¿Qué hace una cornucopia greco-romana derramando monedas en el Escudo Nacional? ¿No sería más imaginativo cambiarla por un símbolo, también de riqueza, de enorme vigencia y simbolismo humano y piscícola, como el Mar de Grau? ¿Y no sería, también, una forma de homenajear a los pescadores, creadores, luego de la minería, de la segunda gran riqueza peruana? En esta Navidad, todos los peruanos, tenemos que hacer un reconocimiento al bravío pescador que será el héroe del cambio de la ingesta nacional que alimentará a 26 millones de peruanos en el próximo bienio.

¿Cómo no recordar al humilde pescador de brazos fuertes, José Olaya Balandra, transmitiendo en noches frías y tenebrosas, los mensajes de la resistencia nacional contra el realismo español decadente en la revolución de la Independencia? Este dinámico filón social del Perú, es considerado como de tercera o cuarta categoría en el ficticio, mañoso, impúdico y aberrante escalafón social del país. Mirados por encima del hombro, ninguneados por los poderosos y citadinos que jamás entenderían el músculo aunado al espíritu combativo de estas huestes, hay sobre ellos una mirada de discriminación. Del mismo jaez racista y maloliente de que está impregnada la república y antes la colonia. Inaceptable por donde se mire, el asunto no resiste el más mínimo análisis.

Si el Perú oficial y oficialista comprendiera, y esto va –de frente y sin tapujos- para el ministro Rey y su discutible director ejecutivo de Fondepes, el vendedor de autopartes menores, sabio ignorante de cualquier cosa que se refiera a pesca, César Vargas Luna, la colosal potencialidad alimentaria que tiene la actividad de la pesca racional, científica, de base popular y con participación de sus legítimos protagonistas, se podría, según fuentes serias por informadas, cuidar la olla y la oferta de alimentos de 26 millones de connacionales en los próximos 24 meses. Obviamente hay también otras consideraciones.

Por ejemplo. Re-examinar y cambiar la apreciación que se tiene hoy sobre los pescadores y su papel en el aparato productivo, constituye, sin duda alguna, la revaloración de su valiosa inclusión en cualquier iniciativa. Por ejemplo, su involucramiento experimental y de campo marítimo en cuanto se refiere a la delimitación marítima pendiente con Chile. Y ¿quién mejor que ellos para comprobar las denuncias de intromisiones recurrentes y constantes del vecino austral en Tacna? Además, eso significa defender la soberanía del Perú y sus 200 millas y la condena total, ineluctable e inequívoca a todos los traidores vendepatria que quieren adherir al Perú a la Convención del Mar.

Lo “razonable” en Perú es no incluir, sino excluir, a los grupos sociales gonfaloneros de la gesta humilde de la pesca, en este caso, pero olvidando que son ellos los que, de modo civil y con miras profundamente sociales, reivindican en altamar la bandera y la historia digna de la nación. Por eso mismo, son preteridos, mal vistos y hasta despreciados por quienes ¡jamás! entenderán que cualquier revolución democrática tiene que poseer basamento integral en el pueblo. Y en este caso, los pescadores son quienes producen la segunda riqueza más importante, después de la minería. ¿Por causa de qué loas y aceptación de insolentes y deleznables migajas mineras, y ni siquiera se recuerda a los pescadores de total raigambre popularísima? ¿No fue acaso, un hombre de a pie, José Olaya Balandra, mártir y héroe del Perú?

En esta Navidad, plena de engaños y mentiras oficiales, cuentos “chinos” de fábulas y óbolos insultantes, prefiero con orgullo de peruano y periodista humilde, rendir un homenaje al hombre de abajo, al compatricio pata al suelo, red en mano y ojo avizor, gestor, actor y constructor fundamental e irremplazable de la despensa nacional que fortalecerá al nuevo y revolucionario hombre y mujer del Perú. ¡Feliz Navidad pescadores!

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica