La Vida y la Libertad comenzó a editarse en 2002 por iniciativa de los propios chicos, como una manera de canalizar sus opiniones, su forma de ver la vida, su propia vida y el mundo en general.

A través de talleres que realizan semanalmente, los jóvenes alojados en el Instituto Agote definen el contenido de la revista y realizan ellos mismos las notas.