Aquella acción fue importante y tuvo una repercusión muy importante, tanto en recursos como en posibilidades; después se convirtió en un elemento de presión de los Estados Unidos; pero aquí hubo una decisión soberana de que no se podían aplicar aquellas medidas de bloqueo.

Es una demostración de que el bloqueo tiene una incidencia y características absolutamente extraterritoriales pero las administraciones norteamericanas se han empeñado en tratar de confundir y uno de los que argumentos que ellos incluso manejan en Naciones Unidas cuando dan sus explicaciones de veto y las razones para mantener el bloqueo es que es un tema bilateral. Siempre hablan de embargo y no es embargo porque es, evidentemente, un bloqueo ni es un tema bilateral entre Estados Unidos y Cuba. Este es un tema que tiene una incidencia multilateral y es una acción que Estados Unidos pretende aplicar sobre terceros países.

- Muchos auguraron la caída de la Revolución cuando en 1990 cayó el campo socialista.

- A principios de la década de 1990 sacan la Ley Torricelli en medio de la desaparición del campo socialista. Oportunistamente consideraron que era un momento propicio para reforzar todas las medidas de bloqueo y pensaron que Cuba no iba a poder resistir el doble embate que representaba el bloque norteamericano y el derrumbe del campo socialista. En aquel momento, Cuba tenía casi un 85% de su intercambio comercial en el exterior con los países socialistas y especialmente con la Unión Soviética.

Más de 8.000 millones de dólares se intercambiaban en aquel momento. Con el derrumbe esa cifra cae a menos de 2.000 millones. El Producto Interno Bruto en apenas tres años cayó un 35%. Los más pesimistas de ellos le daban sólo tres meses de vida a la Revolución Cubana; pensaron que Cuba se derrumbaba y, sin embargo, demostraron una vez más el menosprecio, el desconocimiento que tienen sobre el pueblo cubano y sobre su historia de lucha.

# Agencia de Noticias ACTA (Argentina)