En su magnífico tratado Estrategia de Desarrollo Alternativo para la Economía Peruana, Alfonso López Chau, flamante director del BCR, anota algunas muy sugestivas orientaciones que él, a su vez, reflexiona en voz alta.

Leamos:

“La carencia de un Estado para el desarrollo explica los magros logros en términos de desarrollo, en la mayor parte de los países de América Latina y el Perú.

De modo que en el contexto del Perú, se trata, no del retiro del Estado, sino de un Estado orientador, de un Estado rector.

Es posible identificar a tres arquetipos del Estado: el Estado predatorio, el Estado intermedio y el Estado para el desarrollo. El primero de los mencionados es el que más se asemeja históricamente al Estado peruano. El Estado predatorio es aquel en el cual hay apropiación de rentas de forma estructural, los burócratas usan su autoridad para maximixar la acumulación de beneficios personales, la corrupción es endémica y la desorganización de la sociedad civil es promovida.

El Estado para el desarrollo en cambio, posee como rasgo distintivo; su autonomía es endógena y tiene una variedad de canales institucionalizados a través de los cuales el aparato estatal y el sector privado interactúan.

Las relaciones Estado-sociedad se estructuran a través de nexos institucionales fuertes y versátiles entre el aparato estatal yla sociedad. En breve, el Estado está arraigado, con bases endógenas de transformación capaces de canalizar tanto la inversión pública como privada a sectores estratégicos de la economía.

Los Estados para el desarrollo tienen poder y autonomía par adoptar discrecionalmente varios papeles, dependiendo de las necesidades y demandas de la sociedad y las específicas de los sectores.

Finalmente, estamos en condiciones de señalar que las instituciones sociales impactan profundamente desde el servicio civil, a los bancos, a las instituciones educativas, a las organizaciones profesionales, tanto como a la importancia dada a la honestidad en las relaciones personales y comerciales.

Para García Páez las “buenas instituciones son precondiciones para un mayor desarrollo. La interacción de instituciones políticas y atributos interactúan para contribuir a la transformación estructural, tan necesaria para un país como el Perú, en el que las élites… hacen muy poco para integrar estratégicamente su economía en la economía internacional”.

La economía o su manejo, no está divorciada de la política. Por tanto, deviene imprescindible recordar, una máxima de absoluta y ciclopea vigencia: No hay buenas ni malas masas, sólo hay buenos y malos dirigentes, advirtió con meridiana anticipación Víctor Raúl Haya de la Torre.

Entonces, también, resulta obligatorio, auscultar sobre la sentencia. ¿Escuchan los líderes o adalides? ¿O están dormidos prematuramente sobre pitanzas, logros miopes, soluciones paliativas o coyunturales? ¿Qué ha ocurrido como para que en Apurímac, una infeliz ministra del Interior ordene balaceras contra el pueblo, en defensa soterrada de su cófrade y amigota? ¿Qué puede sentir una juventud que ve a sus gobernantes rogar por un tratado de libre comercio a Gringolandia, ponerse de hinojos, regalar ministerios a delincuentes de la más extrema y reaccionaria derecha conservadora y pro-imperialista? ¿Qué hacen los militantes del partido de gobierno, cuando ven caer, sin pestañear, indolentes, mudos e impasibles, a sus cuadros burocráticos, porque no se sienten seguros, siquiera, de que están capacitados para ejercer en la cosa pública?

La cultura del casi, del esfuerzo a medias, del esperar que todo caiga del cielo, derrota a promociones enteras. No podrán reclamar al Perú lo que no dieron de sí y ante sí para pulverizar la inmoralidad que campea, igual que cuando el nipón cobarde o el economista vendepatria, en nuestros días, sin mayor reflejo ni reacción.

¿Entonces? ¡A pensar y a reflexionar, pero, mucho más que eso, a hacer y organizar!

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica