El corresponsal de TeleSUR en Colombia, Fredy Muñoz Altamiranda, fue liberado este martes luego de permanecer 52 días detenido por autoridades de ese país, quienes lo responsabilizaban de estar vinculado con acciones de terrorismo y rebelión.

Muñoz Altamiranda al conocer la decisión manifestó, en un contacto telefónico con TeleSUR, su agradecimiento con todas las personas que lo apoyaron durante su detención y aseguró que su posición como periodista quedó fortalecida. ’’La presa libre no puede ser callada’’, ratificó.

’’Estoy contento, en compañía de mis amigos y pensando qué hacer y hacia dónde nos vamos a desplazar. Envío mi mensaje de agradecimiento a todos (...) no me cabe en el corazón un sentimiento enorme de aprecio por los más de dos mil mensajes electrónicos que recibí en todos estos días, por las llamadas de solidaridad y permanente presencia en la pantalla de TeleSUR’’.

Muñoz manifestó que deja en la cárcel varias amistades ’’que se hicieron en un tiempo corto pero muy sentidas por lo que estaba viviendo’’

Por su parte el también corresponsal de TeleSUR, Vladimir Carrillo, explicó que la libertad se produjo por la apelación presentada por la defensa de Muñoz, encabezada por el abogado Tito Augusto Gaitán, el pasado 17 de diciembre.

Gracias a esto, se dictó la revocatoria de la medida de aseguramiento y la libertad inmediata del periodista Fredy Muñoz Altamiranda.

Fredy Muñoz Altamiranda es un joven periodista colombiano, que fue detenido al 19 de noviembre último en el aeropuerto internacional El Dorado de Bogotá, por autoridades del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS).

Muñoz es, desde septiembre de 2005, corresponsal de TeleSUR en Colombia, tras una intensa carrera profesional de doce años. La acusación en contra de Fredy Muñoz se enmarca dentro de la serie de ataques que se han producido contra TeleSUR, desde antes de su lanzamiento y se contextualiza en la profunda crisis institucional por la que atraviesa el gobierno en Colombia, a raíz de las denuncias de la penetración narco-paramilitar en el Estado colombiano, incluyendo los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

La acusación fue tramitada por la Fiscalía 5ta, Unidad de Reacción Inmediata de Barranquilla, a cargo del Fiscal Manuel Hernando Molano Rojas. Posteriormente, el expediente fue pasado sucesivamente a la Fiscalía 3ra de Barranquilla y a la Fiscalía Tercera Especializada de Cartagena, jurisdicción donde se desarrollaron los supuestos hechos delictivos.

Basándose en el testimonio de tres ex guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) -detenidos en el DAS y en Batallón de Infantería de Marina #2 de la Fuerza Naval de la Costa Atlántica y quienes están negociando una reducción de su pena a cambio de información que incrimine a las FARC- el DAS identifica a Fredy Muñoz como el guerrillero conocido con el alias de Jorge Eliécer, acusándolo de ser responsable de explosivos del Frente 37 de las FARC, y co-responsable de atentados con bombas y petardos cometidos en las ciudades de Barranquilla y Cartagena.

Los propios desmovilizados que le acusaron reconocieron posteriormente haber sufrido presiones por parte de la fiscalía para imputar al periodista. En el año 2002, Muñoz ya ejercía de periodista en medios colombianos. La acusación hecha sin mayores pruebas, ha sido calificada de descabellada por organizaciones de derechos humanos y de periodistas, así como por la dirección y compañeros de Telsur y puede interpretarse como una amenaza a la libertad de prensa y a la contundencia y honestidad que Fredy Muñoz imprimió a sus informaciones. Durante su detención las movilizaciones exigiendo su liberación han sido frecuentes tanto por colectivos de comunicación, como diferentes organizaciones sociales de Colombia, Venezuela y del resto de América Latina.

Según declaró, el presidente de Telesur, Andrés Izarra, al conocer la noticia de la liberación, ’’confirma la confianza que siempre hemos tenido en su inocencia, esperamos que próximamente la justicia colombiana retire definitivamente los cargos y aclare el error cometido’’. ’’En nombre de toda la familia de Telesur puedo decir que le esperamos con los brazos abiertos’’, añadió.

El abogado defensor del corresponsal de TeleSUR, Tito Augusto Gaitán, explicó que el proceso contra Muñoz no está cerrado porque ’’lo que hubo fue una revocatoria de la medida de aseguramiento pero la actuación penal permanece abierta y se pueden incorporar otras pruebas’’, aclaró el jurista.

Gaitán advirtió que ahora ’’hay que estar atentos a que no haya ningún ánimo revanchista por parte de los organismos de seguridad que prefabricaron este proceso, porque habría la posibilidad que en lo sucesivo se pretendiera, para tratar de quedar bien ante la opinión pública, seguir sumando algún tipo de pruebas montadas que han incorporado a este proceso con el ánimo de perjudicar a Fredy’’.

# Portal de Telesurtv.net (Venezuela)