Voceros de la Misión de la ONU en esa nación africana recordaron que esta es la primera fase de un compromiso que conducirá en el futuro a la presencia de miles de Cascos Azules en Darfur.

El identificado como paquete ligero de apoyo de la ONU está integrado por 24 asesores de la policía y 43 funcionarios, y otro grupo de oficiales de la policía y militares se incorporarán en próximas semanas.

Una nota de prensa divulgada en esta sede de las Naciones Unidas indica que se estableció que oficiales de la policía y las tropas de la ONU vistan sus uniformes nacionales con una boina azul. Además, deberán lucir en el brazo una banda de la Unión Africana.

El acuerdo alcanzado el pasado mes entre el gobierno sudanés, la UA y Naciones Unidas establece que la Misión de la ONU en Sudán ofrecerá 105 asesores militares, 33 oficiales de la policía y 48 civiles, así como equipamiento.

Durante una reunión hoy en Jartum, la tercera del llamado mecanismo tripartito, se determinó que las partes (ONU, UA y gobierno sudanés) se reunirán cada dos semanas para conocer la marcha del despliegue de las tropas de apoyo a la Unión Africana.

Las fuerzas de la UA en Darfur, conocidas como AMIS, cuentan en la actualidad con unos siete mil integrantes y se espera que al concluir el programa de tres fases adoptado por las partes esa cantidad alcance los 17 mil soldados y tres mil policías.

Desde hace tres años en Darfur, un territorio con una extensión similar a la de Francia, se libran sangrientos combates entre tropas del ejército, milicias árabes aliadas y grupos rebeldes.

En el período unas 200 mil personas perdieron la vida en los combates, por enfermedades o por hambre, y más de dos millones fueron forzadas a abandonar sus hogares y tienen hoy la condición de desplazados internos.

La terrible situación humanitaria en Darfur ha sido objeto de constantes llamados de agencias de Naciones Unidas, ya que actualmente cuatro millones de personas en esa región occidental sudanesa dependen de ayuda alimentaria internacional.

Naciones Unidas ha insistido en el envío de tropas a Darfur, inicialmente con la intención de reemplazar la AMIS, lo cual se enfrentó con la negativa del Gobierno del presidente Omar Al-Bashir.

Numerosas negociaciones en los últimos meses y el viaje la semana pasada a Jartum de un enviado especial del secretario general saliente de la ONU, Kofi Annan, comienzan a dar resultados, a juicio de especialistas aquí.

Entretanto, fuentes de la ONU dieron a conocer de una serie de incidentes en los últimos días, como el ataque el sábado contra un policía, el aumento del secuestro de vehículos, y el saqueo y destrucción de la aldea Abu Sakin.

Según fuentes de ONU, unas 50 viviendas en Abu Sakin fueron quemadas, el pueblo saqueado y el lugar abandonado por sus residentes luego de ese ataque, del cual se responsabiliza a las milicias árabes.

Esas mismas fuerzas se dice estuvieron a cargo de la emboscada en Habila Kanari contra dos camiones de Naciones Unidas que transportaban alimentos. El chofer fue herido y es tratado en la capital sudanesa.

Fuente: Agencia Prensa Latina, IPI, 26 de diciembre de 2006.