JPEG - 13.8 KB

Ver los otros artículos del Proyecto Censurado.

La subsidiaria de Halliburton KBR (Kellogg, Brown & Root) anunció el 24 de enero de 2006 que se adjudicó un contrato por 385 millones de dólares del Departamento de Seguridad de la Patria para construir campos de detención en EEUU.

Según un comunicado de prensa publicado en el sitio web de Halliburton, «el contrato, que entró en vigor inmediatamente, prevé establecer instalaciones temporales de detención y proceso para aumentar las capacidades existentes en los programas del Immigration and Customs Enforcement, ICE (Inmigración y Aplicación de la Aduana), y el Detention and Removal Operations, DRO (Operaciones de Detención y Remoción) ante la eventualidad de un flujo de emergencia de inmigrantes en EEUU, o para apoyar el desarrollo rápido de nuevos programas. El contrato prevé ayuda de contingencia para el planeamiento y la iniciación de la ingeniería específica, si ésta es requerida, construcción y apoyo logístico a las tareas de establecimiento, operaciones, mantenimiento y mayor extensión de las instalaciones».

La escasa cobertura informativa que tuvo la noticia se centró en la preocupación por la reputación deHalliburton, que tiene fama de cobrar excesivamente a los contribuyentes de EEUU por servicios cuyo precio de mercado suele ser muy inferior al cobrado por esa compañía. Menos atención fue prestada a la enigmática frase «desarrollo rápido de nuevos programas» o qué tipo de programas podrían requerir de una expansión importante de centros de detención, capaces de mantener a 5.000 personas cada uno. Jamie Zuieback, portavoz del ICE, declinó profundizar en qué podrían consistir esos «nuevos programas».

Sólo unos pocos periodistas independientes, como Peter Dale Scott, Maureen Farrell y Nat Parry indagaron qué podría tener realmente en su mente la administración Bush.

El investigador Peter Dale Scott recordó que durante la administración Reagan, el ayudante del Consejo de Seguridad Nacional Olivert North organizó el «ejercicio de preparación» Rex-84 que contemplaba la Agencia Federal de Manejo de Emergencia y suponía la detención de más de 400.000 «refugiados» en un eventual «movimiento incontrolado de población» sobre la frontera mexicana de EEUU.

El ejercicio de North, que consideraba –según se informó– la posible suspensión de la Constitución, condujo a preguntarle durante las Audiencias Irán-Contra acaso sus planes para la ampliación de las instalaciones de internación y detención incluían la idea de confinar no sólo a «refugiados».

Es relevante, recordó Scott, que el Fiscal General John Ashcroft anunciara en 2002 su deseo de ver campos de detención con ciudadanos de EEUU procesados por ser "combatientes enemigos". El 17 de febrero de 2006, en un discurso al Consejo sobre Relaciones Extranjeras, el (ex) Secretario de Defensa Donald Rumsfeld habló sobre el daño que hecho a la seguridad del país, no solamente por el enemigo, sino también por lo que él llamó «informadores de las noticias» quienes necesitaban ser neutralizados en «un combate de voluntades».

JPEG - 8.3 KB

Desde11 de septiembre la administración Bush ha puesto en ejecución una cantidad de programas inter-relacionados que fueron planeados en los años 80 bajo el presidente Reagan. La continuidad de Propósitos Gubernamentales Clasificados (COG, en inglés) planeó mantener funcionando un «gobierno secreto dentro del gobierno» durante y después de un desastre nuclear, incluyendo una vasta expansión de las capacidades de detención, “escuchas detrás de las puertas” y espionaje telefónico sin restricciones y preparativos para una utilización intensiva de la ley marcial.
Scott precisó que mientras Oliver North representó un elemento de minoría en la administración Reagan –quien pronto se distanció del hombre y de sus propósitos–, la minoría se asoció al planeamiento COG, con Cheney y Rumsfeld incluidos, quienes hoy parecen controlar al gobierno de EEUU.

Farrell especula que, como no es seguro otro ataque de terrorismo, lejos parece más probable que los centros de reclusión sean utilizados para detenciones del tipo post 11 de Septiembre, incluyendo abundantes emigrantes, en lugar de que estén destinados para un diluvio súbito de inmigrantes que inunden el país por la frontera.

El denunciante (whistleblower) de la era de Vietnam Daniel Ellsberg aventuró: «Ésta es casi ciertamente la preparación para una redada de gente del Oriente Medio, musulmanes y posiblemente disidentes después del próximo 11 de septiembre. Esto ya lo han hecho, a una escala más pequeña, con Guantánamo y con el ’registro especial’ de detenciones de inmigrantes masculinos de países musulmanes». Parry hizo notar que The Washington Post divulgó 15 de febrero de 2006 que el depósito central del Centro Nacional de Contraterrorismo (NCTC, en inglés) tiene un registro con los nombres de 325.000 sospechosos de ser terroristas, cuatro veces más personas que hace exactamente dos años.

Al preguntársele si los nombres del depósito fueron recogidos con el programa doméstico devigilancia de la NSA, un funcionario del NCTC le dijo al Washington Post: «Nuestra base de datos incluye nombres de lo terroristas internacionales conocidos y sospechosos proporcionados por todas las organizaciones de la comunidad de inteligencia, incluyendo la NSA».

Mientras la administración acumula paletadas de más y más nombres, algunos miembros del Congreso han cuestionado la elasticidad de las definiciones de Bush para expresiones como «terrorista afiliado», utilizada para justificar la interceptación de teléfonos de los estadounidenses alegando contactos sospechosos de tales personas o entidades.

Un documento del departamento de Defensa, titulado «Estrategia para la Defensa de la Patria y Ayuda Civil» ha precisado una estrategia militar contra el terrorismo que prevé «una defensa activa» diseñada tanto para el interior como para el exterior del territorio de EEUU.

En el documento, el Pentágono se comprometió a «transformar las fuerzas militares de EEUU para ejecutar misiones de defensa de la patria en ...la Patria de EEUU», mediante la llamada estrategia para el reconocimiento y la vigilancia militar creciente para «derrotar a los desafiadores potenciales antes de que amenacen a EEUU».
El plan «maximiza el conocimiento de la amenaza y toma la iniciativa contra quienes nos dañarían».

En la opinión de algunos luchadores por las libertades civiles, ya existe en EEUU una forma de ley marcial que ha sido impuesta poco después de los ataques del 11 de septiembre, cuando Bush emitió la Military Order Number One (Orden Militar Número Uno), que lo autorizó para detener a cualquiera que no fuera ciudadano de EEUU como terrorista internacional o combatiente enemigo. Hoy esa orden también está extendida contra los ciudadanos de EEUU.

Farrell terminó su artículo con la conclusión que mientras se ha generado mucha especulación por el contrato de KBR para construir enormes centros de detención dentro de EEUU, «la verdad es que no conocemos el propósito verdadero de estos centros, ni menos los planes de contingencia que sean necesarios. Y para entonces, será demasiado tarde».

JPEG - 9.6 KB

Actualización de Peter Dale Scout

El contrato de la subsidiaria Halliburton KBR para construir instalaciones de detención de inmigrantes es parte de un plan de Seguridad de la Patria a más largo plazo llamado ENDGAME (Fin del Juego), que fija como meta el retiro de «todos los extranjeros removibles» y de «terroristas potenciales». En los años 80 Richard Cheney y Donald Rumsfeld discutieron poderes similares para detenciones de emergencia como parte de un programa súper-secreto de planeamiento, eufemísticamente llamado "Continuidad del Gobierno" (COG, en inglés), para el acontecimiento de un desastre nuclear. En ese tiempo, Cheney era miembro del Congreso de Wyoming, mientras Rumsfeld, quien había sido secretario de Defensa bajo el presidente Ford, era un hombre de negocios y CEO de la compañía de drogas G.D. Searle.

Estos hombres planearon la suspensión de la Constitución, no enseguida después del ataque nuclear, pero para cualquier «emergencia de seguridad nacional» que definieron en la Orden Ejecutiva 12656 de 1988 como "ante cualquier ocurrencia, incluyendo desastre natural, ataque militar, tecnológico u otra emergencia, que seriamente degrade o amenace severamente la seguridad nacional de los EEUU. El 11 de septiembre resolvería claramente esta definición y el COG fue instituido ese mismo día. Como el Washington Post explicaría más tarde, la orden «despachó un gobierno en la sombra de cerca de 100 encargados superiores civiles para vivir y para trabajar secretamente fuera de Washington, activando los planes por primera vez en muchos años».

Nunca se ha informado en qué trabajaron los encargados de ese gobierno en la sombra. Pero es significativo que al grupo que preparó ENDGAME, como esta escrito en el documento de la Seguridad de la Patria, fue designado «en septiembre de 2001». Por la meta de una capacidad amplia de detención, ENDGAME es notablemente similar al controvertido «ejercicio de preparación» Rex-84 de Oliver North para el COG en 1984. Este llamado de la Agencia Federal de Manejo de la Emergencia (FEMA, en inglés) pretendía capturar y detener a 400.000 "refugiados" imaginarios, en el contexto de los «movimientos incontrolados de población» sobre la frontera mexicana en EEUU.

Actualización de Maureen Farrel

Cuando apareció la historia sobre el contrato de Kellogg, Brown & Root para la emergencia de los centros de detención, la inmigración no era el prominente problema candente que es hoy. Dado esto, el lenguaje del comunicado de prensa de Halliburton, indicando que los centros serían construidos en el acontecimiento de una «afluencia de emergencia de inmigrantes en EEUU» hizo levantar las cejas, especialmente entre quienes les era familiar el Rex-84 y otras iniciativas de la era Reagan. La imaginación se activó con el recuerdo de los antiguos planes de FEMA «para la detención de por lo menos 21 millones denegros norteamericanos en centros de asamblea o en campos de re-localización», más la desconfianza y la segunda explicación sobre la razón del contrato de KBR, «de apoyar el desarrollo rápido de nuevos programas».

Mientras muy pocos medios corporativos hicieron la conexión entre el contrato de KBR y los programas anteriores, Fox News eventualmente abordó el tema calificando las preocupaciones como «teorías de la conspiración» y miedos «infundados». Mi artículo procuró tamizar con la especulación, centrándose en la información comprobable encontrada en los documentos desclasificados y filtrados que probaron que, además de la elaboración de planes de contingencia para la ley marcial, el gobierno condujo la preparación de ejercicios militares ascendentes diseñados para iniciar la detención de extranjeros ilegales y ciudadanos de EEUU.

¿Cómo concierne todo esto a los norteamericanos? Los informes recientes están en conflicto y son confusos:

En mayo de 2006, la Inmigración y Aplicación de la Aduana (ICE) de EEUU comenzó la «Operación Devuélvase al Remitente», que implicó la cacería y deportación de inmigrantes ilegales. Sin embargo, en junio el presidente Bush hizo votos de que pronto habría «nuevas infraestructuras» incluyendo los centros de detención diseñados para poner fin a las prácticas de «agarrar y soltar».

Aunque Bush dijo que estaba «trabajando con el Congreso para aumentar el número de instalaciones de detención a lo largo de nuestras fronteras», el representante Bennie Thompson, destacado miembro del Comité de Seguridad de la Patria del Congreso, dijo que la primera información que conoció sobre el contrato de KBR la obtuvo leyendo el periódico.

Fox News recientemente citó al profesor Doug Kmiec de la Universidad de Pepperdine, quien juzgó la preocupaciones sobre los campo de detención como «más paranoia que realidad» y añadió que el contrato de KBR es más probablemente "algo relacionado con (el huracán) Katrina" o «un brote de la gripe aviar que podría ocasionar una cuarentena masiva de estadounidenses». Sin embargo, no se dio el deseo expresado por el presidente de que los militares de EEUU asumieran un rol más activo durante los desastres naturales e hicieran cumplir garantías durante la eventualidad de un brote de gripe aviar.

La preocupación por el exceso de poder de un gobierno no es paranoia, sino ciudadanía activa. Como explicara Thomas Jefferson, «incluso bajo mejores formas de gobierno, esa confianza hace que el poder tienda a pervertirse en tiranía, a través del tiempo y por las operaciones lentas».

Desde la Ley de Extranjeros y Sedición de John Adam al confinamiento de estadounidenses japoneses de Franklin Delano Roosevelt, la Tierra de la Libertad ha llevado a cabo muchas contradicciones e ironías. Es bastante interesante que Halliburton haya estado en el centro de otra controversia histórica, cuando los lazos de Lyndon Johnson con una compañía poco conocida llamada Kellogg, Brown & Root causaran una particular conmoción del Congreso después que la subsidiaria de Halliburton ganara bastantes contratos del tiempo de guerra para convertirse en uno de los primeros símbolos cuestionados del complejo militar-industrial.

Entre bambalinas entonces eran conocidos como los «constructores de Vietnam». La pregunta, por supuesto, es ¿qué más se sabrá sobre ellos más adelante?

Artículos relacionados publicados:

«Reagan Aides and the Secret Government», Miami Herald, July 5, 1987.

«Foundations are in place for martial law in the US», July 27, 2002, Sydney Morning Herald.

«Halliburton Deals Recall Vietnam-Era Controversy: Cheney’s Ties to Company Reminiscent of LBJ’s Relationships», NPR, Dec. 24, 2003.

«Critics Fear Emergency Centers Could Be Used for Immigration Round-Ups», Fox News, June 7, 2006.

«U.S. officials nab 2,100 illegal immigrants in 3 weeks», USA Today, June 14, 2006.

Traducción de Ernesto Carmona.

Fuentes:

New America Media, January 31, 2006.
Title: “Homeland Security Contracts for Vast New Detention Camps”.
Author: Peter Dale Scott.

New America Media, February 21, 2006.
Title: “10-Year US Strategic Plan for Detention Camps Revives.
Proposals from Oliver North”.
Author: Peter Dale Scott.

Consortiium, February 21, 2006.
Title: “Bush’s Mysterious ‘New Programs’”.
Author: Nat Parry.

Buzzflash.
Title: “Detention Camp Jitters”.
Author: Maureen Farrell .

Community Evaluator: Dr. Gary Evans.
Student Researchers: Sean Hurley and Caitlyn Peele.

(*) Proyecto Censurado (Project Censored) es un programa a cargo del profesor de sociología Peter Phillips, de la Universidad Sonoma State de California, que desde hace 30 años emite un estudio anual sobre las 25 grandes noticias “top” ocultadas por la gran prensa de EEUU. Estas “25 historias top” sobre grandes temas sustraídos del debate periodístico ofrecen una radiografía actualizada de la sociedad estadounidense y la política exterior de EEUU, cuyo conocimiento permite comprender mejor los designios del imperio. Los textos completos pueden verse (en inglés) en http://www.projectcensored.org/