por Gabriel García Pike; [email protected] Correo 13-1-2007

Nos parece muy acertada la decisión del Gobierno de encargarle al ex Ministro David Lemor las coordinaciones para la aprobación del TLC por el Congreso Americano en representación conjunta con nuestro actual Embajador en Washington. No es que Hernando de Soto no hubiera cumplido con su rol, por el contrario consideramos que en el tiempo limitado con el que contaba hizo bastante en especial al conseguir que un buen número de representantes demócratas cambiaran su actitud negativa respecto a este tema. Pero ahora nos encontramos con una conformación diferente de las Cámaras, Senado y Representantes, con mayoría del Partido Demócrata y por lo tanto es necesario que el Perú desarrolle varios tipos de aproximación a la problemática. De ahí que el señor Lemor, por sus excelentes contactos con la comunidad judía norte americana, pueda tener una calidad diferente en su participación sin que esto signifique que nuestra Embajada deje de actuar sino por el contrario aumentar la participación actuando desde diferentes ángulos. Debemos ser concientes que la actividad que desempeñarán nuestros representantes no será fácil de ninguna manera, ya que por un lado tenemos que grandes sindicatos de ese país están en abierta y franca disposición en contra de la ratificación del Acuerdo, y nos referimos directamente al AFL-CIO (American Federation Labour – Congreso Internacional Organization) , que viene a ser la CGTP gringa pero realmente ultra poderosa. Aparte esta la Teamsters (Camioneros) que también es un sindicato muy poderoso, afiliado a la primera organización mencionada aquí.

En segundo lugar hay que asegurar el apoyo de Nancy Pelosi, demócrata de 66 años, por California, presidente de la Cámara de Representantes, quién en estos momentos enfrenta las diversas corrientes no sólo por parte de los Republicanos sino dentro de su propio Partido. Si ella se define a favor será un gran apoyo para el éxito de la gestión. Pero también tenemos a la senadora Hillary Clinton, senadora por New York , cuasi seguramente aspirante y candidata al ticket demócrata para el 2008, quién hasta la fecha, al menos públicamente no se ha pronunciado al respecto. Evidentemente ambas personalidades políticas tienen una especial influencia en los predios partidarios. Tampoco se debe olvidar al senador negro por Chicago, Barack Obama (hombre joven y brillante) también con extraordinaria influencia en el voto negro en los Estados Unidos y quién probablemente acompañe la dupla para el ticket del 2008 por los demócratas. Es decir tenemos bastante por hacer, aquí podríamos seguir mencionando los nombres de los políticos influyentes pero no es nuestro cometido. Lo que deseamos es indicar que el Gobierno peruano debe buscar alianzas con los demócratas desde ya y no solo asegurar el TLC sino una relación mucho más pragmática en su política exterior con los USA.