“Como periodista de carrera sé lo importante que es una prensa libre. Y todavía no hay una prensa libre. Esto es una cuestión clave en la Argentina. Porque creo que hubiera sido imposible para los militares hacer lo que hicieron con una prensa independiente y sin censura. Desafortunadamente, los diarios acá han sido cómplices muchas veces con los militares”, expresó Cox al periodista Raúl Villarruel en una nota publicada en el portal de noticias Prensa Red (www.cispren.com.ar).

Al ser consultado sobre la actualidad de la profesión y su similitud con la prensa de los años de la dictadura, Cox opinó que “ha cambiado, pero hay mucho de aquel tiempo todavía. Porque, por ejemplo, vino un estudiante y me contó que Claudio Escribano, el director de La Nación, les dijo que es necesario tener censura en un diario, que ‘hay que censurar en un diario’!!!!”.

Sobre el tema agregó que “eso sigue todavía y hay muchas cosas en la Argentina que vienen de ahí. Yo creía que no podría pasar otra vez, pero pasa. Sin ir más lejos, está el caso de Página 12, que era muy interesante en otro tiempo y ahora está a favor del Gobierno solamente porque le dan avisos”.

“Para mí también es difícil entender cómo figuras periodísticas que fueron grandes cómplices en la dictadura, como (Bernardo) Neustadt -un cómplice total- o (Mariano) Grondona, siguen siendo respetados. Yo creo que no es aceptable. Es muy difícil entender cómo no han sido repudiados por la gente”, sentenció el ex director del Herald.

Cox también se refirió a la discusión acerca de instaurar un código de ética.

“Muchas personas están totalmente en contra, porque el gran problema del código de ética es que en cualquier momento un gobierno autoritario puede decir: “Mire, usted ha hecho tal cosa”. Obviamente, en cuestiones de ética es muy difícil decidir. Por ejemplo, los diarios ‘sensacionalistas’ tienen un rol también. Yo creo que la libertad es muy importante y cada periodista debe tener su propio código. Pero tener un código general de ética es peligrosísimo, es como una ley de prensa, ¿no? Una ley de prensa es para que el Gobierno pueda controlar”, indicó.

“En la Argentina –recuerdó Cox- el periodista Joaquín Morales Solá dijo una vez: ‘Hay que hacer una autocrítica’, pero él debió hacer su propia autocrítica para luego reclamarla a los demás. Yo tengo que empezar conmigo”.

Por último opinó acerca del paralelo entre la Argentina y Estados Unidos, en el manejo de la prensa y la manipulación de la información

“Cuando el Gobierno de Estados Unidos habla todo el tiempo del terror y el terrorismo, la idea es poner a la gente bajo el terror para que acepte cualquier cosa. Eso también pasó aquí, cuando el Gobierno militar atemorizó a la mayoría de la gente con propaganda”, enfatizó.