La visita de Guterres toma particular importancia ante el incremento de las amenazas de violencia en la frontera de Chad con la región occidental sudanesa de Darfur.

El Alto Comisionado se entrevistará con el presidente Idriss Deby y otros importantes funcionarios del gobierno chadiano para discutir las difíciles condiciones humanitarias de 232 mil refugiados de Darfur.

También Guterres tratará sobre la situación de 90 mil desplazados internos de Chad en la remota región oriental de ese país y la de 48 mil ciudadanos de la República Centroafricana amparados en el sur.

Voceros del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) dijeron que la volátil y deteriorada situación es de gran preocupación para este organismo de la ONU.

Las tensiones y violencia provocaron que ACNUR y otras organizaciones humanitarias retiraran a su personal de varios campamentos, por lo cual actualmente solo permanece una representación mínima en seis de los 12 campamentos en Chad.

Según con la agenda de Guterres, durante su estancia en Chad viajará al oriente del país para visitar los refugiados de Darfur y los desplazados internos de esa propia nación.

Durante su misión, el ex Primer Ministro portugués destacará la fragilidad de la vital ayuda humanitaria en Chad oriental y buscará vías para fortalecerla y proteger cientos de miles de víctimas de la violencia en esa región africana, dijeron voceros de ACNUR.

Fuente: Agencia Prensa Latina, IPI, 20 de diciembre de 2006.